Descensos en las exportaciones que afectan a la producción italiana

La disminución de las exportaciones de tractores conduce a una disminución de la producción «made in Italy», mientras que crece con respecto a otros tipos de máquinas, incluidos los tractores incompletos y las partes de tractores. La cifra de negocio se sitúa en 7.900 millones de euros (+1,5%), a los que hay que añadir un importe para componentes estimado en 2.700 millones y para jardinería estimado en 800 millones, con un valor de producción total de unos 11.400 millones de euros.    El mercado italiano cuenta con 18.442 tractores, menos de la mitad de las ventas de vehículos usados.

El descenso de la demanda exterior de tractores, provocado en gran parte por la caída del mercado francés, se refleja en las exportaciones italianas, que en 2018 mostraron un descenso respecto al año anterior del 9,9% en términos de unidades (45.474 frente a 50.467 en 2017) y del 9,3% en valor (1.235 millones de euros).

A pesar de la crisis — explicó el presidente de FederUnacoma, Alessandro Malavolti, durante la Asamblea General celebrada en Varignana (BO)— esta tarde  los volúmenes de exportación se mantienen en buenos niveles gracias a la tendencia positiva del mercado estadounidense, donde las ventas de tractores fabricados en Italia crecen en valor un 11,4%. Las exportaciones también son activas en España (+7,4%), mientras que Bulgaria es el país que registra el aumento más significativo de tractores italianos (+27%, por alrededor de 39 millones de euros).

El descenso de las exportaciones afecta directamente a la producción italiana; debido al menor número de pedidos, se reduce en un 5,3% en número (56.240 máquinas frente a las 59.362 del año anterior) y en un 6,3% en valor (1.830 millones de euros). El saldo final es diferente para los tractores incompletos y las piezas de tractores, que son impulsados por un aumento de las exportaciones y alcanzan un valor de 946 millones de euros, un aumento del 6,3% en comparación con el año anterior. Los buenos resultados obtenidos por los otros tipos de máquinas (procesamiento y equipamiento), que registran un aumento de las exportaciones (+3,4%) que empuja a la producción industrial a una cifra de negocios de 5.160 millones de euros con un aumento del 3,7%.

Los datos de la Oficina Estadística FederUnacoma indican un valor de la producción italiana de 7.900 millones de euros con un crecimiento del 1,5%, al que hay que sumar las cifras de los sectores de componentes y jardinería, que no se pueden estudiar analíticamente, pero se estima que tienen un valor de 2.700 millones y 800 millones respectivamente. En total, el valor estimado de la producción italiana es de 11.400 millones de euros.

De la producción italiana de tractores, una parte minoritaria se vende en la propia Italia, donde el mercado absorbió 18.442 tractores en 2018, con una disminución del 18,8% en comparación con el año anterior, una disminución debida más a los mecanismos estadísticos que a la tendencia real del mercado (las matriculaciones en 2018 sólo parecieron disminuir como reflejo del pico anómalo que se produjo a finales de 2017, cuando muchos fabricantes registraron existencias de maquinaria en stock, antes de la entrada en vigor de las nuevas normas de homologación —Reglamento madre— que habrían hecho que los modelos producidos de acuerdo con la antigua legislación dejaran de ser comercializables).

También en el ámbito de los vehículos con matrícula, se registran notables descensos en el caso de los tractores con plataforma de carga (vehículos todoterreno polivalentes), que en 2018 presentan un déficit del 34,2%, a razón de 634 unidades vendidas, cifra que dista mucho del máximo alcanzado en 2017 (963 unidades con un aumento del 24,7%). «La tendencia a largo plazo indica un descenso constante del mercado italiano —explicó el presidente de FederUnacoma Alessandro Malavolti— debido a factores como la reducción del número de explotaciones activas y el progresivo descenso de las rentas agrarias, así como, en gran medida, al peso de las ventas de vehículos usados».

En los últimos años, las ventas de tractores de segunda mano han sido más del doble de las de los nuevos (37.807 en 2018, con un crecimiento del 7,4% respecto al año anterior). La tendencia se mantiene sin cambios este año, confirmando que la venta de vehículos usados desplaza a las máquinas de nueva generación y contribuye significativamente a reducir los estándares de calidad de nuestra flota de equipos mecánicos (los tractores de segunda mano comprados tienen una antigüedad media de veinte años). Las cifras referidas a los primeros cinco meses del año ven una cantidad de 19.590 tractores usados vendidos en Italia, con un incremento respecto al mismo período de 2018 del 5,9%, cifra preocupante si consideramos que supera en más de mil máquinas el total de matriculaciones de tractores nuevos matriculados en todo el año 2018.

Fuente: FederUnacoma

Suscrbete
Acerca de ProfesionalesHoy 5105 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy