Río Tollo llega a los 1,5 millones de esquejes de uno de sus productos estrella, la camelia

Una media de 30.000 unidades de camelia al día durante casi tres meses, alrededor de 1,5 millones solo en esta temporada. Son las cifras que maneja Viveiros Río Tollo, que cada año perfecciona las técnicas de poda, selección y multiplicación para convertirse en uno de los mayores productores de esta planta de Europa. Desde que empezaron su actividad en el año 2000, trabajadoras y trabajadores han ido ganando experiencia para una tarea que se realiza íntegramente de forma manual y que cuida cada paso para conseguir el mejor producto, desde la búsqueda de “unas especificaciones muy precisas en cada rama que se corta” hasta la selección y preparación para el plantado.

Desde sus inicios hace casi 20 años hasta ahora, Río Tollo ha pasado de ir de jardín en jardín buscando las mejores camelias para hacer sus esquejes a tener sus propia selección de plantas madre. A lo largo de estos años ha ido desarrollando una colección propia seleccionada con más de 200 variedades de camelia, entre las que se incluyen 4 variedades nuevas obtenidas en nuestros campos de ensayo. Unos años de experiencia y mejora en la producción propia de camelia liderados por Dña. María Soledad Rodríguez, responsable del desarrollo de una de las plantas estrella de Río Tollo.

Empezarán a llegar al mercado en 2021

Desde mediados de junio a septiembre, Río Tollo se convierte en un hervidero de trabajadores y trabajadoras preparando las futuras plantas de camelia. Tras seleccionar y cortar los brotes de primavera y verano de sus plantas madre, las futuras camelias se llevan a unas instalaciones tecnificadas con control climático y riego automático.

Se trata de un trabajo a largo plazo: desde que se poda hasta que se empieza a vender pasan un mínimo de 3 años. Así, las plantas que se están podando esta temporada no empezarán a salir al mercado hasta 2021 en su litraje pequeño.

Una tarea fundamental que se repite cada temporada y que genera “una cadena que no se puede romper” para tener cada año nuevas camelias, una de las pocas plantas ornamentales capaces de burlar el frío y de llenar los jardines de colores en pleno invierno.

Como productor, Viveiros Río Tollo multiplica las distintas variedades de camelia con las que trabaja, descartando algunas y experimentando con otras nuevas, buscando destacar propiedades como el olor, la resistencia, la fuerza, el color… de la planta. En definitiva, investigando siempre en pro de la novedad, la originalidad, la diferenciación y el perfeccionamiento.

Es esa búsqueda de la excelencia y la apuesta por la innovación la que lleva a este productor a planificar distintas cantidades de multiplicación dependiendo de la variedad de camelia de la que se trate. Y es que Viveiros Río Tollo despunta precisamente por su esfuerzo constante y su fuerte inversión en I+D+i, que se completa con su colaboración con centros tecnológicos, científicos y empresas de los cinco continentes así como con viajes por todo el mundo para conocer nuevas técnicas y nuevos productos.