Malla antihierbas de última generación

Grupo Projar ha comenzado a distribuir una nueva malla antihierbas cuya diferencia radica en su tratamiento térmico y contra los rayos UV, además de no necesitar cobertura tras su instalación.

Las características de esta malla hacen que sea óptima en aquellos lugares que deben estar libres de malas hierbas para potenciar al máximo la cosecha de rayos ultravioleta como centrales energéticas y fotovoltaicas.

La malla, DuPont Plantex Platinium, fabricada en polipropileno, además de tener la ventaja de no estar tejida, y por tanto no deshilacharse, permite que penetre el aire, el agua y los nutrientes, a la vez que mantiene las malas hierbas bajo la superficie.  

Con un color verde oscuro que se integra en el paisaje, la malla evita la aparición de malezas y plantas invasivas como la Fallopia japónica, el perejil gigante, la hierba carnicera, la cola de caballo o la caña.

Sin necesidad de productos químicos y herbicidas, en respuesta a la reducción de sustancias activas fitosanitarias de la UE, esta malla permite acabar con estas malas hierbas. Así se evita el uso de este tipo de productos; por un lado, en zonas en las que hay una alta carga de energía y, por otro, en zonas poco accesibles bajo placas solares.  De esta manera, logra hacer más sencillo y seguro el mantenimiento de estas instalaciones para los operarios de las mismas.

Este nuevo sistema, con una instalación rápida y sencilla, es fuerte y resistente a la degradación del sol por rayos ultravioleta. Cuenta con una garantía de ocho años y se puede instalar de forma horizontal en terreno plano o en terraplenes inclinados.

Su diferenciación, respecto a otros sistemas, según explica la Product&Solution Manager de Projar, Ana Llopis, “radica en la gran resistencia a los desgarros ya que al no estar tejida y junto con el tratamiento térmico, aunque se corte, no se deshilacha, además cuenta con una excelente permeabilidad al agua, que permite el paso de agua de lluvia de forma natural y evita acumulación de presión hidrostática”. Junto a estas dos características, otra de sus diferenciaciones es “la permeabilidad al vapor de agua y al aire, que evita la condensación debajo del tejido, y su color verde oscuro para integrarse en el paisaje”, subraya Ana Llopis.  

Suscrbete