El RJB ha donado sus flores a la Real Congregación de San Isidro para la celebración del patrón de Madrid

El Real Jardín Botánico (RJB) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) se ha unido a la celebración de la festividad de San Isidro, patrón de Madrid, aunque la de este año sea singular y diferente por la crisis sanitaria del coronavirus (COVID-19) en la que todavía nos encontramos inmersos. Y lo ha hecho ofreciendo una parte de sus colecciones vivas, sus flores, que, en una situación normal, disfrutarían miles de madrileños en su visita al Jardín durante las fiestas de San Isidro.

Atendiendo a una petición realizada al director por la Real Congregación de San Isidro de Madrid, una gran parte de esas flores han lucido en la Real Colegiata, donde se encuentra el cuerpo incorrupto del patrón de la capital madrileña y de la agricultura, con motivo de la Misa concelebrada y los actos litúrgicos conmemorativos de la festividad.

El director del RJB-CSIC, Esteban Manrique, ha señalado que “hace unos días se puso en contacto con el Jardín Jorge Matas, consiliario de la Real Congregación de San Isidro, solicitando que se repitiera la iniciativa que ya habíamos tenido anteriormente con hospitales y residencias de donar flores, en este caso para la decoración de la Real Colegiata en su día grande. Dado que este año su celebración va a ser especial por la pandemia de coronavirus, accedimos de manera inmediata a la petición, ya que el Jardín permanece cerrado y ningún visitante puede disfrutar por ahora de su floral primavera”.

Como en las anteriores ocasiones, la Unidad de Jardinería y Arbolado ha coordinado esta donación de flores que han podido disfrutar aquellos pocos que han asistido en persona a los actos litúrgicos, oficiados por el cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, así como todos los que los han seguido desde sus casas, ya que, por primera vez, la Real Congregación ha ofrecido este año todos sus cultos a través de su canal de Youtube y el canal autonómico Telemadrid.

Se da la curiosidad entre ambas instituciones que, cuatro años antes de crearse el Real Jardín Botánico, en 1751, el mismo rey, Fernando VI, aprobó las Constituciones de la Congregación de San Isidro, concediéndola los títulos de Real, Muy Ilustre y Primitiva el 16 de mayo de 1751 en el Convento de san Hermenegildo, de Carmelitas Descalzos, en la actual parroquia de san José ubicada en la calle Alcalá.