AdvancedFactories

Home / AA Noticias Breves / La electrificación, la eficiencia y las renovables son los tres pilares para la descarbonización de la economía

La electrificación, la eficiencia y las renovables son los tres pilares para la descarbonización de la economía

Los principios que tienen que primar para hacer un buen diseño de la parte regulada de la factura, la distribución adecuada entre componente fijo y variable y la asignación de los cargos para fomentar la electrificación o las señales de precio que necesitan los consumidores para hacer un cambio en sus usos energéticos, han sido algunos de los temas de debate de la jornada celebrada en las instalaciones de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid (ETSII-UPM).

Bajo el título “Señales económicas para la descarbonización de la economía”, y organizado por la ETSII-UPM en colaboración con Energía y Sociedad, el encuentro ha reunido a más de 300 asistentes, entre expertos, profesionales, agentes e instituciones.

Cambiar la forma de generar y consumir energía es imprescindible para poder cumplir con los objetivos en materia energética y medioambiental establecidos por la Unión Europea. La descarbonización debe ser una realidad que requiere del compromiso de todos los sectores implicados.
Para ello, y para seguir avanzando en la electrificación de la economía, es necesario que exista una efectiva adecuación de la señal de precios para permitir a los consumidores discriminar energías y apostar por aquellas que sean más sostenibles y eficaces con el fin de alcanzar estos objetivos.
José Domínguez Abascal, secretario de estado de Energía en funciones; Guillermo Cisneros, rector de la Universidad Politécnica de Madrid, y Alberto Abánades, subdirector del Máster y Doctorado de la ETSII-UPM, fueron los encargados de inaugurar el encuentro y dar la bienvenida a los ponentes y presentar los temas de debate.
Tras dar comienzo a la jornada, Domínguez Abascal, fue el encargado de exponer los aspectos económicos de la política energética que favorecen la electrificación de la economía. Durante su intervención, aseguró que el cambio climático es un problema que hay que combatir identificando las medidas necesarias para impedir su avance. Una parte fundamental para hacerlo es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que, en su mayoría, provienen, del transporte (24%), la industria (24%) y la generación eléctrica (22%). Para ello, “es importante apostar por energías renovables y trabajar en el almacenamiento de la electricidad”, afirmó.
“La electrificación, la eficiencia y las renovables son los tres pilares para la descarbonización de la economía. El Plan Nacional de Energía y Clima está basado en un camino que debemos hacer entre todos. Entendemos que nuestro país debe ser neutro en emisiones de gases de efecto invernadero en 2050, y en 2030, tendremos que haber reducir esas emisiones en un 25% (respecto 1990)”.
De acuerdo con el secretario de estado en funciones, el sistema eléctrico se está haciendo más complejo, pero más interesante, y permitirá reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la vez que el precio de la factura eléctrica. En este sentido, la tarifa ha sido uno de los temas analizados por Domínguez Abascal, incidiendo en la necesidad de hacer entender a los consumidores, tanto ciudadanos como empresas, cómo funciona “para que contribuyan a que este sistema sea más eficiente y limpio”.
“Tenemos que hacer esta transición favoreciendo a los ciudadanos y compañías y cumpliendo con nuestro deber que es cambiar el sistema energético. Hemos hecho ya una parte importante, pero tenemos la obligación de reducir las emisiones y combatir el cambio climático. Somos la primera generación que se ha visto afectada por ello, pero también somos la última que tiene la oportunidad de frenarlo”, concluyó el secretario de estado en funciones.
Tras la intervención del secretario de estado de energía en funciones, se celebró una mesa redonda de la jornada sobre redes eléctricas y transición energética.

Una señal de precio adecuada: clave para el cambio de hábitos del consumidor energético
Moderada por Helena Lapeyra, socia de PwC, la mesa redonda contó con la participación de María Fernández, vicepresidenta de la Comisión Nacional del Mercados y la Competencia (CNMC). Comenzó destacando el papel del Regulador, que debe asegurar la seguridad del suministro, la sostenibilidad medioambiental, el empoderamiento del consumidor – ahora tienen más conocimiento del sistema energético – a la vez que la sostenibilidad económico-financiera del sistema.
Durante su ponencia, analizó la naturaleza y el reparto de los costes de la red eléctrica. Según Fernández, “18.000 millones de euros al año son costes regulados: 7.000 corresponden a coses de las redes de alta tensión y distribución, y 11.000 millones son cargos relacionados con decisiones políticas y solidaridad territorial. Los cargos tienen tendencia decreciente”.
Respecto a la tarifa eléctrica la vicepresidenta de la CNMC aclaró que “no es correcto el mensaje de que el 50% factura son impuestos, sino cargos e impuestos”.
Por su parte, Óscar Barrero, socio líder de Consultoría de Energía en PwC, presentó un informe a los asistentes para dibujar qué estructura de tarifa eléctrica es la adecuada para favorecer la transición energética. En este sentido, Barrero subrayó la necesidad de adecuar la señal de precios para avanzar hacia la electrificación, pues, actualmente, un consumidor doméstico destina aproximadamente el 55% de su factura de electricidad a pagar cargos e impuestos, lo que lastra la competitividad de la electricidad frente a otras energías más contaminantes. “No solo los impuestos tienen que estar bien repartidos, también los cargos que pagan los consumidores en su factura. Electrificar la economía no puede implicar aumentar el gasto energético de las familias”, aseguró Barrero.
Por ello, y para afrontar el reto de la descarbonización y de los cambios de usos energéticos por parte de los consumidores es necesario que estos reciban señales de precio eficientes, en donde se graven todas las energías consumidas en función de sus emisiones de CO2 y otros contaminantes. En este sentido, la definición de la nueva parte regulada de la factura eléctrica tanto por los conceptos que la van a integrar como por su reparto entre composición fija/variable, va a determinar los futuros hábitos energéticos de los consumidores. “Ahora se tiene la oportunidad de ofrecer señales adecuadas de precio o, por el contrario, de suponer un obstáculo para la electrificación de la economía si su diseño no es el adecuado”, concluyó el socio de PwC.
José María González Moya, director general de la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA Renovables), fue otro de los ponentes de la mesa redonda. Durante su intervención defendió que el coste de las primas a las renovables se mantenga dentro de los cargos del sistema energético, debiendo analizar si otros costes pueden sacarse de la tarifa y si otras energías debiesen contribuir a ellos.
Asimismo, abogó por la necesidad de caminar a una transición energética, pidiendo la máxima cooperación entre la CNMC y el Gobierno para alcanzar la descarbonización. “El objetivo es la descarbonización y el principal vector para conseguirlo es la electrificación de la economía”, insistió.
Tras su ponencia, fue el turno de Javier Arranz, experto en energía en la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Durante su intervención, recalcó la necesidad de limpiar la tarifa de cargos no relacionados directamente con el suministro eléctrico y de afrontar el diseño de la fiscalidad energética, barajando la posibilidad de gravar la electricidad con impuestos reducidos, puesto que es un bien esencial. Asimismo, habló que los consumidores necesitan mucha información para entender la factura de la luz, pues, en muchas ocasiones, no ven reflejada en su factura la tarifa de acceso que tienen. “Los consumidores debemos entender el mercado para luego entender la factura. Ésta es el síntoma, y difícilmente va a ser la solución”.
Por último, Jorge Sanz, director asociado de Nera Economic Consulting y presidente de la Comisión de Expertos para la Transición Energética, cerró el debate hablando de la importancia del diseño de peajes y cargos. En este sentido, para caminar hacia la transición energética, “hay que tener en cuenta el objetivo de maximizar el bienestar social” o repartir los cargos de forma que la distorsión sea mínima. Asimismo, Sanz subrayó que los cargos derivados de las obligaciones de las renovables deben ser repartidos entre el gas natural, petróleo y electricidad.
Para el ponente, la tarifa eléctrica no sirve para hacer política social, pues el consumo eléctrico no está correlacionado con el nivel de renta (en muchas ocasiones las familias más vulnerables consumen un mayor volumen de electricidad).
Asimismo, expuso la importancia de sustituir los impuestos actuales por impuestos ambientales que graven las emisiones de C02. Actualmente la fiscalidad sólo tiene fines recaudatorios.
Jorge Sanz finalizó su intervención destacando que “la descarbonización se debe realizar con las medidas más eficientes económicamente y que maximicen la reducción de emisiones”.
La jornada fue clausurada por Alberto Abánades, subdirector del Máster y Doctorado de la ETSII-UPM, quien destacó la relevancia de la descarbonización en los OD Sostenible.

Suscrbete

Sobre ProfesionalesHoy

Equipo editorial de ProfesionalesHoy

Te puede interesar

AEGE alerta al Gobierno ante la primera subasta de interrumpibilidad 2020

La AEGE ( Asociación Española de Empresas con Gran Consumo de Energía) ha expresado su …

Publicidad

Iguazuri
Northgate
La-Parrilla

Actualidad de la eficiencia energética en la construcción

Actualidad de la minería energética

Actualidad de la construcción naval