ChemPlastExpo

Cogen

Home / AA En Portada / Innovación y digitalización de la red eléctrica como claves para alcanzar el nuevo modelo energético

Innovación y digitalización de la red eléctrica como claves para alcanzar el nuevo modelo energético

El papel y los beneficios de las redes eléctricas para la integración de la renovables y la descarbonización de la economía, los retos de la transición y el papel facilitador de estas redes para el desarrollo del vehículo eléctrico fueron algunos de los principales temas de debate de la jornada celebrada en las instalaciones de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid (ETSII-UPM). Bajo el título “Redes Eléctricas: claves para la electrificación de la economía”, y organizado por la ETSII-UPM en colaboración con Energía y Sociedad, el encuentro ha reunido a más de 200 asistentes, entre expertos, profesionales, agentes e instituciones.
Alcanzar en el corto plazo la electrificación de la economía y de la sociedad es uno de los principales retos del sector energético actual. En este sentido, la red eléctrica es vista como la palanca necesaria para continuar la transición energética y posibilitar la descarbonización de la economía. Para ello, será necesario contar con unas redes eléctricas modernas, automatizadas, digitalizadas y adaptadas a nuevas necesidades y a los nuevos agentes que se tienen que conectar a ella.
Javier Serrano, asesor del Secretario de Estado de Energía; Óscar García, director de la ETSII-UPM, y Helena Lapeyra, socia de PwC, fueron los encargados de inaugurar el encuentro y dar la bienvenida a los ponentes y presentar los temas de debate.
Tras inaugurar la jornada, Javier Serrano, fue el encargado de exponer la contribución de las redes eléctricas a la descarbonización de la economía. Durante su intervención, aseguró que el Gobierno está apostando por una transición ligada a un cambio de modelo energético. Es decir, una transición ecológica y sostenible, pero también eficiente y competitiva, en la que se fomente la movilidad sostenible como el vehículo eléctrico. Asimismo, Serrano insistió que las renovables están mostrando signos de recuperación, que “permitirán cumplir con los compromisos de la Unión Europea para el programa Horizonte 2020”.
Del mismo modo, el asesor del Secretario de Estado destacó que la integración de las renovables supone un doble reto: una necesidad de reforzar la red eléctrica y evitar la intermitencia de las redes para favorecer el consumo. Hacer frente a estos desafíos solo será posible con innovación y digitalización que “conducirá la transición hacia el nuevo modelo”.
Serrano subrayó que nos encontramos “ante un cambio tecnológico sin precedentes, cambio que se hace necesario ante los nuevos retos, pero posible por las nuevas herramientas y tecnologías que tenemos”.
Tras la intervención del asesor del Secretario de Estado de Energía, se celebró la primera mesa redonda de la jornada sobre redes eléctricas y transición energética.

Redes eléctricas y transición energética
Moderada por Ferrán Tarradellas, responsable de Políticas Energéticas en la Representación de la Comisión Europea en España, la mesa redonda contó con la participación de Marina Serrano, presidenta de la Asociación de Empresas de Energía Eléctrica (AELEC). Comenzó afirmando que la descarbonización conlleva un notable incremento de la electricidad en el consumo final y mayor eficiencia energética.
Durante su intervención, destacó que la descarbonización solo se podrá alcanzar a partir de la electrificación de la economía. En este sentido, “las redes son elemento facilitador para la transición energética, ya que integrarán las renovables, mejorarán la eficiencia y flexibilizarán la demanda”. Asimismo, y para afrontar los desafíos, Marina Serrano aseguró que los operadores tienen el conocimiento y la experiencia para acometer los cambios necesarios, pero que es necesario fijar las condiciones adecuadas para realizar la inversiones necesarias, asegurando una rentabilidad razpnable
La presidenta de la AELEC concluyó su ponencia afirmando que la digitalización, automatización, planificación y mejora de los protocolos de la comunicación son necesidades básicas para afrontar esta transición energética.
Por su parte, Guillermo Amann, presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Bienes de Equipo Eléctricos de Alta y Media Tensión (AFBEL), destacó que el camino hacia el cumplimiento de los objetivos marcados supondrá un estrés para la red eléctrica. Se prevén grandes desafíos como la integración de las renovables, la intermitencia de la energía, nuevas formas de consumo (como el vehículo eléctrico), o el almacenamiento tanto a nivel general como local. De acuerdo con el ponente, la red no está preparada “pero se irá preparando”.
Asimismo, aprovechó su discurso para hablar de la necesidad que tiene la red para hacer frente al nuevo panorama. En este sentido, argumentó que es importante tener elementos electrónicos que permitan conocer el estado de la red en cada momento y en todos los puntos, aprender a gestionar la información y los datos generados para operar y manejar la red en función de las necesidades.
Óscar Barrero, socio de PwC, fue otro de los ponentes de la primera mesa redonda. Durante su intervención analizó el cambio de paradigma que está viviendo en estos momentos el sector energético que está dando lugar al desarrollo de dinámicas disruptivas que están propiciando nuevos servicios y modelos de negocio. Estas tendencias están modificando el funcionamiento tradicional del sector a lo largo de toda su cadena de valor y están afectando a todos los agentes que participan en él, en especial a los negocios de las redes eléctricas.
En este sentido, Barrero afirmó que las redes del futuro son el elemento clave dentro de la transición, porque “son las que van a dotar de conectividad y flexibilidad a todos los agentes, tanto consumidores, productores como agregadores de demanda”.
Por último, Jorge Sanz, director asociado de Nera Economic Consulting, cerró el debate explicando que “hay que garantizar la transición energética a un mínimo coste”. Sin embargo, y para el ponente, existen varios desafíos de cara a alcanzar este nuevo modelo energético: el alto precio de la luz, la necesidad de volatilidad de los precios, la preocupación por los consumidores vulnerables, la importancia de la retribución de las redes a una tasa razonable y la necesidad de buscar medidas para evitar la deslocalización de la industria.
Durante su ponencia, Sanz abogó por la reducción de costes y la necesidad de “convencer al ciudadano para que migre de energías fósiles a la electricidad, pero para ello sería necesario, reducir su precio”.

Redes eléctricas y descarbonización del sector eléctrico
Posteriormente, y moderado por Ruth Carrasco, adjunta al director para los Objetivos de Desarrollo Sostenible de ETSII-UPM, tuvo lugar el segundo panel de expertos en el que se abordaron las claves para la descarbonización del sector eléctrico.
Blanca Losada, presidenta de FutuRed, fue la primera en iniciar el debate sobre cómo se cumplirán los objetivos de 2030. Señaló que la electricidad es un vector energético del futuro y las redes eléctricas van a tener un papel crucial en los países desarrollados. De acuerdo con la experta, la transición energética es una pieza de transformación mucho más amplia, y en sus palabras, “es la revolución tecnológico-industrial asociada a Internet, y que desde el punto de vista energético se traduce en una tendencia a la descarbonización y a la electrificación de la economía”.
En este sentido, solo las redes pueden ser el elemento que permita integrar los recursos energéticos distribuidos, dar respuesta a la flexibilidad que requieren las renovables, propiciar un papel activo del consumidor y permitir el despliegue de la carga eléctrica móvil que supone el vehículo eléctrico. En ese sentido, la ponente comentó que “las redes eléctricas deberán ser el elemento clave en la transición energética”.
Por último, Losada habló de los cuatro planos importantes en esta transición: la gran transformación de las redes en el plano de la infraestructura con la aparición de elementos de corriente continua y redes híbridas; el plano de control, automatización y comunicación con el despliegue de sensores y del Internet of Things; el plano de la información y del modelo de datos con el gemelo digital y la Inteligencia artificial y, por último, el plano del modelo de negocio en la adaptación a ese proceso de transformación y el papel vertebrador de las redes eléctricas.
El consumo de energía fue otro de los temas de debate de la jornada. José María González Moya, director general de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA Renovables), ofreció un dato muy ambicioso y es que, de acuerdo con los objetivos de 2030, hay que consumir alrededor del 70% de electricidad renovable. Sin embargo, y según el ponente, “los datos no muestran que nos estemos acercando. Solo el 23,4% de nuestra energía final es electricidad y no es suficiente alcanzar los objetivos”.
Asimismo, destacó la operación de la red eléctrica y la sustitución de las energías fósiles por renovables como principales retos para tener en cuenta. En este sentido, afirmó estar en un entorno de impulso renovable que hay que mantener, pero con las herramientas y el diseño de mercado adecuado.
Además del reto de integración de renovables, existe otro desafío como el de la atracción de las inversiones, que solo se podrá hacer si se cuenta con “seguridad jurídica, planificación y visibilidad de los ingresos para que las empresas lleven a cabo los proyectos”.
Por su parte, Rafael del Río, director técnico de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (AEDIVE), destacó en su ponencia la integración del vehículo eléctrico en el sistema eléctrico. Para el ponente, el vehículo eléctrico tiene una característica principal, y es que se carga en el momento en el que no hay mayor consumo, lo que permite optimizar el sistema eléctrico y, por otra parte, ofrece una cantidad de batería suficiente como para mover la electricidad de un hogar durante muchas horas. “Incluso quitando una pequeña parte de esa energía que tiene la batería en momentos puntuales y concretos de picos de demanda, se evita que se utilicen los sistemas de generación más eficientes, y por la noche se puede conseguir utilizar las baterías como sistema de almacenamiento”. Por ello, “el vehículo eléctrico contribuye a la optimización del sistema eléctrico”.
El panel de expertos terminó con la intervención de Milan Prodanovich, jefe de la unidad de sistemas eléctricos del Instituto IMDEA Energía, quien dibujó el panorama de la descarbonización del sistema eléctrico. Para ello, de acuerdo con el experto, es necesario integrar muchas más renovables, más almacenamiento, tecnologías inteligentes para gestionar la demanda. “Todo esto nos llevará a un escenario distinto del futuro, donde las redes no van a operar como hoy en día”.
Según su ponencia, es necesario garantizar, en el futuro, la misma continuidad de suministro sin fallos y gestionar la flexibilidad de demanda. Asimismo, subraya la importancia, en el futuro, de intercambiar la información sobre disponibilidad de energía y la necesidad de elegir de una manera más eficiente para dirigirnos a un sistema que va a operar de manera distinta.
La jornada fue clausurada por Helena Lapeyra, quien recogió las principales conclusiones de la jornada. La socia de PwC destacó que las redes eléctricas van a ser más primordiales que en el pasado. Sin embargo, todavía no están preparadas y necesitan que se desplieguen con innovación para que “esa realidad de laboratorio pase a ser una realidad que está demandando el mercado”.

Sobre ProfesionalesHoy

Equipo editorial de ProfesionalesHoy

Te puede interesar

Audax Renovables aumenta su beneficio un 78% hasta el tercer trimestre de 2018

Audax Renovables, la filial de generación de energía renovable del grupo Audax, ha cerrado el …

Publicidad

Northgate
La-Parrilla

Actualidad de la eficiencia energética en la construcción

Actualidad de la minería energética

Actualidad de la construcción naval