El Real Jardín Botánico ha celebrado virtualmente el Día Internacional de los Museos

Vinculado al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Real Jardín Botánico (RJB) es un referente en la investigación botánica de nuestro país que, además, cimienta su labor científica en la conservación, la educación y la divulgación.  Creado en 1755 por el rey Fernando VI, el próximo 17 de octubre cumplirá 265 años de existencia, 239 de ellos en su actual emplazamiento, el Paseo del Prado, a donde terminó su traslado en 1781 Carlos III.

Catalogado como un ‘Museo vivo’ con 5.500 especies diferentes en sus colecciones vivas, el Real Jardín Botánico ha celebrado el pasado 18 de mayo el Día Internacional de los Museos de una manera especial, distinta a la de años anteriores al mantener cerradas sus instalaciones como consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus (COVID-19) y, así, como resultado de esta situación, para sumarse a esta conmemoración, invita a sus visitantes a celebrar ‘virtualmente’ esta conmemoración ofreciendo imágenes de cuatro de sus colecciones que estos días no pueden ser disfrutadas: sus peonías, iris, rosas y orquídeas.

Localizadas principalmente en la Terraza de los Cuadros, las peonías (Paeonía sp., nombre científico) son un verdadero espectáculo, de una belleza efímera en cuyo hechizo caes nada más contemplarlas.  De hecho, las peonías se asocian al simbolismo de la felicidad y la hermosura. Las peoniáceas (Paeoniaceae) constituyen una familia monogenérica de plantas dicotiledóneas rizomatosas originarias de diversas regiones de Europa, Extremo Oriente (especialmente de China) y de América del Norte, usualmente referidas como peonías. Paeonia, el único género de la familia, comprende unas 36 especies aceptadas de las aproximadamente 167 descritas.

Al igual que las peonías, los lirios (Iris sp.) son otros de los grandes protagonistas de la primavera en el Real Jardín Botánico. De fantásticos colores, llamativas formas y sugerentes nombres, la colección de iris del RJB se distribuye por distintas zonas del Jardín.

El RJB-CSIC destaca su papel como Museo vivo ofreciendo imágenes de  cuatro de sus colecciones que no pueden ser disfrutadas por el cierre temporal del Jardín como consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus

Iris = “buenas noticias”

De la familia Iridaceae, los lirios son plantas herbáceas, bulbosas y vivaces. Son característicos sus tres sépalos coloreados y adornados con líneas y puntos, que se doblan e inclinan hacia abajo a modo de “pista de aterrizaje” ya que su polinización es llevada a cabo por insectos voladores. Los tres pétalos son centrales y erguidos, protegiendo a los tres estambres.  Su género comprende un centenar de especies distribuidas por las regiones templadas del hemisferio norte. De ese número, unas quince especies son españolas. El nombre latino Iris, significa “buenas noticias”, tan necesarias durante estos días, y hace referencia a los vivos colores de sus flores, que recuerdan a los del arco-iris.

La rosaleda del Real Jardín Botánico se sitúa en los cuatro cuadros centrales de la terraza baja, la más próxima al Paseo de Prado y contiguos a la Puerta del Rey, los cuadros 7, 8, 9 y 10. Para su plantación se utilizó principalmente una colección de variedades antiguas de rosales, cedida por Doña Blanca Urquijo. A esta colección se agregaron todas las especies silvestres que el Jardín ya poseía.

Como complemento, se han añadido a lo largo de estos años numerosas variedades de rosas extranjeras. La colección actual pretende reunir la mayor parte de especies pertenecientes al género Rosa, así como variedades antiguas. Entre estas últimas se escogieron las más significativas en la historia del género, las que han dado origen a los distintos grupos o con las que se obtuvieron las variedades modernas. De éstas, únicamente se incluyen las consideradas como clásicas.

Con más de 400.000 visitantes en 2019, el RJB también muestra exposiciones artísticas en espacios como el Pabellón Villanueva o el Invernadero de Bonsáis

El exotismo de las orquídeas del RJB

La mayoría de las orquídeas, la cuarta colección que ofrecemos ‘virtualmente’, se encuentran en el departamento dedicado a los ambientes tropicales del Invernadero de exhibición. Desde diciembre y durante todo el invierno es la temporada de mayor esplendor de las orquídeas.

Una característica de estas especies es la vida epífita, es decir, el emplazamiento sobre troncos de árboles para acceder a estratos con una mayor cantidad de luz. Sin embargo, en estos casos en los que las raíces no llegan al suelo se da la paradoja de tener que desarrollar adaptaciones que mitiguen la escasez de agua en un medio caracterizado por la gran humedad ambiental. Para ello las raíces aéreas de las orquídeas poseen tubérculos dotados de un tejido especial, denominado velamen, en el que se almacena el agua de lluvia.

Situado en la denominada ‘milla de oro cultural’, el Real Jardín Botánico recibió en 2019 más de 400.000 personas, una cifra que mantiene en los últimos años y que le convierten en el quinto museo más visitado de la Comunidad de Madrid. Y, además, de sus colecciones vivas, como éstas que hoy les ofrecemos, también ofrece exposiciones artísticas en el Pabellón Villanueva, el Invernadero de los Bonsáis y en algunas ocasiones en el Paseo Carlos III.

Ver video aquí

Suscrbete