Grupo Stihl planifica su hoja de ruta haca la neutralidad climática y la eficiencia energética

Grupo Stihl continúa trabajando en su compromiso de eliminar su huella global de carbono. La compañía ha hecho público su plan de actuación, con acciones de protección del entorno a corto, medio y largo plazo.

La hoja de ruta contempla varias fases. La primera de ellas se centrará en las plantas de producción de Alemania (Waiblingen, Fellbach, Ludwigsburg, Weinsheim, Wiechs am Randen), que son los principales productores de emisiones de C02 del Grupo STI HL con alrededor de 40.000 toneladas, así como el centro de distribución de Dieburg. Según este plan a partir de 2021 estas instalaciones serán «climáticamente neutras», centrando los esfuerzos en las emisiones directas e indirectas de C02 y en cubrir sus necesidades de electricidad de forma ecológica. A largo plazo, las emisiones se reducirán mediante la implementación de medidas sostenibles de eficiencia energética, y aumentando significativamente la generación de energía verde propia.

Las acciones comenzarán en 2021 por las plantas de producción

La estrategia climática de Stihl

«Como empresa familiar comprometida con la sostenibilidad, Stihl es consciente de su responsabilidad con el medio ambiente. Estamos comprometidos con el objetivo establecido en el Acuerdo Climático de París de mantener el aumento de la temperatura mundial en este siglo por debajo de los 2 grados centígrados. Con nuestra estrategia climática queremos cumplir con nuestra responsabilidad y ampliar nuestras acciones de protección del clima», cuenta Michael Prochaska, miembro de la Junta Ejecutiva responsable de Recursos Humanos y Asuntos Legales, área en la que se encuentra también el departamento de Sostenibilidad en Stihl.

La segunda fase del plan arrancará en 2022 y abarcará actuaciones en el resto de plan-tas de producción a nivel mundial del Grupo Stihl: Austria, Suiza, China, EE. UU., Brasil y Filipinas.

Las acciones en las filiales de distribución de todo el mundo están las recogidas en la tercera fase del plan, que se desarrollará entre 2023 y 2028. El Grupo está actualmente evaluando el potencial de reducciones con el ambicioso objetivo de alcanzar la neutralidad climática mucho antes de 2050 y antes del cronograma establecido en el Acuerdo de París.

En 2030 el Grupo prevé incrementar su eficiencia energética más de un 40 %

Los pilares de la neutralidad climática

La estrategia climática de STI HL se basa en los siguientes pilares:

  • Electricidad verde: electricidad generada a partir de fuentes renovables, con el objetivo de reducir las emisiones de C02 de las plantas de producción alemanas en un 50 por ciento.
  • Eficiencia energética: «Nuestro objetivo es conservar los recursos en los procesos de producción en la mayor medida posible: utilizar los materiales de manera eficiente, reducir el uso del agua, la electricidad y el calor, así como diseñar edificios y espacios teniendo en cuenta la sostenibilidad. Intensificaremos nuestros esfuerzos para potenciar al máximo la conservación», explica Martin Schwarz, miembro de la Junta Ejecutiva responsable de Fabricación y Materiales. Para 2030, la eficiencia energética aumentará en más del 40 por ciento con respecto a 2019 en el grupo. Stihl también aumentará su propia generación de energía verde, por ejemplo, aumentando el número de instalaciones solares.
  • Compensación: Aunque Stihl cree firmemente en el principio de que la reducción de emisiones es prioritaria a la compensación, hay emisiones que en la actualidad son inevitables, como, por ejemplo, en los procesos de combustión o electricidad en países donde la disponibilidad de electricidad verde es limitada o nula. De ahí que se hayan previsto medidas compensatorias de mitigación. En este sentido, Stihl apoya un proyecto de protección climática certificado por el estándar de compensación Gold Standard en Gatsibo, Ruanda. La población local tiene que hervir el agua en hogueras para poder utilizarla como agua potable y la quema de madera, que antes debe cortarse, libera gases de efecto invernadero. El proyecto financia la renovación de pozos de agua potable y la introducción de cocinas eficientes para que se libere menos C02 y se reduzca el nivel de deforestación, por un lado, y que se conserven los bosques locales y se mantenga la biodiversidad, por otro. De igual modo ayuda a que las personas tengan un suministro seguro de agua potable y estén protegidas de las enfermedades, aparte de mejorar significativamente las vidas de mujeres y niñas.
Suscrbete