Semaphore, un proprototipo ecológico de la ciudad verde del futuro

Semaphore es un prototipo de Vincent Callebaut Architectures, una ciudad eco-futurista donde la naturaleza y el ser humano viven en comunión. Se trata de la nueva sede para la empresa Soprema en Estrasburgo. Semaphore está basado precisamente en el Port du Rhin de esta ciudad.

El Semaphore pretende ser un escaparate exhaustivo de toda la gama de productos desarrollados en términos de aislamiento, impermeabilización y ecologización por parte de esta multinacional francesa, especializada en este tipo de productos. Para construir esta ciudad ecológica del mañana, el grupo Soprema se ha planteado un nuevo desafío: reducir en un 65 % la dependencia de los productos de impermeabilización de los derivados del petróleo al recurrir a una economía circular y a los materiales de origen biológico.

Para conseguir este desafío, Semaphore busca posicionarse como un paradigma de mini-clima, verde e inteligente, sostenible y zen, que refleje la voluntad de la compañía para construir un futuro mejor para las generaciones futuras. Este proyecto ecológico de 8.225 metros cuadrados, denominado “oficina verde flexible para los empleados nómadas”. Está dedicado a la agricultura urbana y al bienestar de los trabajadores y se inspira en el biomimetismo, ciencia que estudia la naturaleza como fuente de nuevas tecnologías innovadoras para resolver problemas humanos, así como en la construcción inteligente. El diseño es un prototipo ecológico de los edificios que poblarán la ciudad verde del futuro, proyectada para lograr una simbiosis entre los seres humanos y la naturaleza.

Instalado en una esfera de vidrio en la parte superior del edificio se ve un mamut, icono de la empresa Soprema. En el interior del edificio, la flexibilidad y la adaptabilidad son el foco de la distribución y concepción de los espacios. Están diseñados precisamente para adaptarse fácilmente a la estructura organizativa de la empresa, así todos los empleados del mismo departamento podrían trabajar juntos en el mismo piso, pero dentro de esa concepción nómada de oficina flexible: sin oficinas, despachos ni escritorios asignados. Sin embargo, a pesar de esta disposición, todos los lugares conceden privacidad y la posibilidad de concentrarse cuando sea necesario.

El edificio cuenta con una estructura que permite también la circulación vertical y está diseñado para que el espacio central quede iluminado y ventilado naturalmente, con áreas recreativas y de relajación para los empleados, agrupadas a su alrededor.

Este proyecto está dedicado a la agricultura urbana y al bienestar de los trabajadores y se inspira en el biomimetismo, ciencia que estudia la naturaleza como fuente de nuevas tecnologías innovadoras para resolver problemas humanos

La ubicación del edificio permite conectar con la naturaleza a través de terrazas y espacios abiertos desde los que se ve el puerto deportivo. El espacio verde del edificio incluye huertos urbanos e invernaderos para la desconexión de los empleados.

Más allá de la ecologización de la superficie del edificio, Semaphore incorpora varias innovaciones para compensar su consumo de energía y la producción de carbono. El diseño incluye 10.000 plantas, arbustos y árboles de la región de Estrasburgo, cuya misión es absorber carbono mientras producen oxígeno. La densa vegetación también servirá para combatir el efecto del calor urbano mientras se recupera el agua de lluvia. El diseño del edificio utiliza estrategias de diseño pasivo, así como un techo solar fotovoltaico y térmico, un parque eólico vertical y una mini planta de biomasa.

Si quieres leer más noticias como esta suscríbete a nuestro boletín.