Situación de los garden center en el mundo

El panel de mercado de los centros de jardinería a nivel mundial, elaborado por la Asociación Internacional de Garden Centers, IGCA (International Garden Centrer Association), llega a la conclusión de que el salario de los trabadores de los centros de jardinería en España se sitúa por encima de la media (10 euros), alcanzando los 12 euros.

El informe de esta asociación, que arropa a centros de jardinería de más de veinte países de todo el mundo, analiza otros muchos aspectos que afectan a estos, presentando tres grupos atendiendo a su fortaleza en estos momentos de crisis por el Covid-19. Dentro de los países más afectados, se encuentran Irlanda, Países Bajos, España, Sudáfrica y Suiza. Mantienen el status quo Australia, Francia e Italia, mientras que los países que salen reforzados son Canadá, China, República Checa, Dinamarca, Alemania y Japón. La Asociación Española de Centros de Jardinería, AECJ, es miembro desde sus orígenes de la IGCA.

Niveles de salario

Con sede en Zurch, la IGCA constituye un foro para el intercambio de información y la colaboración práctica de los garden centers independientes a nivel internacional, fijando, además, los estándares de calidad que estos han de cumplir. Uno de los aspectos analizados en su informe es la media del salario global en todos los sectores económicos, estableciendo una comparativa con el de los de los trabajadores de los centros de jardinería. Así, resuelve que la media de todos los sectores es de 9.13 €, en una lista encabezada por Australia (12.03 €), al que le siguen Francia (10.03 €), Irlanda (9.80 €), Alemania (9.35 €), Canadá (8.56 €), EE.UU. (8.09 €), España (8.00 €), Japón (€7.20), Italia (7.00 €). A la cola, se posicionan, con una gran diferencia, República Checa (3.10 €), China (2.50 €) y Sudáfrica 1.01 (€).

Ya atendiendo a los salarios de los trabadores de los centros de jardinería, la media sube a 10.04 €, con España casi dos puntos por encima de esta (12.00 €). A la cabeza se encuentran países como Dinamarca (18.40 €), Suiza (17.70 €), Australia (14.00 €) y EE.UU. (13.25 €). Por debajo de España, se posicionan Irlanda (11.50 €), Canadá (10.00 €), Alemania (9.35 €), Italia (8.00 €) y Japón (7.20 €). En los tres últimos puestos, repiten República Checa (5.10 €), China (2.90 €) y Sudáfrica (1.24 €).

Venta de plantas

Dentro del porfolio de productos más vendidos en los gardens, las plantas son los principales reclamos, alcanzado un 54.85 % del total. En este sentido, destacan dos países con el mismo porcentaje: Canadá (70 %) y China (70 %), seguidos de EE.UU. (%) y Alemania (60.5 %). Por su parte, España se sitúa entre los tres últimos países (50 %), junto con Países Bajos (42.5%) e Italia (42%). En el top venta, según este informe, los productos más demandados por el cliente son hortalizas, frutales y plantas culinarias, seguidos de las plantas de interior. Ya en tercer lugar, se encuentran las plantas en flor.

Gasto en el garden

El informe de la IGCA llega también a la conclusión de que el gasto promedio de los clientes de los centros de jardinería es de 39.97 €. Superan de lejos esta media países como EE.UU. (92.00 €), Suiza (75,00 €) y Canadá (64,00 €). España se sitúa en noveno lugar (32,00 €), seguida de Alemania (28,60 €) y Países Bajos (75,00 €) y en los tres últimos puestos, y muy igualados, Sudáfrica (22,70 €), República Checa (22,50 €) y Japón (22,50 €).

Compras por internet

El Covid-17 ha obligado a cambiar los hábitos de compra y el ir al garden a comprar la planta, el fertilizante y la tierra, cargarlos en el coche y llevarlos a casa no ha sido posible en muchos países, por lo que la venta en internet ha ganado peso, obligando a muchos centros de jardinería a saltar a la red de una forma definitiva. Entre los países con mayor dependencia de la venta online, según el informe, destacan China (80%) y EE.UU. (80%), a los que le siguen Países Bajos (24%), Irlanda (5-10%) y España (5%). Al final de la cola, Italia (2%), Japón (2%) y República Checa (2%).

Caso de Australia

Desde el día que se inició la crisis del Covid-19, se produjo la profunda crisis en el sector de plantas y flor cortada en muchos países. Por este motivo muchas asociaciones y federaciones, como el caso de Fepex en España, han solicitado al Gobierno el reconocimiento de las flores y plantas como productos de primera necesidad, tal y como ya ocurre en países de la Unión Europea, como Holanda, Suecia, Dinamarca, Alemania o Australia. En este último, sus centros de jardinería registraron altas cifras de venta desde marzo y hasta finales de julio, ya que se les permitió permanecer abiertos. “Somos conscientes de que muchos de nuestros colegas extranjeros que no fueron tan afortunados y se vieron obligados a cerrar”, destacan responsables de centros asociados.

Caso de Canadá

Los centros de jardinería en Canadá tuvieron una primavera y un verano muy singulares. Algunas provincias estuvieron totalmente abiertas durante toda la duración de la pandemia, mientras que otras estaban cerradas o solo tenían ventas en línea. En general, estos registraron un aumento de las ventas, en algunos casos llegando incluso al 300 %. En agosto las cosas comenzaron a desacelerarse. “Las tiendas que fueron cerradas inicialmente estaban tan ocupadas una vez abiertas que fueron capaces de compensar el tiempo perdido en las ventas. Durante la pandemia, la gente vio los centros de jardinería de una manera completamente nueva, como fuente de alimento, y una fuente de bienestar mental”, indican fuentes consultadas en el informe.

Caso de República Checa

Los garden center de la República Checa, han destacado el impacto positivo del Covid, con un mayor tiempo dedicado a los jardines por la población en general y como resultado de esto, el aumento de las ventas de plantas. Se observa también que las decoraciones florales disminuyeron ligeramente.

Caso de Francia

La llegada de la pandemia interrumpió un prometedor comienzo del año para el sector en Francia y sus centros de jardinería. “El inicio del confinamiento el 16 de marzo con el cierre de los gardens predijo lo peor para nuestro negocio, pero la Federación fue capaz de reaccionar a tiempo para levantar gradualmente las restricciones de apertura. Eventualmente, notamos un entusiasmo por la naturaleza y las plantas por el ciudadano, que fue a los centros de jardinería masivamente tan pronto como se levantaron las restricciones de movimiento”, destacan algunos de los encuestados, quienes destacan una caída histórica de las ventas en marzo y abril, con una facturación que cayó más del 62% en marzo y del 38,8% en abril. La actividad bajó un 7,2 % en el primer semestre. Las ventas mostraron un fuerte aumento en mayo (+ 27,8%) y junio (34,9%). Estas cifras de crecimiento ayudaron a los centros a recuperarse de la disminución en la primavera. Las ventas de julio crecieron más de un 25% frente a julio de 2019. Acumulativamente, desde enero, la disminución es de sólo 3,8% respecto al mismo período del año anterior

Caso de Alemania

Alemania es otro de los países que permite la comercialización de flores y plantas en centros de jardinería, cadenas de alimentación y de bricolaje por considerarse bienes de primera necesidad no alimenticia. Aun así, en marzo de produce una parada general de ventas con la excepción de los centros de jardinería y ferreterías. Al principio, muchos clientes de mostraban inseguros y a pesar de la apertura, las ventas alrededor de Semana Santa eran muy bajas. Como ejemplo, los centros de jardinería en el estado de Baviera se vieron afectados más tiempo por el cierre y han sufrido pérdidas financieras hasta el día de la elaboración del informe. Después de Semana Santa hubo una gran demanda de productos, con aumentos significativos en las ventas en todas las gamas, con la excepción de las flores cortadas y el comercio de catering. A finales de julio, la mayoría de los centros de jardinería estaban generando más del 10% de crecimiento de las ventas.

Caso de Sudáfrica

Sudáfrica tuvo que cerrar sus centros de jardinería desde el 26 de marzo, con la apertura solo de establecimientos esenciales como la alimentación. Algunos centros implementaron sus ventas online, reflejando, tal y como señalan los encuestados, “buenas ventas”. Y añaden que “las pérdidas sufridas durante el cierre se recuperaron en las primeras semanas de apertura de los centros de jardinería y nuestra industria ha visto cifras comerciales maravillosas”. En primavera las ventas superaron años anteriores. “Es una gran temporada para nuestra industria, aunque nuestra economía es muy débil y se experimentaron la pérdida de puestos de trabajo a través de reducciones y el cierre de empresas. Las cifras del año a la fecha son positivas, ya que la mayoría de los centros de jardinería ven un crecimiento sustancial en su negocio. Hay una gran demanda de plántulas vegetales y árboles frutales, pero todas las líneas de productos se venden a un buen ritmo. Un factor que tuvo un impacto negativo en la producción vegetal fue el retraso de las importaciones, ya que algunos productos no estaban disponibles para los productores”, añaden.

Caso de Suiza

Del 16 de marzo al 28 de abril, los centros de jardinería se vieron obligados a cerrar. El autoservicio también estaba prohibido. La entrega por mensajería y recogida por parte del cliente era todavía posible. Después de unas dos semanas, los pedidos a través de la tienda online, el correo electrónico y el teléfono aumentaron hasta tal punto de que varios centros de jardinería estaban abrumados. Esto llevó a tener que limitar el número de pedidos por día.
A partir del 28 de abril, los centros de jardinería pudieron abrir de nuevo. La frecuencia del cliente en las tiendas físicas aumentó inmediatamente, duplicándose en muchos y manteniéndose muy alta durante todo el verano. En este período, la mayoría de los centros de jardinería pudieron mantener o incluso aumentar su volumen de negocios en comparación con 2019. En el momento de la elaboración de este informe y como resultado del aumento en las infecciones y las medidas de seguridad tomadas, se teme que pueda afectar a la ventas.

Caso de EE.UU.

A pesar de la pandemia mundial, el informe refleja unas ventas fuertes durante los meses de primavera y verano. Algunos centros han conseguido incluso exceder las ventas de años anteriores. La situación ha obligado a los centros a aprender e implementar rápidamente nuevos servicios como ventas en las calles y online. “Para algunos esto fue muy difícil porque no tenían experiencia de ventas en internet. Las empresas cerraron o ajustaron drásticamente las horas mientras intentaban superar este desafío sin precedentes”. A pesar de ello, se destaca un aumento del interés en la jardinería. “Actualmente estamos ejecutando eventos en línea y seminarios web para satisfacer las necesidades de nuestros miembros, mientras exploramos otras fuentes de ingresos”. Informe realizado a partir de datos de la IGCA, cedidos por la AECJ.

Suscrbete