Oettinger celebra el lanzamiento de la mordaza de hormigón CB 5500 de Epiroc

El Grupo Oettinger es cliente de Epiroc desde hace años. Con diversas máquinas en su haber, en agosto de 2019, comenzó a probar el segundo prototipo mundial de la mordaza de hormigón CB 5500 para experimentar en primera persona las funcionalidades de este modelo.

Los especialistas en demolición del Grupo Oettinger en Malsch, en el distrito alemán de Karlsruhe, son contratados allí donde se precisan conocimientos, experiencia y lo último en maquinaria y equipamiento. Con una plantilla de más de 130 expertos, completa proyectos complejos de obras y, a menudo, satisface sin problema los deseos de los clientes con requisitos específicos.

Para la demolición parcial de un antiguo edificio de oficinas con refugio antiaéreo en Karlsruhe, se necesitó un implemento especialmente potente. El inmueble tenía una capacidad de 18.000 m³, con 4.000 t de hormigón armado, y en él se ejecutaron primero tareas de vaciado y saneamiento con ayuda de unas pinzas MG 5000. Después, vino la demolición de un puente de conexión y del edificio de oficinas, incluido el resistente búnker.

Para la demolición en superficie, se utilizó la prestigiosa cizalla CC 5000. Pesa unas 5,5 t y presenta una apertura de mandíbula de 1.600 mm. Mientras en el sótano, donde había paredes gruesas y cimientos de mayor tamaño, los muros, pretratados con el martillo hidráulico HB 4700, fueron finalmente retirados con la nueva mordaza de hormigón CB 5500 para su trituración.

Demolición sin problema: la nueva CB 5500 convence por su fuerza y precisión, incluso con cimientos pesados

El experto operario Marius Mayer aprecia la potencia y precisión de este nuevo producto: “La CB 5500 está concebida para tareas pesadas y destaca, sobre todo, para la demolición de estructuras con paredes gruesas de hormigón armado, puntales, vigas maestras y cimientos. La punta penetra con fuerza en el hormigón y lo revienta por dentro. Los ámbitos de uso son, por ejemplo, las demoliciones en áreas industriales o urbanas, donde se deban evitar las sacudidas. Aquí se saca partido de sus ventajas, especialmente para la demolición de cimientos.”

El gerente Robert Oettinger explica que, cada vez, es más importante demoler cimientos sin grandes sacudidas. Mayer añade: «Gracias a la estructura y la enorme apertura de la mandíbula de la CB 5500, puedo machacar cimientos incluso de hormigón muy duro. Los ciclos operativos son rápidos y el rendimiento de la cizalla es sobresaliente.»

La serie Concrete Buster (CB) de Epiroc destaca por las siguientes características generales:

  • Un mecanismo de rotación hidráulica de 360° para el posicionamiento óptimo y manejo preciso
  • Dos potentes cilindros hidráulicos con una fuerza de cierre casi constante para una elevada productividad, junto con una protección efectiva del cilindro
  • Ciclos operativos cortos gracias a la válvula de marcha rápida integrada
  • Dos brazos independientes de mordazas móviles para eliminar las fuerzas reactivas y cuchillas de corte intercambiables

La serie de productos se ha ampliado hace poco con las versiones CB 5500 y CB 7500, y ahora comprende seis modelos con un peso de 320 a 7.400 kg para excavadoras de 2 a 85 t. Las CB se han desarrollado en especial para tareas pesadas con cimientos y están indicadas, sobre todo, para el desmantelamiento con excavadoras de brazo largo y ámbitos que no permitan el uso de martillos hidráulicos.

Más potencia en la punta y contención de las fuerzas reactivas

Para el modelo CB 5500 se escogió un sistema de dos cilindros, algo habitual en las mordazas de Epiroc. Así se aumenta la fuerza en la punta, se evitan las fuerzas reactivas y se garantiza una potencia excelente con un cuidado especial de la máquina portadora. Jens Westermann, director de ventas de Epiroc, destaca la rotación de 360° con válvula de sobrepresión: «Cuando la mordaza ataca el material en diagonal, la válvula de sobrepresión incorporada recoloca automáticamente la mordaza en la posición correcta. Con esta válvula, la mordaza y la máquina portadora están bien protegidas frente a los daños por fuerzas reactivas.»

La combinación de dos brazos de mordazas móviles y dos cilindros hidráulicos comporta otra ventaja: una fuerza de cierre casi constante, incluso con los brazos cerrados. Mientras que los modelos convencionales con solo un cilindro o brazo móvil suelen alcanzar entre un 70 y 80% de fuerza de cierre como máximo en la punta de la mordaza, con las versiones CB 5500 y CB 7500 se puede lograr hasta el 90% en estado (casi) cerrado. Los brazos independientes de mordazas móviles impiden asimismo las fuerzas de desplazamiento de la mordaza y de la excavadora. «De esta manera se logra un modo de trabajo preciso y cuidadoso, incluso a grandes alturas o en puntos de difícil acceso», explica Jens Westermann.

El prototipo muestra su mejor lado durante el periodo de prueba

El modelo CB 5500 está diseñado para máquinas portadoras de 50-65 t y funciona con una presión de trabajo de 350 bares. La anchura de su mandíbula es de 1.600 mm con una imponente profundidad de 1.060 mm. Las mordazas son de Hardox 650 y están reforzadas, además, en las zonas con mayor carga. Las puntas se pueden soldar. Los puntos de lubricación resultan muy accesibles y, a pesar de ello, están protegidos de posibles daños.

Convencen sus tiempos de apertura y cierre, de 4,1 y 3,5 s, respectivamente, así como su fuerza de trituración, de 150 t en el extremo de la mordaza. La válvula de marcha rápida posibilita ciclos operativos cortos. Estos parámetros de rendimiento y la mayor eficiencia fueron también decisivos para Oettinger en Karlsruhe.

Puesto que la mordaza de hormigón ya demostró su valía durante la fase de prueba, el Grupo Oettinger se la quedó después. El gerente Robert Oettinger resume: «Con la CB 5500, nuestro parque móvil se ha hecho con una máquina muy buena, que brinda un rendimiento magnífico para su tamaño.»

Acerca de ProfesionalesHoy 1682 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy