El petróleo sigue a la baja

Tal y como informábamos la semana pasada, el petróleo sigue a la baja, pese a los esfuerzos por los países productores de estabilizar su precio. No obstante, las condiciones de mercado no han cambiado, lo que provoca una fuerte presión en los futuros sobre el crudo, tanto Brent (referencia en Europa) como el West Texas Intermediate (WTI, cotizado en Estados Unidos). Tan complicada es la situación que por primera vez en la historia se vieron precios negativos para los fututos del WTI. Y la situación no parece mejorar, ya que la tendencia a la baja ha sido una constante desde el lunes, si bien no han vuelto a verse precios en negativo.

En el actual contexto, el consenso de los analistas de mercado preveé que el crudo mantenga la tendencia bajista, si bien esperan que pasada la crisis de venta de stocks inicial pueda relajarse el mercado y estabilizarse el precio. La razón de que llegase a venderse el crudo con precios negativos se justifica en la tenencia por parte de inversores especulativos opciones con vencimiento en mayo. Al no ser interesados reales en el subyacente, se vieron en la obligación de desprenderse de sus compras antes del vencimiento. Pero el gran problema de mercado no reside en los jugadores que intervienen sólo con motivaciones especulativas, sino en dos pilares fundamentales: las pésimas expectativas de consumo por culpa de la pandemia y las enormes reservas de crudo existentes.

En referencia a las existencias, las expectativas del mercado sobre la última publicación semanal de inventarios, facilitada por la Administración de Información de Energía (EIA) de los EEUU, era de más de 11,6 milones de barriles, lo que representaba una importante reducción desde los más de 15 millones anteriores. En cambio, el dato fue de más de 19 millones de barriles, lo que provocó una fuerte tensión en el mercado de futuros de WTI. El Brent también sufrió, pero no con la misma intensidad, si bien los inventarios del resto de países productores también está sobredimensionado para el actual consumo.

Hoy se espera una nueva publicación del inventario americano, y los inversores esperan ronde los 15 millones de barriles, esto es, una reducción de unos 4 millones sobre la variación anterior. Pero aún cumpliéndose las expectativas, previsiblemente no recuperará un precio aceptable para los productores, especialmente los más dependientes económicamente del crudo como Irán, Venezuela o Ecuador. La brusca caída del consumo mundial por las medidas de confinamiento por el Covid-19, el alargamiento de esta situación y la progresiva desescalada de la misma, hacen que las previsiones a medio y largo plazo del consumo mundial sean cada vez más bajas. La combinación de factores lastra los precios, a pesar de los recortes de producción previstos. Tampoco ayuda la cotización de un euro especialmente débil (por culpa de la pandemia) frente a un dólar inestable, así como de la libra británica, manteniendo ambas monedas la tendencia bajista frente al dólar desde mediados de marzo.

Actualmente, el futuro del WTI está cotizando en la franja de los 10-15 dólares el barril, y el Brent en los 15-20 dólares. Precios históricamente bajos, que supondrán un mazazo añadido para las economías regionales de muchos países productores.

Suscrbete

Sobre José Henríquez

Director de información de TPI.

Te puede interesar

La directora general de Industria de la Generalitat señala que el sector energético será de los primeros en recuperarse

Matilde Villarroya, directora general de Industria de la Generalitat de Cataluña, ha calificado la innovación …

Publicidad

Iguazuri
La-Parrilla

Actualidad de la eficiencia energética en la construcción

Actualidad de la minería energética

Actualidad de la construcción naval