Radiografía actualizada del manitas español

Para para ser un auténtico experto del bricolaje, no es necesario tener una caja de herramientas con el último modelo de taladro ni necesitas tener un taller donde desarrollar los trabajos.  “Las tareas que hace el manitas español son variopintas y van desde arreglar un enchufe, cambiar una lámpara, enfrentarse a una cisterna de WC hasta realizar pequeños trabajos de carpintería…”, señalan desde Brico Privé, grupo de ventas privadas dedicadas al bricolaje, la jardinería y el hogar.

El bricolaje es hoy por hoy una afición que comparten muchas personas por todo lo que ello implica. Según Corinna Vernet, country manager de la compañía, “en el pasado el ser un manitas solía estar más relacionado con hombres que con mujeres, pero lo cierto es que ahora mismo es una actividad que practican ambos por igual. La razón es que es una afición para el que no se necesita un presupuesto económico muy alto y que ayuda a ayuda a abstraerse muchísimo”.

La llegada a nuestras fronteras del movimiento Do It Yourself (DIY) han hecho que las manualidades alcancen un auténtico boom. “Muchos de los tutoriales para hacer diferentes productos y decoración por calidad posible. Y para ello debemos informarnos bien con profesionales del sector para nosotros mismos requieren tiempo y esfuerzo. Si queremos lograr los resultados esperados, necesitaremos herramientas de la mejor calidad y asesoramiento especializado de profesionales a la hora de adquirirlos”, aseguran desde Brico Privé.

Según el grupo de ventas privadas dedicadas al bricolaje, la jardinería y el hogar, “los manitas españoles cuentan además de las tradicionales metros, taladros, martillo y destornilladores con herramientas más avanzadas como lijas, remachadoras, cortadores, sierras o niveles, entre otras tantas”. Y es que según Brico Privé, el gasto de los manitas en este tipo de artículos de bricolaje de entre 150 y 300 euros al año. Estos datos evidencian que todos llevamos un manitas dentro.