El color blanco ilumina el jardín durante la Navidad. Por Fernando Pozuelo

Si pensamos en los colores que inundan nuestras ciudades durante las Navidades seguramente el rojo y verde sean los tonos predominantes en la mayoría de calles, decoraciones y hogares. Y aunque es cierto que en la mayoría de los lugares la ornamentación se reducirá al interior de las casas, no por ello hay que dejar a un lado la decoración de los espacios exteriores.

En el caso de los espacios público,s los adornos ya están a la vista de todo el mundo. Por su parte, los hogares ya tienen todo dispuesto pero, ¿y los exteriores? ¿Estos ya están preparados para recibir la Navidad? ¿Cómo lo van a hacer? ¿Cuál es la tendencia este año para resaltar su aspecto?

La firma Fernando Pozuelo Landscaping Collection no descuida ninguno de estos aspectos y apuesta por el blanco para la decoración del jardín en estos meses de invierno. Este color será uno de los protagonistas de estos espacios que además ayudará a conseguir una mayor luminosidad y calidez del espacio, tanto durante el día como por la noche.

De esta forma, el blanco pasará a formar parte de la estructura del jardín vertebrando su diseño a través de diferentes elementos. Por ejemplo, el uso de pavimentos transitables y zonas estanciales de tarima tecnológica blanca que facilitará una mejor iluminación y visualización de las diferentes zonificaciones del jardín, todo ello combinado con bolos blancos de diferentes calibres que serán usados como material  de cobertera incorporados sobre el terreno con una función también decorativa.  Otros elementos a incluir serán el mobiliario y las macetas en tonos blanco. Pero a pesar de que en un primer momento se pueda pensar que se trata de un color frío, los muebles y macetas blancos de exterior se caracterizan por generar más luminosidad, fundamentalmente, durante las horas de menos luz.
 
El color blanco también estará presente en las flores de temporada que se incorporen al jardín teniendo una  floración continúa durante toda la estación al ser resistentes a las bajas temperaturas del invierno. Hay diferentes especies con flor blanca que nos pueden proporcionar este color en el jardín, como pueden ser los ciclámenes, las violas, las prímulas o los brezos.

Por último, como elemento ideal para estos meses en los que hay menos horas de luz, se recomienda ampliar la iluminación con velas blancas que se pueden introducir en candelabros, para protegerlas de la humedad, y generar un ambiente más cálido y acogedor durante las noches más frías del invierno. Si además queremos generar originales escenarios nocturnos se pueden conseguir instalando  esta iluminación en árboles, pérgolas o ménsulas.

Con estas recomendaciones para la decoración de los exteriores se confirma que el color blanco no solo es para el verano, y es que aunque haya tonalidades o combinaciones de colores que marcan más unas temporadas que otras, el jardín es un espacio único y alterable a nuestro propio gusto en el que mezclar o entremezclar sensaciones además de colores.

 

Suscríbete
Acerca de ProfesionalesHoy 4923 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy