Fusión entre arquitectura, paisaje y restauración

TEXTO: Fernando Pozuelo.
Fernando Pozuelo Landscaping Collection @Jardindeautor

A la hora de decantarnos por un restaurante en el que pasar una agradable velada, ya no solo nos basta los platos que puedan tener en carta o el chef que los cocine. Cada vez más se tienen en cuenta otros factores, externos a los alimentos, que propician que el consumidor viva una experiencia única en la que todas las sensaciones que lo rodean sean positivas. El sector de la restauración lo sabe y, por ello, intenta ofrecer a sus clientes una experiencia completa y exclusiva en la que se preste más atención al entorno en el que está se ofrece. Atrás quedaron los restaurantes que se centraban únicamente en sus productos descuidando dónde lo servían. Ahora el entorno es clave incluso a la hora de que una persona se decida entre cenar en un lugar u otro.

Nos encontramos ante un paradigma en el que cada vez se funden más los conceptos de arte, paisajismo y sociedad. Al final, por suerte, el momento en el que nos encontramos trae consigo una sociedad más concienciada con la necesidad de vivir un cambio ecológico. Las personas se refugian en los espacios verdes y los utilizan para mantener el planeta y colaborar ante la reducción del conocido trastorno de déficit de la naturaleza.

En el caso del restaurante La Borda del Mentidero, desde Fernando Pozuelo Landscaping Collection nos hemos centrado en la fusión de espacios, uniendo madera con naturaleza y continuando así con la tendencia que ha marcado el premio BBConstrumat que ha otorgado este 2019 su galardón al edificio de madera más alto de España. El recinto principal de La Borda del Mentidero consta de una enorme nave de madera integral compuesta por una estructura metálica interior. Esta estructura de madera está integrada en el entorno, no solo gracias al empleo de este material, sino también gracias a la implementación de plantas, tanto naturales como simuladas, en el interior y exterior de este. Creando un ambiente y un espacio agradable por el que el consumidor podrá no solo sentirse arropado a la hora de cenar, sino también adentrarse en un paseo que le evoque un sinfín de sentimientos positivos.

En esta obra en concreto, se han empleado muchísimas especies culinarias como hierbabuena, orégano o plantas de huerta como las berenjenas, el tomate o el pepino. Esto permite también convertir ese espacio único en una fuente de producto exclusivo y ecológico para el restaurante. Una fusión que, sin duda, deja de manifiesto el poder de la naturaleza a la hora de ofrecer una experiencia completa que no solo se cree en un buen entorno, sino que este mismo potencie la calidad de los productos a consumir.

Integrar historias y experiencias naturales puede estar al alcance de cualquiera y cada vez debería ser más primordial para este tipo de espacios de restauración. La clave es que debe existir la vocación de crear entornos únicos que ayuden a conservar el planeta en el que vivimos y el universo interno que nos acompaña.

Suscrbete
Acerca de ProfesionalesHoy 5108 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy