Entrevista con Ángel Villarino, director comercial de Fitoralia

El término ecológico hace referencia a principios como conservación, utilización óptima de los recursos naturales, sostenibilidad, biodiversidad, cuidado equilibrado del medio, sensibilidad social, etc. Sin embargo, la jardinería u horticultura ecológica debe estar apoyada de forma comprometida por los fabricantes de insumos para implementarla en óptimas condiciones. Como ejemplo de este compromiso, dentro del sector de los espacios verdes, destacan empresas con un portfolio de productos y una filosofía corporativa donde la palabra “ecológico” se repite hasta adquirir un especial protagonismo.

Entrevistamos al director comercial de Fitoralia, Ángel Villarino, empresa que se posiciona hoy en día como paradigma en cuanto a esta vinculación con lo ecológico. Conocemos así de primera mano su evolución, principales apuestas, planes de futuro y su amplia línea de productos, que va desde planteles para huerto, frutales, aromáticas y culinarias, hierbas para mascotas, hasta flores comestibles, pasando por productos para el cuidado vegetal, entre otros. Todo ello en diversos formatos y tamaños para aficionados al huerto y al jardín.

¿Cuáles son los beneficios de una jardinería u horticultura ecológica y cómo es la implicación de la empresa Fitoralia en este ámbito de lo “ecológico”?

Para nosotros, el respeto al medio ambiente. Ser capaces de producir de la manera más sostenible posible y poder ofrecer ese modelo de producción a nuestros clientes para alcanzar un reto mayor entre todos: que nuestro entorno sea mejor.

¿Qué razones han llevado a Fitoralia a estar tan comprometida con la sostenibilidad?

Desde siempre hemos estado vinculados a la producción de planta, y todos los que trabajamos en generar vida vegetal sabemos que el manejo de la producción es tan importante como la elección de una variedad, aprender a hacerlo de la manera más sostenible posible es un reto para cualquier empresa, hacerlo de la forma más ecológica posible es una consecuencia de ello.

El hecho de actuar bajo criterios ecológicos y sostenibles, ¿en qué medida encarece hoy en día el producto?

Solemos decir en Fitoralia que nosotros somos como un productor convencional pero que nos atan una mano a la espalda. Tenemos una serie de recursos en el mercado a los que no podemos recurrir y, por tanto, lo tenemos que sufragar con mayor imaginación y en ocasiones mayor esfuerzo y trabajo. Esto hace que en ocasiones el producto se encarezca algo más, es lógico, sobre todo aquellos productos que su tiempo de producción son más amplios como los frutales. En general nuestras materias primas eco son algo más caras, como los sustratos y las semillas, pero también podemos usar la imaginación para no aumentar costes. Por ejemplo, como no podemos utilizar herbicidas, tenemos dos posibilidades: o quitamos las hierbas a mano o las incorporamos al producto en forma de mulch vegetal, como la cobertura de trébol de nuestros frutales ecológicos. Eso es usar una técnica como un recurso, imaginación.

¿Cuándo nació Fitoralia? ¿Cómo ha evolucionado la firma desde entonces? ¿Qué balance hace hasta el día de hoy?

Fitoralia nace como empresa y concepto en 2013 y es fruto de una experiencia de producción familiar de muchos más años como vivero más local. Es innegable que la empresa ha experimentado un crecimiento exponencial desde entonces hasta llegar a nuestro posicionamiento actual como una de las empresas referentes del sector. El balance no puede ser más que positivo. Desde el punto de vista profesional y del personal, hemos aprendido (y nos quedan por aprender) muchísimas cosas que no esperábamos en el camino. Me quedo con eso. Para mí la vida es aprendizaje y cambio.

¿Cuáles es la misión, filosofía y valores de Fitoralia?

Siendo sincero, —bromea y sonríe—la misión de Fitoralia es ganar mucho dinero vendiendo productos, creo que ese detalle no se le debe escapar a nadie. Pero es evidente que sí tenemos una filosofía y una manera de hacer las cosas que está por encima de esa premisa. Productos respetuosos con el medio ambiente, servicio al cliente, asesoramiento, cuidado de nuestro entorno local, físico y humano, todas esas cosas son muy importantes para nosotros.


“Queremos cerrar el círculo de los productos necesarios para la producción ecológica”

¿Qué podría destacar de su amplio catálogo de productos?

Por un lado, nuestra colección general de planteles eco es un must. Todo punto de venta que se precie debería tener una sección huerto con una selección de esa gama según sea su target de cliente. Por otro lado, nuestras colecciones especiales como los picantes de la colección fuego o la colección fresas y la oriental nos ofrecen ese punto de especialista que te hace destacar por encima de los demás, claro que ¿qué me dices de poder ofrecer unos frutos del bosque ecológicos? Y también están nuestras nuevas gamas de productos para este año, las semillas, abonos y sanidad vegetal, todo ecológico. En fin, yo creo que no se deberían perder nada, jajajaja.

¿Cuáles son las tendencias de los consumidores finales hacia las gamas de producto de Fitoralia?

Tenemos mucha interacción con los consumidores finales a través de nuestras redes sociales, y lo que detectamos es que les sorprende la calidad de nuestras variedades y el catálogo. Eso de poder escoger entre decenas de variedades les vuelve locos (positivamente, claro). Por eso decidimos acompañar nuestras plantas con todo lo necesario para que los consumidores tengan éxito en sus producciones: los abonos, la sanidad vegetal…


“Todo punto de venta que se precie debería tener una sección huerto con una selección de esa gama según sea su target de cliente”

¿Qué podría destacar de las instalaciones de sus viveros, transporte, servicio integral…?

Nuestro vivero se compone, como tantos, de unas zonas de cultivo que intentamos gestionar todo lo bien que podemos. Como tantísimos otros productores que nos acompañan en el sector, intentamos innovar y mecanizar hasta donde podemos, pero eso no siempre es fácil en producción de planta si tienes un catálogo tan variado como el nuestro. La logística de la planta es una de nuestras batallas principales, e intentamos llegar con nuestras plantas lo mejor posible a tantos sitios como podemos. El servicio para con nuestros clientes es uno de los aspectos en los que nos volcamos. Intentamos que se sientan acompañados: ninguna llamada sin responder, ningún correo sin escribir, ningún pedido sin atender… Por otro lado, desde el punto de vista comercial queremos ponérselo fácil al cliente asesorando a su punto de venta, y ponemos a su disposición carteles, expositores, etc.

¿En qué líneas de innovación trabaja la empresa en la actualidad?

Principalmente en completarnos como una empresa global de productos ecológicos. De esa idea nace Fitoralia #NaturalEcoLife: queremos cerrar el círculo de los productos necesarios para la producción ecológica. Teníamos la planta y este año ofrecemos las semillas, los abonos y la sanidad vegetal ecológica. En la medida de lo posible iremos incorporando productos que encajen en esa filosofía. Por ejemplo estamos trabajando en un kit para la producción de setas ecológicas.

¿Cuáles son los principales retos de la firma?

Ah, eso es fácil de responder. Ser felices.

Suscrbete