Entrevista a Oscar Calabuig, presidente de Iberflora

«Los clientes dudan cada vez más de aquellos proveedores que les abordan por los pasillos. Si lo analizamos fríamente, es competencia desleal. Se están aprovechando del esfuerzo de otros»

 

Trabajador, constante, metódico y ambicioso… son los adjetivos que definen la personalidad de Oscar Calabuig, presidente de Iberflora, una feria que  se ha convertido, con el paso de los años, en un consolidado foro de negocio para profesionales, que acuden hasta la feria para para establecer contactos y cerrar negocios. Acudimos a él para conocer sus impresiones sobre el encuentro de este año y profundizar en los factores con los que este Salón contribuye a la dinamización del mercado.

-¿Cuántos visitantes se espera para la presente edición?

El año pasado logramos reunir a más de 10.000 visitantes profesionales en una edición con resultados excepcionales. Nuestro objetivo es trabajar durante todo el año para poder crecer en cada convocatoria, así es que esperamos poder superar esa cifra.

-¿Qué características reúne en esta edición de Iberflora 2017 y en qué pilares básicos se fundamenta?

Aglutinar a todo el sector y fortalecernos como “casa común” de todo el sector verde sigue siendo nuestro eje estratégico. Para esta edición, nuestros objetivos han sido tratar de atraer a nuevos canales, como agrotiendas, gran distribución, tiendas de proximidad, de regalo y decoración, entre otros. Pero también hemos tratado de potenciar sectores como el de la flor cortada y los proveedores de floristería, dotándola de espacio y actividades propias, entre las que este año destaca la Copa Iberflora de Arte Floral. Además, hemos querido dar mayor protagonismo a la decoración exterior y el equipamiento de jardín, así como al sector de tecnología y producción.

-¿Cuál son las principales jornadas que se van a celebrar en esta edición?

El paisajismo y la arboricultura son también dos fuertes apuestas de Iberflora y, en este sentido, vamos a contar con un programa muy potente en las conferencias, demostraciones y talleres que un año más tendrán lugar en nuestro “Ágora verde”. En las jornadas participarán expertos en planificación del paisaje, fitosanitarios, gestión y mantenimiento de zonas verdes, arbolado, etc.

Por otro lado, Iberflora celebrará por segundo año, y tras el éxito de la primera edición, “La Noche +Verde”, una gran gala dedicada a los centros de jardinería que se celebrará la noche previa a la inauguración de Iberflora -esto es, la noche del 3 de octubre- y para la que esperamos a 500 asistentes.

Concursos como el de Espacios Verdes 2*2, la exposición sobre tendencias en decoración “Inspiratio*” y el II Salón del Árbol son otras de las propuestas para la cita.

-¿Qué novedades podría reseñar?

Como le decía, hemos recuperado la Copa Iberflora de Arte Floral y además, también com novedad, hemos organizado una interesante Jornada dirigida a la Distribución coordinada por Compo Jardinería. Esta jornada responde a los cambios que se están produciendo en el sector verde y que han hecho que el consumidor final se lance a las superficies comerciales en busca de productos para disfrutar al aire libre. Pensamos que es buena iniciativa y supone una buena oportunidad de formación, información y networking.

-¿Cómo ha evolucionado la feria en los últimos años?

Iberflora ha logrado crecer de forma progresiva en los últimos años. De hecho, en las últimas cuatro ediciones el crecimiento se sitúa en torno al 28% y la superficie expositiva se ha incrementado en más del 30%. Pensamos que la feria todavía tiene recorrido.

-Iberflora ha ido ganando sorteando la crisis con acierto y ganando prestigio con los años, como el buen vino. ¿Qué lugar ocupa en este momento en el panorama europeo de ferias del sector?

Creo que ocupamos un dignísimo segundo lugar tras los líderes alemanes. Ganar presencia internacional es para Iberflora un objetivo prioritario. Pensamos que con la incorporación de nuevos sectores, los esfuerzos comerciales y promocionales, y gracias también al cierto declive de otras ferias tradicionales europeas, Iberflora debe ser el referente mundial de los productores mediterráneos.

-Muchas son las empresas que realizan un esfuerzo económico para exponer en Iberflora, pero también sucede que algunas empresas deciden no exponer y abordar al visitante profesional en los pasillos. ¿Qué le diría a los empresarios que dudan de la utilidad de una feria como instrumento comercial y herramienta de negocio, sobre todo en un momento donde las nuevas tecnologías han adquirido un protagonismo tan destacado?

A los que no exponen, les animaría a hacerlo, ya que hay muchas formas de participar y la imagen de su empresa se lo agradecerá. Los clientes dudan cada vez más de aquellos proveedores que les abordan por los pasillos. Si lo analizamos fríamente, es competencia desleal. Se están aprovechando del esfuerzo de otros.

Las ferias son una herramienta de promoción que nos permite estar en contacto directo con el cliente, las nuevas tecnologías nunca podrán suplir eso.

 

-¿Qué peso tiene la participación internacional en la feria y cómo calificaría la apuesta y énfasis en nuevos mercados?

En estos momentos, el porcentaje de internacionalidad está alrededor del 12% en superficie comercial y algo por debajo en visitantes. Son porcentajes que, como le explicaba anteriormente, con el cambio de coyuntura económica, prevemos mejorar ampliamente en las próximas ediciones. De hecho, son muchos los expositores extranjeros que están volviendo en las últimas ediciones.

-¿Qué nota le daría a España en la creación de la cultura verde, tan consolidada en otros países europeos?

Hay un tema cultural y otro geográfico. En zonas de climas fríos y entornos poco agradables, es lógico que la genta invierta en su casa y en su jardín.

Tenemos que apostar por la formación. Los niños y los jóvenes son nuestras principales bazas.

-¿En qué medida cree que las administraciones se han dado cuenta de la importancia que los jardines tienen para los ciudadanos?

El verde aporta calidad de vida, aporta valor a una zona. Desde el sector seguimos reclamando a las administraciones una mayor concienciación sobre la importancia del verde urbano y una mayor implicación con el sector. También en este sentido se ha mejorado pero también aquí queda mucho por hacer. Iniciativas como Villas Floridas pueden ser el punto de inflexión para que los políticos apuesten por el verde.

¿Cuáles son los principales problemas a los que tiene que hacer frente el sector?

Problemas tenemos muchos, pero sirve de poco quejarse si cada uno de nosotros no aportamos nuestra pequeña solución. Para simplificar, yo lo agrupo en tres bloques: tecnología y producción (patentes, licencias, sanidad vegetal…), comercialización (apostar por la diferenciación y el valor añadido y crear grupos de productores) y consumo (nuestro sector tiene el consumo muy focalizado en unos colectivos y unas fechas muy concretas; tenemos que abrirnos, el verde tiene que estar de moda cada día y ser para todos).

-¿Cuál es su visión del sector del garden a medio y largo plazo?

El garden es el especialista del sector verde. Tiene más oferta de material vegetal que cualquier otro canal. Es un lugar donde te pueden aconsejar sobre variedades, formatos, cuidados, etc.

Estamos viendo cómo poco a poco va completando su oferta hacia nuevas gamas de productos, como decoración, mascotas o productos navideños, pero yo les animaría a no perder su identidad. Flores y plantas deben ser nuestras señas de identidad.

El sector verde se abre a nuevos actores: gran distribución, agrotiendas, proximidad, internet, etc. Seamos diferentes. Comprar en un garden tiene que ser una experiencia, una forma diferente de ocio.

 

Suscrbete