Un encuentro científico analiza en la UCO la relación entre nuevos patógenos y seguridad alimentaria

La vicerrectora de Investigación de la UCO, Maria Teresa Roldán, junto a organizadores del XV Congreso en la inauguración UCC+i.

Los últimos resultados de la investigación en torno a la agricultura mediterránea se convierten durante tres días en protagonistas en la Universidad de Córdoba. Más de 200 especialistas en el estudio de los microorganismos fitopatógenos y en protección de cultivo procedentes de diferentes países participaron el pasado mes de junio, durante tres días, en el XV Congress of the Mediterranean Phytopathological Union. El encuentro fue inaugurado en el salón de actos del Rectorado por la vicerrectora de Investigación de la UCO, María Teresa Roldán Arjona, el presidente de Mediterranean Phytopathological Union, Antonio Logrieco, y los presidentes del comité organizador del Congreso, Blanca Landa del Castillo y Antonio Di Prieto.

Este foro de debate fue una oportunidad para compartir los últimos avances en seguridad alimentaria, en diagnóstico molecular y control de las enfermedades de cultivo o el impacto del cambio climático en los patógenos que lo causan, entre otros.

Uno de los puntos fuertes del congreso fue la aparición de nuevos microorganismos patógenos en los cultivos meditarráneos como es el caso de la bacteria Xylella, que se ha convertido en una importante amenaza para el campo. Según explicó el copresidente del Comité organizador y catedrático de Genética de la UCO, Antonio Di Pietro, se trata de un patógeno nuevo que comenzó a atacar hace unos años en Italia y que afecta fundamentalmente al olivo.  Esta bacteria ha llegado a Baleares y, según este especialista, más tarde o más temprano, podría llegar a Andalucía, causando estragos en el olivar andaluz. En Italia, la Xylella ha provocado la poda de numerosos ejemplares de este tipo de árbol y en Andalucía “debemos estar preparados para su aparición, puesto que supone una gran amenaza para el sector agrícola”. Di Pietro ha señalado que en la UCO hay algunos grupos de investigación que estudian cómo esta bacteria produce la infección y buscan medidas para prevenirla y para actuar contra ella. Los últimos avances desvelan que es un insecto el que traslada la bacteria de un árbol a otro y, por tanto, la investigación se centra actualmente en controlarlo.

La seguridad alimentaria marcó también parte de las comunicaciones del XI Congreso. En este sentido, los participantes debatieron cómo cada vez son más las infecciones que se producen, no directamente en la planta cuando se cultiva en el campo, sino una vez que se recoge la cosecha y se almacena. Para los expertos es fundamental perfeccionar la protección de la recolección para que no sea infectada por hongos, algo cada vez más frecuente en productos alimenticios como cereales o frutas. Para combatir estas infecciones provocadas por las toxinas que producen los hongos, las investigaciones se dirigen en la actualidad hacia el uso de sustancias naturales de control que no sean tan agresivas como los fungicidas que se aplican con tanta frecuencia. En este punto, los estudios avanzan en el uso de tratamientos con microorganismos beneficiosos que protegen el cultivo de nuevos patógenos y, o más importante, del crecimiento y avance de estos.

Fuente: UCO

Suscrbete