Carta verde para la apertura de los centros de jardinería

Por fin los centros de jardinería podrán abrir sus puertas. Buena noticia para el sector y una puerta abierta a la esperanza de que el sector pueda volver a los niveles previos de esta crisis del Covid-19 más pronto que tarde. Este lunes 11 de mayo arrancan las fases de desescalada establecidas por el Gobierno y a la espera de que fuesen recogidas por el BOE para conocerlas a fondo. El pasado sábado día 2 se ofrecían más detalles sobre las normas a seguir en las etapas más inmediatas y la publicación en el BOE se ha producido finalmente este domingo por la tarde.

El comercio de flores, plantas, abonos, fertilizantes y alimentos para mascotas está incluido en el listado de productos de primera necesidad no alimentarios y fue recogido en toda la normativa sobre medidas preventivas como consecuencia del COVI-19 publicada por las Comunidades Autónomas, sin embargo, la publicación del RD 463/2020 por el que se declaró el estado de alarma incluyó únicamente alguno de ellos. Sí se permitía la venta de plantas de huerto y de alimentos para mascotas, lo que permitiría la apertura de centros de jardinería, pero estos permanecieron cerrados, ya que el grueso de la comercialización, que son la planta ornamental y jardinería no estaba permitido.

Tras varias semanas de clausura, finalmente se autoriza la apertura de los centros de jardinería como una excepción de los establecimientos de más de 400 metros cuadrados en las provincias o zonas sanitarias en fase 1. “En el ámbito del comercio minorista y de prestación de servicios, se mantiene la apertura de los locales y establecimientos minoristas siempre que tengan una superficie igual o inferior a 400 metros cuadrados, y con excepción de aquellos que se encuentren dentro de parques o centros comerciales sin acceso directo e independiente desde el exterior. Asimismo, podrán proceder a su reapertura al público, mediante la utilización de la cita previa, … los centros de jardinería y viveros de plantas sea cual fuere su superficie de exposición”.

El sector de flor cortada y planta ornamental ha sido uno de los sectores agrario más afectados por la crisis derivada del Covid-19 al sufrir una caída vertiginosa del consumo nacional e internacional. Los productores de flores han visto clausurados sus puntos de comercialización, la venta de flores y plantas ornamentales se ha hundido. Desde asociaciones y federaciones del país se han venido planteando al Ministerio de Agricultura la aprobación de medidas extraordinarias urgentes. Los productos del sector de flor cortada y planta viva representan, según Fepex, un 3,2% de la producción vegetal final (PVF), con un valor de la producción nacional en origen de más de mil millones de euros. La rentabilidad social de la producción es muy elevada, dado el alto contenido en mano de obra que se incorpora y supone alrededor de 40.000 empleos concentrados en zonas donde la dependencia de este sector es muy alta. En esta crisis del Covid-19.

El sector de la flor cortada en España ha sido uno de los grandes olvidados, pero, por fin, tal y como explican desde la AECJ, el Gobierno ha entendido que “los metros que ocupan son imprescindibles para garantizar la buena salud de las plantas, que no se pueden apilar, deben respetar su espacio y las de exterior recibir la luz del sol. Esto es, por otro lado, un seguro para las visitas, ya que no se producirán en su interior aglomeraciones, ni siquiera cruces entre clientes si se respetan los circuitos establecidos”.

Se estima que los Centros de Jardinería de la Asociación Española de Centros de Jardinería facturan cerca de los 400 millones de euros al año, de los cuales un 45 % se concentran en la primavera. “El estado de alarma ha coincidido con la época de más ventas, por ser el momento del año en que se preparan terrazas, balcones y jardines, la mejor época para la plantación, preparación en Semana Santa y, con un día clave de venta para todos como es el Día de la Madre. En efecto, históricamente, el primer domingo de mayo es el día de mayor venta del año de un Centro de Jardinería”, explican desde la asociación.

Desde la AECJ se ha mantenido contacto con las autoridades para colaborar e informar a todos los Centros asociados y se ha elaborado una Guía de Buenas Prácticas, consensuada también con la International Garden Center Association, en el que se recogen rigurosamente todas las medidas sanitarias e informativas para poder subir la persiana de manera segura para clientes y trabajadores.

Ante este sector, una puerta abierta pero un futuro incierto. Atendiendo a algunas de las estimaciones más optimistas de la evolución de esta crisis del Covid-19 en nuestro país, la CEOE prevé una rápida recuperación a pesar del batacazo inicial. En su último informe la patronal estima que el PIB caerá este año entre un 5% y un 9% y que el paro crecerá entre medio millón y más de 900.000 personas, con una tasa que podría escalar hasta el 18%. Sin embargo, teniendo en cuenta que la economía se enfrenta esta vez a un “shock de impacto”, puntualiza que los niveles de actividad podrían alcanzar en diciembre los existentes al cierre de 2019, con lo que la recuperación en un escenario como el actual debería ser más rápida que al final de ciclo del tipo de la pasada recesión. Asimismo, la CEOE augura que el PIB experimentaría un notable rebote del 5,2% en 2021. Trabajemos con esa esperanza y “al mal tiempo, buena cara”.

Suscrbete