Iniciativas con un equipo humano entregado. Por Marisa Sardina

iberfloraDespués de haber tomado el pulso al sector en ferias como Iberflora o Fruit Attraction, y tras varios años de declive o estancamiento, el sector parece estabilizarse por fin y, con ello, las empresas empiezan a mirar con mayor optimismo el futuro después de haber capeado una fuerte tormenta, provocada por la disrupción de una crisis que ha arrastrado bajo su pérfido manto a grandes y pequeñas empresas. En este contexto, cabe reconocer que cada feria o salón que abre sus puertas hoy en día supone un aliciente para el fortalecimiento de la imagen de las empresas, así como la oportunidad para ganar en posicionamiento, proyección hacia nuevos mercados o mantenimiento de los ya conquistados, así como la consecución de metas comerciales al permitir el contacto directo entre visitantes y expositores. En términos generales, las ferias nos han dado a conocer la satisfacción generalizada de los expositores por su capacidad de convocatoria y de generar negocio, poniéndose al servicio del sector verde ofreciendo su apoyo. Desde la Redacción de la revista Tecnogarden, queremos agradecer a las firmas participantes su atención y colaboración con nuestra cabecera, y a los organizadores por su capacidad de poner en marcha una edición más esta feria. Hasta nuestras oficinas llega cada día información sobre las empresas y entidades del sector, lo que convierte a nuestra sede en un privilegiado observatorio de la realidad que atravesamos. Y precisamente de esa realidad inferimos algunas conclusiones, casi decálogos, que no se deberían echar en saco roto de cara al futuro. Una de ellas es que las iniciativas que perduran no siempre son las que cuentan con importantes apoyos económicos, sino las que cumplen tres condiciones que beben más de lo anímico que de lo material: un equipo humano ilusionado y con entrega para implementarlas, la existencia real de una demanda social que las reclama, y la unidad entre demandantes y organizadores. Nuestra apuesta cada año por Iberflora y tantas otras ferias que salpican al geografía española se hace desde el convencimiento de que el éxito tiene su caldo de cultivo en espacios donde se cuenta con equipos entregados y perseverantes, con una demanda real y con las sinergias de todos los agentes del sector.