Los criadores europeos aconsejan sobre el cuidado de la poinsettia

Las plantas en miniatura ven incrementado su nivel de popularidad en fechas como las navidades: gracias a sus coloridas brácteas en forma de estrella, estas plantas crean enseguida un sentimiento navideño. Por este motivo Stars for Europe, la iniciativa de marketing de los criadores europeos de poinsettia, ha proporcionado algunos consejos de cuidado y decoración para que estas pequeñas estrellas triunfen con todo su potencial.

Consejos de cuidado

La ubicación ideal para una poinsettia es un lugar cálido, luminoso y protegido de corrientes de aire. Este es también el caso con las flores en miniatura. Lo importante es regarlas regularmente y con moderación. Conviene evitar que las raíces se sequen o regarlas en exceso, lo que supone un verdadero reto para los más pequeños de la casa.

Es importante regarlas con cuidado para evitar que se encharquen y asegurarse que no se sequen. Los expertos recomiendan hacerlo desde el fondo en lugar de con regadera. En este caso, las raíces se sumergen en agua a temperatura ambiente durante unos minutos y luego se retiran. Ha de repetirse este proceso cada tres días o más a menudo si fuera necesario. Pasados 15 minutos, hay que revisar el exceso de agua en la maceta o en el platillo y vaciarlo enseguida, ya que las poinsettias no toleran el encharcamiento. Como consejo, los criadores disuaden a los propietarios de colocar una miniatura de poinsettia cerca de un radiador ya que el aire caliente enseguida secará la tierra.

Con sus brácteas en forma de estrella y su variedad de colores, las poinsettias resultan originalmente decorativas. Por su pequeño tamaño, estas flores en miniatura son ideales como accesorios festivos. Para crear un efectivo centro de mesa, por ejemplo.