Avanzar, a diferencia de moverse

La realidad siempre supera a la ficción. Pensábamos que tras el confinamiento que habíamos sufrido y con la llegada de la nueva “normalidad”, la crisis por el coronavirus adquiría un mejor cariz, pero en la actualidad, las cifras diarias de confinados, infectados y muertes por el virus no dan tregua. Autónomos, negocios y empresas siguen en caída libre con muchos trabajadores en la calle, algunos viviendo provisionalmente de los EREs.

Los productos de la horticultura ornamental representan un 3,2% de la producción vegetal final (PVF), con una superficie cultivada que asciende a aproximadamente 4.500 Ha., con un valor de la producción nacional en origen de más de 1.000 millones de euros, siendo las principales Comunidades productoras: Andalucía, la Comunidad Valenciana, Catalunya, Canarias, Galicia, Aragón y Murcia. La rentabilidad social de la producción es muy elevada, dado el alto contenido en mano de obra que se incorpora y supone alrededor de 40.000 empleos concentrados en zonas donde la dependencia de este sector es muy alta.

En estos momentos tan delicados que atraviesa el sector de las flores y plantas, las asociaciones adquieren su mayor significado. Además de las ventajas económicas que estas aportan, cabe destacar su apuesta por el factor humano, compartiendo dificultades diarias con un entorno afín del que es posible aprender, implementar y apoyarse mutuamente, enriqueciendo el contacto con el mercado y aportando nuevas ideas y experiencias”.

Entrevistábamos el pasado mes de octubre a Santiago González Soriano, un profesional que lleva casi cuatro décadas vinculado a los centros de jardinería, 25 años dirigiendo la AECJ. Es innegable que su dilatado tiempo dedicado al sector ha mantenido inalterables sus motivaciones y su claro objetivo de apoyar al sector y a las empresas que lo constituyen, como innegable es el eficiente papel que la entidad lleva cabo. Asesoramiento comercial para reformar los gardens, asesoría jurídica y laboral constante, información sectorial, elementos de comunicación semanales para uso en sus redes sociales (posts y vídeos) son solo un pequeño ejemplo de las acciones que viene realizando la entidad.

También es verdad que con una crisis que amplifica considerablemente las carencias que ya arrastramos desde el mes de marzo, las asociaciones se enfrentan a dificultades en muchos órdenes, comenzando por el mantenimiento de la afiliación, la escasez de recursos y, en consecuencia, su mayor esfuerzo por seguir representando de manera sobresaliente a los socios ante las instituciones públicas u otras organizaciones privadas. Por todo ello, por el bien de nuestros garden centers, las empresas del sector así como los profesionales que la fundamentan… hoy más que nunca, el asociacionismo es uno de los mecanismos más eficientes para enfrentar la crisis, gestionarla mejor, aprender del colectivo, superar las barreras  con un mayor apoyo, obtener respuestas rápidas a las necesidades diarias o adquirir mayor formación e inspiración para evitar nadar hacia objetivos brillantes de manera errante, lejos de oportunidades individualistas y distracciones disfrazadas de proyectos. Avanzar, a diferencia de moverse, pasa por enfocar los recursos y el talento hacia una intención de innovación concreta e inspiradora. Y en este sentido, la AECJ ha demostrado estar siempre ahí para sumar.

Suscrbete