Entrevista a Raúl Ferrer, nuevo presidente de Iberflora

Iberflora, Feria Internacional de Planta y Flor, Paisajismo, Tecnología y Bricojardín, ha elegido a Raúl Ferrer como nuevo presidente del certamen. Ferrer sustituye en el cargo a Óscar Calabuig, quien venía ocupando la presidencia desde 2012.

El nuevo presidente ha sabido compaginar su puesto como director comercial de la empresa familiar Orvifrusa, con la participación activa en asociaciones sectoriales como Asfplant, Asociación Profesional de Flores, Plantas y Tecnología Hortícola de la Comunidad Valenciana, o ACPO, la recién formada Asociación de Comercializadores de Planta Ornamental. Asimismo, ha ejercido en los últimos años como vicepresidente de Iberflora.

Esfuerzo, dedicación y duro trabajo son tres inspiradores conceptos en los que ha basado su carrera a lo largo de su trayectoria, inculcando estos valores a sus empleados y haciendo equipo. Bastan cinco minutos de conversación con él para advertir que hace tiempo que renunció a su ego, señal inequívoca que suele distinguir a quienes son conscientes de que no tienen nada que demostrar, más allá de lo que ellos mismo son y representan. Y es que si salgo resulta indiscutible, tras entrevistar a Raúl Ferrer, es que tiene bien merecido su puesto y reconocimiento en el sector.

¿Cómo te definirías como trabajador y como persona?

Es complicado definirse uno mismo, siempre es más fácil que lo hagan los demás, pero voy a intentarlo. Como trabajador, soy un apasionado de mi trabajo, lo llevo en los genes al igual que toda mi familia, que ha estado siempre vinculada al sector ornamental. Otra de mis habilidades es la capacidad para relacionarme con la gente, esto hace que el trabajo sea muy llevadero. No mido las horas que invierto en él, ya que cada llamada, cada reunión, cada consulta o novedad, las aprovecho para poder relacionarme con esta gran familia que somos. Como persona, mejor que me definan mis amigos y familia, pero algo de lo que estoy seguro que dirían es que soy accesible y que siempre estoy para lo que necesiten

Eso de rendirse parece que no va contigo, ¿de dónde sacas tanta energía?

Si te gusta tu trabajo es casi imposible rendirte. Puede haber altibajos como en todo, pero siempre se superan. Y ahora no estamos en años de rendirnos, justo todo lo contrario, estamos para caminar juntos hacia un mejor futuro.En lo laboral, la energía me la da el gran equipo humano por el que estoy rodeado, en especial por mi padre y hermanos. Y en lo personal, los amigos y toda la familia, pero sobre todo mi mujer y mi hijo (y los dos que están de camino).

“Esperamos convocar a cerca de 700 expositores y más de 30.000 profesionales. Y el gran reto de celebrar el 50 aniversario de Iberflora”

¿Qué representa para Raúl Ferrer la responsabilidad de presidir una feria como Iberflora? ¿Cómo afrontas esta nueva etapa?

Siempre he sido una persona muy corporativa, pienso que el individualismo no conduce a nada. Para mí es un honor y una responsabilidad poder representar a todo un sector, pero no estoy solo, tengo un comité organizador muy implicado y un equipo técnico de mucha experiencia.  Pero también tiene mucho de reto y de ilusión. Las ferias como todos los instrumentos de promoción, evolucionan y tienen que dar respuesta a las necesidades de cada momento, somos una herramienta al servicio de las empresas.

¿Cuáles son los objetivos que han sido marcados con tu nombramiento al frente de este certamen?

En estos momentos, todos los objetivos se subordinan a uno prioritario, el poder celebrar la feria con todas las garantías.
En lo que nos concierne a las relaciones personales, este último año ha sido muy duro. Nuestro principal objetivo es volver a ilusionar a nuestros clientes en la mayor rapidez posible y que Iberflora siga siendo la casa común de todo el sector verde, el punto de encuentro sectorial y mantener las señas de identidad.

¿Cómo valorarías la gestión que ha llevado a cabo su anterior presidente, Óscar Calabuig, en el marco de esta feria? 

No puedo más que alabar y felicitar la gestión realizada por Oscar Calabuig durante sus ocho años de mandato, para el que tenga alguna duda, solo le pido que recuerde lo que era Iberflora en 2012 cuando asumió la Presidencia y lo que han sido las últimas ediciones. Ha sabido revitalizar una gran feria y mantener unido a todo el sector.

Iberflora tiene programada su celebración en 2021 en formato presencial. Sobre la cuestión de la seguridad, ¿qué protocolos se han implementado frente a la COVID?

Sin ninguna duda, celebraremos del 5 al 7 de octubre una feria presencial, y los protocolos son los mismos que cuando vamos a un centro comercial, pero con unas características que nos hacen más seguros. Todos son adultos que van a trabajar, se registran, sabemos quiénes son. Los espacios de feria son más diáfanos y de grandes alturas, es fácil renovar el aire. Tendremos protocolos específicos para las zonas de restauración y de conferencias. Todos los registros serán on line.

¿Podrías avanzarnos algunas novedades con las que vaya a contar la feria este año?

La principal novedad será la coincidencia con Eurobrico, Ecofira y Efiaqua. Esperamos convocar a cerca de 700 expositores y más de 30.000 profesionales. Y el gran reto de celebrar el 50 aniversario de Iberflora.

Una feria como Iberflora ¿en qué medida consideras que constituye una herramienta de futuro para encontrar soluciones innovadoras en momentos de crisis?

Las ferias tienen que evolucionar y atender las necesidades de los expositores y visitantes. Pese haber sido el 2020 un año muy duro, sin embargo, nuestro sector puede ser uno de los grandes beneficiados. El año 2020 fue un buen año, y este podría superarlo.
La feria es el reflejo del sector, y si las empresas van bien la feria será una gran feria. No hay que inventar nada, las ferias son un punto de encuentro y una herramienta de promoción, lo único que hay que hacer es hacerlo fácil y atractivo.

“Siempre he sido una persona muy corporativa, pienso que el individualismo no conduce a nada”

¿Qué nota le darías a España en la creación de la cultura verde, tan consolidada en otros países europeos?

Respecto a otros países tenemos mucho camino que recorrer, en temas culturales y en hábitos de consumo. No obstante, soy optimista, vemos como están cambiando los hábitos de consumo de la sociedad, la gente joven cada vez valora más las plantas, las flores, los espacios verdes. El verde está de moda. Una ciudad, un barrio, una urbanización con zonas verdes aporta calidad de vida y es  más valorada.

¿Qué harías para mejorar el sector de las flores y plantas, si pudieses manejar los hilos desde arriba?

Cualquier ayuda de “arriba” es bienvenida, pero creo que es un tema de “crear demanda”. Las flores y plantas son “el regalo” ideal, nunca te equivocas. Y me vienen a la cabeza algunas ideas: cuando nos invitan a cenar a una casa, lo fácil, llevar vino o dulces. ¿Por qué no un ramo de flores o una planta? En los programas de TV, en los platós, no hay nunca flores y plantas. El consumo de flores y plantas debería ser “habitual”, no estar siempre relacionado con hechos excepcionales (positivos o negativos)

“No puedo más que alabar y felicitar la gestión realizada por Oscar Calabuig durante sus ocho años de mandato”

¿Además de esta crisis por la pandemia, cuáles son los principales problemas a los que, en tu opinión, tiene que hacer frente el sector?

Pienso que nuestro sector ya tiene bastante superado la pandemia desde un punto de vista empresarial (producción y comercialización). Nuestros retos son más de carácter estructural. Somos empresas relativamente pequeñas. Tenemos una mentalidad muy de productores. Nos cuesta unirnos para colaborar o defender nuestros intereses. También destacaría la dependencia exterior que tenemos a nivel de tecnología de producción.

¿Cuál es su visión del sector del garden a medio y largo plazo?

El canal garden es el alma de nuestro sector, es el especialista del verde, es el que le aporta valor al producto. Yo le veo mucho recorrido. En los últimos años ha sabido incorporar nuevos segmentos de oferta (mascotas, decoración, productos bio, etc,) que permite atraer a nuevos perfiles de clientes.