Ideas clave del Congreso AECOC de Ferretería y Bricolaje 2019

Llevamos ya un par de años con unos relevantes congresos de la AECOC, asociación multisectorial de profesionales de la industria y la distribución, que engloba a empresas de ferretería y el bricolaje, entre otras. Se trata de un encuentro que trae a la palestra temas de gran interés para los profesionales del sector. En especial, en esta 21ª edición, celebrada el pasado mes de marzo, cabe destacar la mayor participación de fabricantes y comercializadores, con una presencia mucho mayor de los primeros. Y, si hablamos de asignatura pendiente para el encuentro que se celebrará en 2020, esta será la de atraer a muchos más puntos de venta. De todas formas, si se ha de felicitar a los organizadores sería, en especial, por haber conseguido un considerable aumento de presencia global, así como del nivel de los ponentes.

Cabe destacar la conferencia del escritor Alex Rovira, quien invitó a los ferreteros a plantearse muchas cuestiones y a apostar por la creatividad para diferenciarse y no verse ahogados por los competidores, en un entorno que crece exponencialmente. Su ponencia resultó muy activa, llena de energía, poniendo encima de la mesa conceptos de futuro que tienen tanto de nuevo como de lógico. Ideas como “por qué no podrían dar las ferreterías dinero en metálico a los clientes”, cosa que ya ocurre con algunas aplicaciones en gasolineras. O bien esta otra sugerencia tan simple, pero tan difícil de ver, por desgracia: “¿Y si tuviéramos el escaparate más bonito de la zona, del barrio, adaptado a la estacionalidad del momento?”. La idea refleja la realidad de miles de escaparates que podemos ver en cientos de calles de nuestros barrios y ciudades, inmóviles, sin alma, con cajas amarillentas de hace siglos, dando así una pobre imagen. En ocasiones vemos incluso estanterías colocadas estratégicamente para tapar esos huecos que molestan tanto. Palabras como “es un palo tener que hacerlo”, “no tengo tiempo” o “no sirve para nada” es una constante que los profesionales del sector no dejamos de escuchar. Asimismo, tal y como señalaba Alex Rovira, adolecemos de “una flexibilidad en la oferta”. Ello “nos daría una agilidad aún mayor”.

“No esperes resultados diferentes si siempre haces lo mismo”, decía Einstein… sabias palabras, como estas de Steve Jobs: “Muchas veces la gente no sabe lo que quiere hasta que se le enseña”. Además de la flexibilidad de la oferta, la gestión de valor y el mayor alcance de nicho, otras de las competencias que destacó Alex Rovira son la “adaptación a la estacionalidad; universo digital; presencia y aprovechamiento de redes sociales; capacidad en operaciones big data, CRM y gestión del valor, así como la intercooperación y la capacidad de diálogo con los clientes”.

Gran aceptación entre los asistentes consiguió también la exposición centrada en el branding de Andy Stalman, considerado como “Mr. Branding” en varios países. Gracias a su magnética personalidad este experto se ha posicionado en puestos de liderazgo desde su juventud. Su idea principal es “construir marcas que unan a las personas”. Según Stalman, nueve de cada diez marcas “podrían desaparecer y el consumidor no lo percibiría”. Asimismo, puso de relieve la máxima de que “el branding es la diferencia entre ser reconocido o pasar inadvertido”. Se trata de “uno de los procesos para humanizar las marcas”.  Y añadió que “una marca es lo que la gente dice, siente o piensa sobre los productos, servicios y compañías”. Si estos no son creíbles, si las marcas no son humanas, nada es importante, nada es necesario.

Por otra parte, cabe destacar que el imperativo que marca el mercado actual es de conocer el camino que busca establecer sinergias entre tiendas digitales y tiendas físicas. La revolución tecnológica podría hacer pensar que el comercio físico tiene los días contados y la desaparición de las tiendas físicas es solo cuestión de un pequeño plazo de tiempo, pero la realidad es que la experiencia de compra en la tienda cuenta ahora más que nunca. Es un hecho que las empresas digitales abren cada día un mayor número de puntos de venta físicos. Y es que el consumidor de hoy en día desea tener una experiencia de compra completa. Existen unos límites inherentes en la experiencia del comercio electrónico. El comprador actual no quiere dejar de ver, tocar y sentir los productos y hacerlo en compañía. Solo una tienda puede proporcionar esta experiencia completa”.

Fuente: Marc Daro, experto en ferretería y bricolaje

Suscríbete