La fiesta de los monstruos. Aplicaciones curiosas de la biotecnología vegetal

Beetlejuice es un bioexorcista coqueto que se trata la piel y el pelo con glicina extraída de células madre de algodón arábigo para estar guapo en su primera experiencia sexual en sesenta años en el prostíbulo Dante's Inferno Room. Y no solo le beneficia por ese brillo verde crepuscular tan sensual en el mercado de la necrofilia, sino que además el producto desarrollado por Phyture Biotech le protege de la luz solar y del fotoenvejecimiento —indicado en el capítulo 666 del manual para el antiguamente fallecido—. Y es que la biotecnología no solo ha llegado al mundo de los muertos,…

Contenido exclusivo para suscriptores

Regístrese gratis y disfrute de todo nuestro contenido o inicie sesión si ya tiene una cuenta de usuario.