Cinco consejos para captar espectaculares imágenes de flores por la noche

La época de los festivales de flores y la época de floración ofrecen una excelente oportunidad para experimentar con la fotografía macro. Espectáculos de flora, como la floración de los cerezos del Valle del Jerte, El Temps de Flors de Gerona, el festival de la lavanda de Brihuega o la fiesta de los patios de Córdoba muestran muchos tipos diferentes de flores en un mismo lugar, que ofrecen una oportunidad única de capturar la belleza estival. Con un mínimo esfuerzo, podrás conseguir excelentes resultados, sea cual sea la iluminación. Por lo que respecta a las flores, se pueden conseguir imágenes espectaculares tanto si se fotografía con poca luz o con luz no natural, si sabes qué buscar. Christian Ziegler, Embajador de Canon y reconocido fotógrafo conservacionista y de naturaleza, comparte su experiencia y nos revela por qué dedicar tiempo a conocer la planta puede ser el secreto del éxito.

John Maurice, European Product Marketing Manager, de Canon Europa, también comparte algunos consejos para fotografiar flores por la noche: “Como ocurre con cualquier sujeto que se vaya a fotografiar, la elección del objetivo tiene una influencia importante en el resultado final. Un objetivo con una longitud focal de 100 mm es normalmente el más popular entre los especialistas en fotografía macro, pero para captar imágenes realmente impactantes después del anochecer deberás sacar el máximo partido a los ajustes de tu cámara”.

  1. Conoce las flores y sé cercano a ellas
1. Retrato de estudio de una orquídea araña – la flor con forma de corazón dorado/rojo con brazos simétricos. Canon EOS 5D, objetivo 65mm macro, max abertura 3, ISO125, 1/125 s @ f/16. Capturada en el campo, in situ. Créditos: Christian Ziegler, Embajador de Canon y reconocido fotógrafo conservacionista y de naturaleza.

“Cuando hablamos de fotografía macro nocturna, ¡es fundamental conocer las flores! Fotografiar flores por la noche puede resultar una tarea larga si no estás preparado para ello. Investiga por adelantado y aprende los ‘comportamientos’ de la flor que quieres captar. Investiga, por ejemplo, cuántos días u horas permanece abierta, cuando estará ‘madura’ y fresca y qué criaturas la polinizan.

“También creo que es importante probar y entender el carácter de la flor en el sentido humano. Yo miro una flor para ver qué la hace atractiva o inusual. Tengo la tendencia a buscar elementos humorísticos,  la gente entiende muy bien ese aspecto en mi fotografía. Entonces, intento enfatizar esa parte de su naturaleza. Una vez que hayas descubierto esto, estás listo para hacer una foto personal, por la noche o de día”.

“Por lo que respecta a los ángulos, incluso con un objetivo macro, muchas veces prefiero acercarme mucho a la flor y mostrar solo una parte de ella. Es sorprendente en qué pueden convertirse las flores cuando haces esto. Una vez fotografié una orquídea araña y su forma inusual hace que parezca el saltamontes más bello y detallado”.

  1. Ilumina las flores con diferentes técnicas de iluminación

“Visita las flores que quieras fotografiar durante el día para entender lo que las hace especiales. Los festivales de flora son muy útiles para ello, ya que hay muchas flores para comparar. A menudo me doy cuenta de que captando y estudiando un retrato clásico se pueden identificar los detalles únicos y poco convencionales de una flor y sus patrones. Cuando llega la noche, puedes experimentar tanto con ángulos como con la iluminación para acentuar dichas características”.

“Experimentar con la luz es otra forma excelente de alterar una imagen. Cuando hay poca luz, disfruto fotografiando en exteriores durante la llamada ‘hora azul’. La iluminación es realmente mágica. Veinte minutos después de la puesta del Sol (en el norte de Europa), consigues el tono de azul perfecto. Con la ayuda de un flash, iluminarás la flor perfectamente”.

“Cuando es completamente de noche, y utilizando un flash, puedes mostrar una flor totalmente diferente, ya que tienes el control completo sobre las condiciones de iluminación. Esto te permite aislar fácilmente la flor y dirigir la atención hacia los elementos que quieras resaltar, además de manipular la sensación para demostrar tu visión creativa”.

“También recomiendo experimentar con iluminación ultravioleta, pues a menudo hay patrones en un pétalo que no puedes ver hasta que se ilumina la flor con una linterna ultravioleta. Nunca sabes lo que te puedes encontrar y ¡eso es parte de la emoción!”.

Por su parte, John Maurice añade: “Si vas a utilizar la luz ambiente mientras anochece, tendrás que utilizar exposiciones más largas, por lo que es esencial contar con un trípode. Para evitar las vibraciones de la cámara, piensa en utilizar un mando a distancia o disparar la cámara con autodisparador con dos o diez segundos de retardo, además de utilizar la función de bloqueo del espejo si vas a usar una cámara réflex digital.

Si el sujeto puede moverse debido al viento, deberás aumentar el nivel de la sensibilidad ISO y ajustar un tiempo de exposición más corto, para evitar que salga movido.

2. Primer plano de una orquídea araña –capullo espinoso rojo/amarillo/verde. Canon EOS 5D, objetivo 65mm macro, max abertura 3, ISO 200, 1/100 s @ f/16. Capturada en el campo, in situ. Créditos: Christian Ziegler, Embajador de Canon y reconocido fotógrafo conservacionista y de naturaleza.

Si vas a utilizar flash, lo mejor es que lo coloques ‘separado de la cámara’, conectado mediante un cable o un sistema de disparo a distancia. Así, las formas y las texturas quedarán mejor resaltadas que usando el flash directo desde la cámara. Si puedes, merece la pena considerar el uso de flashes múltiples y experimentar con la potencia relativa y la dirección de la luz desde los diferentes flashes, así como ajustar la exposición en el modo manual a medida que vas ganando seguridad”.

  1. Toma el control completo

“Para captar la foto perfecta de las flores por la noche, mi mejor consejo es hacer una exposición manual. De esta forma, podrás trabajar realmente con la luz y utilizarla para iluminar las diferentes partes.

Normalmente ajusto una abertura pequeña, entre f/16 – f/22, sobre todo para los primeros planos. Si quieres enfocar en un elemento concreto de la flor, te recomiendo que ajustes una abertura amplia, como f/5,6. Para los más principiantes, que buscan ayuda en la composición de la imagen, lo mejor es tener en cuenta la ‘regla de los tercios’ o ‘regla áurea’. O, si puedes centrar la flor en el encuadre, puede ilustrar perfectamente la simetría de la flor”.

Además, John Maurice, de Canon, explica “Utilizar el modo de visión en directo ‘Live View’ para ver el sujeto directamente en la pantalla te ayudará a componer la escena y simulará la exposición con luz ambiente, para que te puedas hacer una idea del resultado final antes de captar la imagen. Dispara siempre en modo RAW, para que puedas ajustar con precisión la exposición y el balance de blancos cuando edites y proceses la imagen. Utilizar el botón de previsualización de la profundidad de campo durante la visión en directo ‘Live View’ te permitirá ver también en la pantalla la parte del sujeto que saldrá enfocada. Este es un truco excelente en fotografía macro, en la que el área enfocada o profundidad de campo puede ser muy limitada y reducida”.

  1. No tengas miedo de que sea sencillo: incluso las flores más normales pueden parecer extraordinarias
3. Tres tallos verdes cubiertos con flores esféricas amarillas – Cassia grandis. Canon EOS-1D X, objetivo 100 macro, ISO 640, 1/125 s @ f/14. Capturada en un estudio de campo. Créditos: Christian Ziegler, Embajador de Canon y reconocido fotógrafo conservacionista y de naturaleza.

“A veces, la gente tiene la idea equivocada de que, para hacer una buena foto, tiene que haber algo nuevo y totalmente diferente. Pero éste no es el caso. No es necesario fotografiar la flor más exótica para crear algo espectacular. Las flores rojas, naranjas y amarillas, como los tulipanes, muestran colores vibrantes que se pueden acentuar aún más con la iluminación adicional de una linterna, lo que ayuda a crear una imagen que realmente brille.

“De forma similar, las flores blancas, algo más sencilla pero muy aromáticas, como las gardenias, son polinizadas a menudo por visitantes nocturnos, como polillas y murciélagos. Una vez que hayas perfeccionado el ángulo, ¡puede que tengas la suerte de captar un polinizador en acción! Estas son algunas de las cosas que más me gusta fotografiar, ya que es la única forma de ser conscientes de las complejidades naturales necesarias para crear algunas de las flores más bellas del mundo”.

  1. Prepara tu equipo (en cualquier caso, las plantas no se pueden mover… ¿o sí?)

“Las plantas no se mueven, ¡lo que facilita mucho el proceso de preparación! Me gusta hacer fotos de plantas justo donde se encuentran, en la naturaleza, por lo que siempre tengo preparado un fondo negro, portátil, para aislar las flores del resto del entorno. Esto garantiza que el interés se centre solamente en la flor. Con un trípode estable, podrás perfeccionar el ángulo de la toma. Mi trípode, en combinación con un objetivo Canon EF 100 mm f/2,8L IS Macro USM y una cámara EOS-1D X Mark II, me permite crear una imagen nítida, clara y cautivadora, que muestra claramente la belleza natural que nos rodea”.

Texto: Christian Ziegler, embajador de canon y reconocido fotógrafo conservacionista y de naturaleza

 

Suscrbete