JCB reparte más de diez mil comidas entre los más necesitados

Durante este tiempo de crisis por el Covid-19, el personal de catering de la sede de JCB en Rocester, Reino Unido, ha trabajado sin descanso preparando pasteles caseros, macarrones con queso y platos a base de boloñesa para las familias y personas más desfavorecidas. Con este plan, ideado por Carole Bamford, esposa del presidente de JCB Lord Bamford, se ha conseguido repartir 10.000 comidas desde la cocina de JCB. Unos menús que han requerido de toneladas de alimentos y ganas de ayudar a quienes más lo necesitan.

Pero JCB, presente también a gran escala en India, donde tiene fábricas en Delhi, Pune y Jaipur, es consciente de la crítica situación también allí y ha redoblado sus esfuerzos en el país. En su afán por llegar al mayor número de personas posible, han conseguido preparar nada más y nada menos que 100.000 comidas.

La creadora del proyecto Carole Bamford ha dicho estar muy orgullosa del trabajo de todo un equipo: «Estoy muy orgullosa de todo el trabajo que están llevando a cabo los equipos del Reino Unido y la India. Sus esfuerzos están marcando una verdadera diferencia en las vidas de muchísimas personas en nuestras comunidades».

A esto se suma el trabajo de fundaciones en Reino Unido como Hubb, que distribuyen miles de comidas a niños y familias necesitadas, una ayuda vital en estos momentos, según su fundadora Carol Shanahan: «No se puede subestimar el impacto que la iniciativa de JCB está teniendo en las familias de nuestra ciudad. Los que reciben los alimentos están muy agradecidos de que empresas como JCB estén interviniendo para ayudar en este momento».

Desde las cocinas, el chef de JCB Alastair Rowe se alegra de estar pudiendo ayudar: «Es muy gratificante para todo el equipo estar involucrado en este proyecto. Hemos tenido una maravillosa retroalimentación que muestra que nuestras comunidades realmente aprecian lo que JCB está haciendo en estos difíciles momentos.»

Además de proporcionar miles de comidas, JCB también ha donado equipos de protección individual vitales a los trabajadores de primera línea y JCB y sus empleados se han ofrecido como voluntarios para producir mascarillas para los servicios de salud. Inspirados por estos esfuerzos, los atletas patrocinados por JCB, entre los que se encuentran el piragüista de slalom Adam Burgess y el saltador de triple salto Ben Williams, también han querido sumar con el reto de levantar pesas en una maratón y con lo que llevan recaudados casi 3.000 euros para ayuda hospitalaria.

Las cocinas de JCB en Staffordshire están siendo apoyadas con la provisión de alimentos de granjas orgánicas en Daylesford en Gloucestershire. La granja, fundada por Carole Bamford, ha suministrado carne picada de vacuno orgánica al proyecto, con personal trabajando siete días a la semana para apoyar la iniciativa de ayuda alimentaria. A lo que se suma que en el Reino Unido JCB también está trabajando con el Ayuntamiento de Stoke-on-Trent en la distribución de comidas a los adultos y niños vulnerables de toda la ciudad.

Suscrbete