Nautical

Home / AA Noticias Breves / La flexibilidad es la clave para la transición a un futuro con menos carbono

La flexibilidad es la clave para la transición a un futuro con menos carbono

DNV GL – Maritime ha lanzado la tercera edición de su Maritime Forecast to 2050 en la London International Shipping Week 2019 (LISW). Esta publicación examina el futuro de la industria naviera en un panorama energético global que cambia constantemente. El informe de este año se centra en el desafío de reducir los niveles de carbono de la flota global para cumplir los objetivos establecidos por la estrategia de reducción de gases de efecto invernadero (GEI) de la OMI.

«La tecnología existente puede ofrecer el futuro que deseamos, incluido el cumplimiento del objetivo de 1,5°C establecido en el Acuerdo de París», señala Remi Eriksen, presidente y CEO de DNV GL. “Hasta ahora, el apoyo a la transición energética ha sido esporádico. Necesitamos una agenda política amplia y coordinada, que respalde las nuevas tecnologías a medida que surjan y mantenga ese apoyo durante la fase de desarrollo”.

La combinación de la presión ejercida por el mercado externo y la ambiciosa exigencia establecida por la OMI supone una repercusión directa en el transporte marítimo. Para responder a la pregunta de cómo este segmento afrontará el desafío planteado, el informe analiza diferentes estrategias que la industria puede tomar para alcanzar este objetivo.

El informe para 2050 analiza tres escenarios regulatorios y cómo esto podría afectar la transición a combustibles bajos y neutros en carbono. Las mejoras en la eficiencia energética general en las operaciones a bordo también se incluyen como una parte esencial de la reducción de emisiones.

«Uno de los componentes clave para enfrentar el desafío de la descarbonización es la flexibilidad del combustible, ya que los combustibles de hoy pueden no ser los combustibles del mañana», apunta Knut Ørbeck-Nilssen, CEO de DNV GL – Maritime. «Esto significa que es vital tener una imagen de todo el panorama de combustible, ya que los armadores, operadores y la propia industria tendrán más dificultades para adaptarse a un futuro con bajas emisiones de carbono si se encuentran en una sola opción».

Previsión de futuro

La flexibilidad y las tecnologías para afrontar el cambio en el uso de combustible se han identificado en el informe como estrategias esenciales para que los armadores y la industria del transporte marítimo se adapten a la transición energética y se preparen para un futuro bajo en carbono. Especialmente en el segmento de aguas profundas, las soluciones de combustible dual y las soluciones de combustible alternativo podrían suavizar esta transición, al sentar las bases para una futura modificación. Combinado con tecnologías como tanques de almacenamiento adaptables, sistemas a bordo e infraestructura de combustible en tierra, esto podría brindar a la industria más opciones a medida que surgen nuevos combustibles y tecnologías.

«Los barcos construidos hoy tendrán que competir con los buques que lleguen al mercado dentro de cinco, diez o quince años, y deben considerar los estándares futuros para seguir siendo competitivos», explica Knut Ørbeck-Nilssen. “Teniendo en cuenta el futuro incierto que se avecina, no estar sometido a prueba de futuro en la nueva fase de construcción podría llevar a que ese buque quede varado en un futuro no muy lejano”.

El pronóstico muestra que la absorción de combustibles con bajas emisiones de carbono y carbono neutral es esencial para cumplir con los objetivos de GEI de la OMI, ya que los combustibles neutros en carbono tienen que suministrar del 30 al 40 % de la energía total de la flota global para 2050. Sin embargo, bajo diferentes vías reguladoras, el modelo predice que podría aparecer una variedad de combustibles. En todas las vías, el metano licuado (de fuentes fósiles y no fósiles) proporciona una gran parte (40–80 %) de la mezcla de combustible en 2050. El informe también sugiere que, en el sector de aguas profundas, el amoníaco, el biodiesel, el biogás líquido y los biocombustibles se contemplan como opciones prometedoras.

La transición energética en curso está comenzando a remodelar la industria del transporte marítimo, con mucha incertidumbre en el camino hacia 2050. El informe de DNV GL para 2050 espera ofrecer a la industria una visión de los cambios que se avecinan, dar una orientación, destacar tendencias y proporcionar información valiosa para los actores marítimos.

Suscrbete

About ProfesionalesHoy

Equipo editorial de ProfesionalesHoy

Te puede interesar

La secretaria general de Pesca destaca los altos estándares del sector atunero español en sus distintas áreas de actividad

La secretaria general de Pesca, Alicia Villauriz, participó ayer en la inauguración de la IX …

Publicidad

Hawke

Iguazuri
Volvo
Hempel
Bender
Econor
Schottel
Chorronaval
La-Parrilla
Northgate

Actualidad sobre el sector energético

Actualidad sobre obra pública