Jardines naturales: claridad y sencillez en el espacio. Por Fernando Pozuelo

Cada jardín refleja la personalidad de los que lo disfrutan, y sus gustos y preferencias son perceptibles en cada uno de los rincones del espacio. Es por ello que no hay ni un solo jardín igual; cada uno de ellos atiende a modelos similares, pero todos cuentan con un toque personal que los diferencia del resto.

Existen muchas ideas iniciales y tendencias que marcarán el estilo definitivo del diseño final como pueden ser los jardines naturales, que resultan ser un ejemplo de sencillez, sin sobrecargar el ambiente. Son los más demandados por aquellos que buscan un espacio creado a través de líneas puras basadas en la simplicidad y la transparencia. Tienen como objetivo no ocultar nada y dejar que todos los elementos exteriores del jardín queden a la vista dando al espacio una sensación de claridad y sencillez. Las transparencias no hacen referencia a la desnudez del espacio sino todo lo contrario puesto que el carácter diáfano del exterior posibilita una nueva concepción de espacio haciendo jardines más exclusivos a la vez que simples y abiertos a la ensoñación. Todos los componentes del jardín siguen un orden estudiado y ocupan el lugar indicado para para aportar armonía y formar una unidad completa.

La naturalidad del entorno viene marcada por la utilización de líneas rectas y básicas que posibiliten la construcción de un lugar diáfano, que se abre para descubrir la esencia del paisajismo, en general, y del jardín en particular. En estos espacios, considerados como obras de arte, la forma en la que están dispuestos los distintos elementos invita a disfrutar de un sitio único cargado de simbolismo donde la armonía, el confort y la naturalidad se convierten en pilares sobre los que se sustentan este tipo de jardines.

Para conformar de forma armónica todo el conjunto se utilizan colores y mobiliario que concuerden con las guías de estos jardines en los que se apuesta por los tonos tierra, siempre complementados con las especies naturales propias de la estación en la que nos encontramos.

Texto: Fernando Pozuelo Landscaping Collection

Suscrbete