Entrevista con Francisco Javier Carmona Merello, ingeniero industrial y MBA por San Telmo Business School

«Las ventajas que ofrece la certificación de insumos para agricultura ecológica bajo las normas UNE son de gran valor para todos»

El sector de la agricultura ecológica en España y en el mundo no para de crecer. A nivel mundial, según FIBL, el instituto de investigación suizo de referencia internacional, la superficie dedicada a la agricultura ecológica ha superado los 71 millones de hectáreas y los 100.000 millones de euros. Este auge viene acompañado de una visión moderna que lleva también a un incremento de la demanda de fitosanitarios y fertilizantes aptos para este dinámico sistema de producción. El consumo y la producción sostenible es uno de los objetivos a tener en cuenta en las estrategias que han de implementar las empresas, especialmente en el ámbito de la producción agraria, donde España cuenta con una situación de liderazgo a nivel mundial que debemos aprovechar.

Para una mayor información sobre cuál es el objetivo de la certificación de los insumos bajo normativas UNE utilizables en la agricultura ecológica entrevistamos a Francisco Javier Carmona Merello, ingeniero industrial por la Universidad de Sevilla y MBA por San Telmo Business School. Con ocho años de experiencia en el ámbito de la certificación, lleva más de cinco como responsable del área de Insumos y Tecnológico en Sohiscert, primera entidad acreditada por ENAC y primer organismo privado de certificación autorizado en España para producción ecológica.

¿Cuál es el papel de España en la producción ecológica dentro del contexto europeo?

En España, según el último informe oficial publicado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, la superficie agraria útil en agricultura ecológica ha superado ya el 10%, con más de 40.000 productores y casi 2,25 millones de hectáreas, ocupando nuestro país la primera posición en superficie de la Unión Europea y la cuarta a nivel mundial.

Si bien la mitad se destina a pastos permanentes, una cuarta parte a cultivos de tierras arables y la otra cuarta parte a cultivos permanentes. Por cultivos, los cereales, el olivar y los frutos secos acumulan más de 500.000 hectáreas. Destacar también los frutales, plataneras, subtropicales y cítricos que aumentaron en conjunto durante 2018 casi un 20%, más del doble que las hortalizas y fresas cuya superficie aumentó en el último año un 8,6%.

Con este incremento productivo ¿También ha aumentado la necesidad de la utilización de agronutrientes, bioestimulantes y microorganismos certificados?

A nivel nacional, efectivamente ha propiciado una mayor demanda de productos fertilizantes. A la aparición de residuos de sustancias no permitidas en ecológico, con los problemas que plantea a operadores del sector y consumidores, se añade que falta uniformidad de criterios en la certificación de insumos, que están basados en los pliegos de cada entidad.

Ante esta situación, existe la necesidad de un marco normativo que establezca unos criterios comunes para unificar los requisitos y especificaciones que han de cumplir los fabricantes de insumos destinados a producción vegetal ecológica, así como los criterios de auditoría bajo los cuáles las entidades de certificación deben operar.

Auditoria en agricultura ecológica.

¿Cómo actúa Sohiscert sobre la Certificación de Insumos bajo las normas UNE?

Sohiscert, tras el inicio de su actividad como Entidad de Certificación para Producción Ecológica, hace veinte años, detectó la necesidad de ofrecer a los agricultores ecológicos una garantía adicional a los fertilizantes que adquirían, desarrollando el servicio de certificación SHC de insumos para agricultura ecológica en base a sus estándares privados.

Tras este largo período en el que los requisitos verificados y el nivel de cumplimiento se han ido incrementando en los últimos años, Sohiscert apuesta en este momento por dar un paso hacia delante, dentro del ámbito de la certificación de insumos para agricultura ecológica y se decide a implantar el procedimiento de certificación establecido en las normas de Insumos UNE, que permitirá aportar un valor añadido a los productos, avanzar en la transparencia y proporcionar mayores garantías a los productores.

¿Cuáles son las normas publicadas y cuál es el objeto de aplicación de cada una de ellas?

Las normas de insumos UNE se compone de tres documentos; dos relativos a requisitos de producto: UNE 142500:2017 –Insumos utilizables en la producción vegetal ecológica. Fertilizantes, enmiendas y sustratos de cultivo y UNE 315500:2017– Insumos utilizables en la producción vegetal ecológica. Productos para la gestión de plagas y enfermedades. Y una tercera norma, UNE 66500:2017 de aplicación a las entidades de certificación, donde se recogen los requisitos mínimos para la certificación de insumos utilizables en agricultura ecológica según las dos primeras.

¿La aplicación de estas normas permite el uso de nuevos productos para la fertilización?

Estas normas UNE se basan en la regulación europea de Producción Ecológica, el R(CE) 834/2007 y en el R(CE) 889/2008 en el que se establecen las disposiciones del anterior. En este sentido, para el caso concreto de fertilizantes, los productos permitidos en agricultura ecológica son los relacionados en el Anexo I del R(CE) 889/2008 y posteriores modificaciones.

¿Cuál es el ámbito de aplicación de la norma UNE 142500?

El ámbito de aplicación de esta norma incluye a todos los fabricantes de productos fertilizantes, enmiendas y sustratos utilizables en producción vegetal ecológica, entendiéndose por fabricante la persona física o jurídica responsable de la puesta en el mercado del producto, ya sea productor, envasador o distribuidor.

En lo que respecta a los productos, ampara a los productos fertilizantes que cumplen el Real Decreto de Fertilizantes, Reglamento de abonos CE y sustratos. Por tanto, un primer requisito es que el producto se encuadre dentro del marco normativo general de fertilizantes y sustratos, donde se excluyen los coadyuvantes coformulantes, aditivos y excipientes.

Dentro de la norma UNE 142500 de aplicación a los productos fertilizantes, ¿qué requisitos son reseñables y a tener en cuenta por los fabricantes?

Dentro de los requisitos a cumplir por los fabricantes de fertilizantes cabría destacar una serie de bloques:

  • Materias primas, donde el fabricante debe de tener implantado un control de proveedores y disponer de los correspondientes documentos legales de los mismos.
  • Proceso de fabricación, para el que los fabricantes llevarán un control del proceso, llevándose a cabo los admitidos por la norma para cada tipo de producto.
  • En la parte de proceso de envasado, etiquetado y producto comercializado se ha de tener en cuenta el registro del producto en el MAPAMA, si aplica, y las menciones realizadas, teniendo en cuenta la restricción de términos y logos protegidos (eco, eurohoja, etc.).
  • Trazabilidad y sistema de autocontrol, disponiendo de un adecuado sistema de trazabilidad, así como un sistema de autocontrol basado en análisis según tipo de producto.
  • Evaluación de riesgos, para la que la norma incluye una tabla que ha de ser evaluada por la empresa con el fin de establecer las medidas preventivas oportunas.

¿Existe alguna lista de chequeo en la que pueda basarse el fabricante de cara a verificar, previo a la auditoría, el cumplimiento de los requisitos establecidos?

Sí, se incluye dentro de la norma UNE 142500 el anexo B, que contiene una lista de comprobación de los requisitos que debe cumplir el fabricante de fertilizantes, enmiendas y sustratos utilizables en producción vegetal ecológica.

Esta lista de comprobación incluye los requisitos establecidos para cada uno de los bloques. Así mismo, en su anexo A se recogen una serie de modelos de declaración (materia prima, OGM, producto final, etc.) que pueden servir de orientación a los fabricantes.

¿Cuál será el proceso de certificación que se llevará a cabo?

El proceso de certificación es similar al proceso establecido para cualquier otro alcance y que se puede dividir en tres pasos: 1) Gestión de la Solicitud, donde la empresa declara su unidad de producción y características de los productos a certificar. Esta solicitud es revisada previa planificación de la visita. 2) Evaluación, llevando a cabo la visita in situ y elaborando el informe de auditoría. Así mismo, en el caso que se recojan incumplimientos, éstos serán comunicados y valoradas las acciones correctivas, si aplica. 3) Toma de Decisión, en el que la persona responsable revisa el informe para su presentación a la Comisión de Certificación donde se toma la decisión final.

¿Con qué frecuencia se llevarán a cabo las auditorías, cuándo y en qué consisten esas auditorías?

Las auditorías se realizarán anualmente, durante el período de validez del certificado. La norma establece un ciclo de cinco años y cuatro tipos de auditorías:

  • Inicial: Auditoría cuando se inicia la actividad en la que se visitan todas las instalaciones y en las que se tomará al menos una toma de muestra.
  • Anual de mantenimiento: Auditorías llevadas a cabo durante los años 2, 3 y 4 del ciclo en la que se realizan comprobaciones parciales de aspectos críticos, con la visita de al menos una de las instalaciones y en las que se tomará al menos una toma de muestra.
  • Anual de renovación. Auditoría llevada a cabo el año 5, de idénticas características a la auditoría inicial.
  • Adicional: Auditorías para el cierre de no conformidades graves o muy graves, cambios que afecten a productos incluidos o reclamación de la autoridad competente.

¿Qué ventajas ofrece por tanto la certificación de insumos para agricultura ecológica bajo las normas UNE?

Esta certificación permitirá la diferenciación de los productos fabricados por las empresas de insumos, necesaria en un mercado cada vez más competitivo debido al crecimiento del mercado de los últimos años.

Asimismo, es importante resaltar que estas normas cuentan con el respaldo de todas la Autoridades Competentes, lo que permitirá a los agricultores usuarios de estos productos, agilizar las auditorías que reciban en sus explotaciones ecológicas.

Sohiscert, dentro de su estrategia de mejora continua en el sector de la certificación agroalimentaria, apuesta por una certificación de calidad que ofrezca a las empresas las mayores garantías y sea llave de paso a los mercados más exigentes, contando además con un amplio catálogo de certificaciones. Atendiendo a estos principios y utilidades, el objetivo de Sohiscert es ofrecer un servicio del mayor nivel mediante la certificación de insumos para agricultura ecológica según normas UNE. Fuente: AEFA

Suscrbete