Congreso Cogeneración

El sector de la construcción frente a los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030

Por Oscar del Río, presidente de la Asociación de Fabricantes Españoles de Lanas Minerales Aislantes (Afelma).

Los edificios y el uso que hacemos de ellos tienen un coste ambiental muy elevado. Diversos estudios estiman que los edificios son responsables del 36% de las emisiones de gases de efecto invernadero en Europa.
Es fundamental que la sociedad en su conjunto comprenda el papel que cada uno de los sectores de actividad puede jugar a la hora de responder a la emergencia climática. En cuanto a la construcción, es del todo imprescindible incrementar la eficiencia energética en todas las etapas para reducir el impacto sobre el clima y la contaminación. La extracción, la fabricación, el transporte de materiales y los residuos generados dejan datos muy reveladores: por cada m2 de vivienda construido se emplean más de 2 toneladas de materias primas, la energía que se necesita en la fabricación de los materiales que componen una vivienda equivale a un tercio de la energía consumida por una familia media durante 50 años, los residuos generados por la construcción superan la tonelada por habitante y año…
Una vez construidos, el uso que hacemos de los edificios ocasiona el 40% del consumo energético del país, debido principalmente al gasto en calefacción y refrigeración, algo que también está directamente relacionado con la construcción, dado que levantar edificios con un aislamiento deficiente provoca elevados consumos en climatización. Como defendemos desde la Asociación de Fabricantes Españoles de Lanas Minerales Aislantes (Afelma), sin un aislamiento térmico eficaz que garantice el confort en el interior de la vivienda, lo único que se consigue es un aumento en el consumo energético.
Los datos ponen en evidencia la incidencia directa de la actividad en el sector de la construcción en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) fijados por la ONU para 2030, prioridad fundamental para los 193 países que componen esta organización mundial y entre los que se encuentra España.
El proyecto de los ODS, que vio la luz el 25 de septiembre de 2015, establece 17 objetivos y 169 metas que deben alcanzarse antes del año 2030 para poder superar, entre otros desafíos, la implantación de modalidades de consumo sostenibles, la eliminación de los procesos de producción contaminantes o la apuesta por un sistema responsable con su entorno y el medioambiente.
La sociedad en general es cada vez más consciente de la dificultad de producir la energía necesaria para continuar con el actual modelo industrial manteniendo a su vez el nivel de confort al que estamos acostumbrados en nuestras viviendas (calefacción, aire acondicionado, aparatos electrodomésticos todo el día a pleno rendimiento…), pero la realidad es que la principal fuente energética de nuestro país sigue estando en los procesos de combustión de recursos no renovables (gas natural, petróleo y carbón) y el 90% de nuestras viviendas fueron construidas antes del último código técnico de edificación, el 60% antes de que existiera cualquier normativa de eficiencia energética.
Los objetivos globales, las conferencias mundiales, las distintas normativas nacionales e internacionales van marcando las directrices de hacia dónde debe dirigirse el sector; sin embargo, hasta ahora no se han aplicado con la rigurosidad necesaria y aún existe un amplio margen de acción. Una responsabilidad que no debemos esperar a que venga impuesta para asumirla y llevarla a cabo todos los agentes implicados, pero que debe contar también con el impulso de las administraciones. Porque si bien es necesario que cada agente asuma la responsabilidad que le corresponde en cada etapa del ciclo de vida de una construcción (desde la extracción de las materias primas, hasta la demolición), también lo es contar con el respaldo de las administraciones para lograrlo.
En este sentido, Afelma viene proponiendo reuniones con gobiernos e instituciones a nivel nacional, autonómico y municipal para proponer, por ejemplo, soluciones que permitan dar un salto de calidad en las actuaciones de rehabilitación de edificios aprovechando los fondos de recuperación de la UE para mejorar tanto el ahorro energético como el confort acústico y la seguridad frente al fuego de todo tipo de inmuebles.
En las nuevas edificaciones, la reducción del impacto ha de centrarse en cuatros aspectos fundamentales: el control en el consumo de materias primas, la reducción de emisiones contaminantes, la minimización y reutilización de los residuos generados y la apuesta por proyectos energéticamente eficientes. En resumen: consumir los materiales que realmente necesitamos, sopesando sus prestaciones e impacto ambiental, y fomentando su reutilización y reciclaje.
La sociedad debe entender que los problemas que afectan a la sostenibilidad no se limitan a las grandes empresas, y que de una forma u otra todos aportamos nuestro grano de arena, como productores o como consumidores. Es nuestro deber conservar nuestro planeta de manera que las generaciones futuras puedan encontrar un lugar habitable y, en este sentido, la construcción sostenible debe llevar a cabo una labor ejemplarizante para terminar con una de las mayores fuentes de consumo energético actuales.


En el caso de las lanas minerales aislantes, después de examinar de manera exhaustiva las cuatro etapas de su ciclo de vida (producción, fabricación, transporte e instalación) para realizar su Declaración Ambiental, podemos asegurar que son respetuosas con el medioambiente y que contribuyen a la consecución de los objetivos de sostenibilidad: su transporte requiere poca energía porque se produce localmente en España y es un material comprimible que pesa poco; puede ser reciclado o transformado en otro material de utilidad; reduce hasta en un 90% la energía necesaria en nuestras viviendas para calefacción y refrigeración.
En definitiva, se trata de un material sostenible, eficiente, e idóneo para el aislamiento de edificios, tanto de obra nueva, como para proyectos de rehabilitación, gracias a sus propiedades de aislamiento contra el frío o el calor, el ruido y su capacidad de protección contra el fuego.

Sobre ProfesionalesHoy

Equipo editorial de ProfesionalesHoy

Te puede interesar

Investigación del almacenamiento y transporte del hidrógeno verde en Málaga

Por Oscar del Río, presidente de la Asociación de Fabricantes Españoles de Lanas Minerales Aislantes …

Actualidad de la minería energética

Actualidad de la construcción naval

  • Rotación Guía de la industria auxiliar 2022
  • Vanguard prospera en todos los sectores

    Con el fin de adaptarse a las tendencias y exigencias actuales, Vanguard está prosperando en la entrega y firma de contratos en todos los sectores, especialmente en el mercado profesional. VANGUARD TX10 A lo largo de las últimas cuatro décadas, el equipo de Vanguard Marine ha defendido el modelo de fabricación a medida de embarcaciones … The post Vanguard prospera en todos los sectores […]

  • La IV edición del Anuario Marítimo Español 2021 ya está disponible

    Un año más las páginas del Anuario Marítimo Español vuelven a llenarse de experiencias, hitos y efemérides acontecidas a lo largo de 2021. Reflexiones, datos y noticias que dan cuenta del inicio de la recuperación del sector tras la crisis provocada por la Covid-19. Como referente editorial de la denominada Economía Azul, a través de … The post La IV edición del Anuario Marítimo […]

  • El “Ciudad de Barcelona” vuelve a la flota de Trasmed

    Tras finalizar las tareas de mejora, el “Ciudad de Barcelona” se ha vuelto a incorporar a la flota de Trasmed, con un viaje entre Ibiza y Barcelona. De la misma forma, el buque operará este verano en la línea Barcelona-Alcudia-Mahón de lunes a jueves, y Barcelona-Palma de viernes a domingo. Este buque lleva instalados scrubbers … The post El “Ciudad de Barcelona” vuelve a la flota de […]