AEFA dona mascarillas a más de 100.000 trabajadores del campo

Coincidiendo con el inicio de campaña de recogida de fruta de temporada, AEFA coordina la donación de 90.000 euros proveniente de sus asociados para la compra de mascarillas y entrega a los trabajadores del campo.

Con esta iniciativa solidaria, AEFA fortalece el reconocimiento del trabajo de miles de agricultores y trabajadores del campo, que, a pesar del estado de alarma, continúan trabajando para garantizar el abastecimiento de frutas frescas a la población.

Este material está homologado y tanto su compra como logística de distribución ha sido gestionada a través de TRAGSA, gracias a la mediación del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, por lo que cuenta con todas las garantías de protección y seguridad marcadas por Sanidad. El material es distribuido por Cooperativas Agro-alimentarias de España, vía sus federaciones regionales y cooperativas, a los trabajadores que participan en la recolección de fruta en varias regiones de nuestro país.

La recolección de fruta de hueso se desarrolla principalmente enmarcada desde finales de primavera y mediados de verano en Andalucía, Murcia, Valencia, Extremadura, Aragón y Cataluña.

Destacamos que las mascarillas están fabricadas por la Fundación Laboral de Minusválidos Sta. Bárbara, cuyo personal son trabajadores discapacitados físicos, psíquicos y sensoriales que habitualmente confeccionan vestuario laboral bajo la marca FUSBA, y que, a raíz de esta crisis sanitaria, ha apostado por fabricar mascarillas para garantizar su suministro donde más se necesiten.

Más eficientes en solidaridad trabajando en equipo

AEFA, como Asociación es sabedora de que uno de sus principales activos está en su equipo, sus asociados y por ende sus personas. Recaudar recursos económicos para ponerlos a disposición de colectivos que lo necesitan sólo es posible gracias a la involucración de muchos y su suma nos hace más fuertes y eficientes.

Por ello, tras la decisión de poner en marcha este proyecto de acción solidaria ha querido sumar involucrando a grandes y eficientes actores como:

  • Cooperativas Agro-alimentarias de España, que representa a 3.699 empresas cooperativas repartidas por todo el territorio nacional, con más de un millón de socios y genera más de 100.000 empleos. Las cooperativas no han parado su actividad durante el COVID-19, garantizando en todo momento el abastecimiento de alimentos a la población y han adaptado sus almacenes y plantas de transformación para garantizar la seguridad de sus trabajadores. Además, como empresas de economía social han realizado donaciones de material sanitario a centros de salud y alimentos a hospitales y ONGs, y han participado de forma muy activa en la desinfección de las poblaciones donde están ubicadas.
  • Tragsa y el Ministerio de Agricultura. Tragsa es un medio propio instrumental de las administraciones públicas que participan en su accionariado público en su totalidad. Bajo la tutela del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, forma parte de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Su actividad principal está enfocada a la realización de obras, trabajos y prestación de servicios relacionados con la agricultura, el desarrollo del medio rural, el medio ambiente, y la gestión de los recursos naturales, así como otras vinculadas al apoyo a las administraciones, en particular ante todo tipo de emergencia social, catástrofe natural o accidente climático.
  • Fundación Laboral Santa Bárbara de Hunosa, empresa igualmente de titularidad pública en el marco de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Con sede en el municipio asturiano de Siero, su plantilla está integrada en su totalidad por personas con discapacidad. Especializada en dotación de medios, materiales y equipos para trabajos especiales, ha comenzado a fabricar mascarillas, principalmente higiénicas desechables en el marco de la actual pandemia. Fuente: AEFA
Suscrbete