Tendencias en programadores de riego

Un programador de riego es un dispositivo —analógico o digital—encargado de automatizar el aporte de agua al jardín o zona verde y minimizar, con ello, la necesidad de la actuación humana. Además, incrementa las posibilidades de incorporar nuevos parámetros al riego a partir de los datos recogidos por sensores de humedad, de viento, etc.

Suelen contar con programas prefijados, lo que simplifica su manejo, o se pueden configurar manualmente. Normalmente los programadores tienen una pequeña pantalla y unas teclas para introducirle las órdenes. Así, un riego se puede programar:

- Por momento de inicio y duración. Se introduce en el programador la hora exacta a que se quiere comenzar a regar y el tiempo que se quiere alargar la labor, ya sean minutos u horas.

- Por momento de inicio y momento de finalización. Se le indica al programador la hora a que debe comenzar el riego y la hora a la que debe terminar.

- Por momento de inicio y volumen. El programador comenzará a regar a la hora que se le indique y durante el tiempo necesario para aportarle al sembrado un volumen de agua fijado. Para ello el programador debe recibir información del contador.

- Por momento de inicio, duración máxima y volumen máximo. Esta es la opción de programación más abierta. Se puede marcar una duración y un volumen. A lo primero que se llegue será lo que cierre el riego y el otro valor no se alcanzará.

- Por periodicidad. Consiste en programar el riego para un periodo de tiempo entre dos fechas, seleccionando días y horarios. Por ejemplo, entre el 1 de julio y el 31 de agosto, regar los lunes, miércoles y viernes, de 8 a 10 de la mañana y de 20 a 22 de la tarde.

Evolución y demanda

La manguera como solución para mantener regada una determinada superficie, ya sea una pequeña parcela o una gran finca, ya quedó atrás y la tecnología del programados se ha aplicado para la tarea del riego, en busca de una mayor calidad, eficiencia y seguridad para el mantenimiento de la superficie en la que se instala. Sin embargo, Sylvain Chätelain, jefe de producto de Hozelock explica que, en general, los controladores de riego siguen siendo muy poco utilizados por los consumidores. “Sólo los jardineros informados y expertos están familiarizados con este segmento, y son los principales que buscan soluciones técnicas para gestionar el riego en caso de ausencia. Y en este mercado, que ya es muy específico, hay aún menos jardineros que conozcan y busquen un sistema conectado”.

Pero las mentalidades y los hábitos cambian con el tiempo y más aún en el contexto que estamos viviendo desde hace un año. Así, —explica Chätelain—, con el desarrollo de las tendencias "Do It Yourself" y "green" (los consumidores cuidan su forma de consumir, son cada vez más sensibles a los residuos, etc.). “Los programadores encontrarán cada vez más su lugar en el jardín. Los productos conectados también son cada vez más buscados, sobre todo por los nuevos jardineros, que quieren gestionar todo desde su Smartphone”, asegura.

En términos de innovación, según señala el experto, Hozelock fue la primera marca en ofrecer gestión de riego a distancia a través de una aplicación en un teléfono inteligente (2016). “En ese momento existían otros sistemas, pero basados en la tecnología Bluetooth, que requiere estar a menos de dos metros del aparato para poder controlarlo. Hoy en día, los sistemas más innovadores ofrecen, a través de una única aplicación de Smartphone, controlar todos los dispositivos relacionados con el jardín. Puede controlar el sistema de riego, el robot de corte, la bomba de riego, etc. Nos acercamos a una verdadera domótica en el jardín, pero todavía está reservada a usuarios muy expertos”.

Evolución según los países

Sistemas de riego gota a gota, por aspersión o exudación, analógicos o digitales, solares, wifi, bluetooth… En los últimos años el riego ha evolucionado en gran medida. En este sentido, tal y como explica el responsable de Hozelock, el riego automático, que incluye todas estas tecnologías y modos de riego, se utiliza de forma bastante dispar según el mercado: “En Inglaterra, España e Italia, los sistemas de microrriego son muy conocidos y forman parte de los hábitos de jardinería. En Francia, estas soluciones de riego, aunque son muy prácticas y económicas, siguen siendo relativamente desconocidas para los consumidores.Pero, una vez más, las cosas están cambiando y las tendencias actuales demuestran que estos productos tienen su lugar en las estanterías. No desperdiciar agua, practicar un riego razonado y permitir al jardinero ahorrar tiempo, todo esto es posible gracias al riego automático”.

Desde su nacimiento hace más de cincuenta años, Hozelock ha venido reinventando los sistemas de riego con productos que permiten tanto el ahorro de agua como disponer de una adecuada comodidad para los usuarios. Para ello, la empresa planteó desde sus inicios un notable trabajo de investigación y desarrollo que tendría sus primeros frutos en un nuevo sistema de conexión de mangueras, más ágil y sencillo. Posteriormente llegarían todo tipo de productos adicionales, como los sistemas de riego por aspersión, ahorrando agua y tiempo, y posteriormente los sistemas de programación de riego con los que poder gestionar debidamente su funcionamiento, optimizando así el consumo de agua en cualquier situación.

Ventajas de los programadores de riego

Desde la web de Leroy Merlin destacan diferentes ventajas de los programadores de riego, entre ellas, el ahorro de agua. “El suministro de agua con el uso del programador es más eficiente. El ahorro será aún mayor si se programa para que el jardín sea regado por la noche o al amanecer, cuando la presión es máxima y no hay evaporación por efecto del sol. Además, hay programadores que tienen accesorio de sensor de lluvia y de sequedad, para regar solo cuando sea necesario”.

Otras de las ventajas que destacan son el ahorro de tiempo y esfuerzo; el ahorro de espacio, ya que el riego automático enterrado despeja los espacios plantados de mangueras y otros elementos necesarios para el riego manual; la seguridad para las plantas con un aparato funciona de forma autónoma; la mejora de la calidad del ; así como la multifuncionalidad y versatilidad al poder dosificar —en algunos modelos— el suministro de fertilizante líquido en el caudal de agua y aportarlo a las plantas de un modo uniforme a la vez que riega el jardín.

Los más frecuentes

Los programadores de riego son básicos en cualquier jardín, por pequeño o poco poblado que sea. Existen varios criterios que llevan a que el cliente se decante por un modelo de programador u otro entre la variedad existente. La tecnología actual avanza a pasos agigantados y, hoy día, existen en el mercado múltiples alternativas. Si nos limitamos a los programadores utilizados más frecuentemente en jardines pequeños o medianos, terrazas o huertos de recreo, etc., los programadores se dividen básicamente en dos grandes grupos según su alimentación eléctrica: eléctricos/electrónicos (alimentación mediante corriente 220/230 V) y autónomos (alimentación mediante pilas). Los programadores eléctricos son programadores centralizados, normalmente de instalación mural, de los que parte la alimentación mediante cable eléctrico a las diferentes electroválvulas del sistema de riego, independientemente de sus distintas ubicaciones y distancia de estas.

Juan García, responsable del área de Jardinería de Rain Bird —empresa estadounidense especializada en productos para el riego, tanto para jardines privados, como para grandes extensiones paisajistas, campos de golf o agricultura— detalla que, hoy en día, hay tres principales tecnologías disponibles:  1) programadores autónomos por baterías. 2) con alimentación mediante corriente 220V y cableado a las electroválvulas —con un cable por válvula más uno común para todos—.  3) con alimentación a 220 con solo dos cables, con los que se alimenta a todas las electroválvulas, intercalando entre la válvula y esos dos cables un decodificador de señal para que el programador sepa qué válvula tiene que abrir. “Nosotros hemos desarrollado el pasado año una novedad, el Módulo de Válvula Integrado (IVM), un programador conectado a 220V que solo utiliza dos hilos para conectar con todas las electroválvulas”. Gracias a esto —detalla el experto— se tiene la ventaja de un menor cableado y, por lo tanto, menos conexiones, “que al final son los puntos críticos para el mantenimiento, ya que representan el 80-90% de las incidencias en campo. Así conseguimos una mayor vida útil del producto, mayor fiabilidad y una reducción de los costes de instalación”.

Nuevas tecnologías
Cuando hablamos de programadores, hablamos también de nuevas tecnologías, pero, tal y como puntualiza José Luis Velasco, jefe de producto de Gardena, no se debería perder la simpleza a la hora de la programación, “ya que, a veces, la tecnología te da muchas posibilidades que no siempre la mayoría de los usuarios comprende o valora”.

En cuanto a las innovaciones más destacadas, Velasco considera que “lo que más ha evolucionado en el sector privado es la automatización de los sistemas de riego a través de las nuevas tecnologías, pero, en el caso de riego gota a gota, aspersión, etc., el desarrollo está siendo más lento y, aunque las ventas han aumentado bastante, no ha habido mucha innovación a lo largo de estos años.

En cualquier caso, José Luis Velasco destaca “la adaptación de sistemas de riego a jardines y huertos urbanos, con kits sencillos y adaptados a esa tipología de espacios verdes. Esto englobaría a terrazas, balcones, pequeños patios de ciudad, etc.”.

Hoy en día, según explica Velasco, la tecnología más innovadora que se puede ver en el mercado es “el sistema de conexión a través de Gateway en el domicilio, el cual ofrece la posibilidad de controlar el jardín desde cualquier parte del mundo con un teléfono inteligente. Además, con la posibilidad de añadir un sinfín de productos a dicha aplicación”.

Fundada en Alemania hace 65 años, Gardena ofrece una amplia gama de productos para el mantenimiento del jardín, siendo el riego el segmento en el que la empresa ha conseguido algunos de sus más grandes éxitos, como el sistema OGS, conocido como “clic”, que permite conectar mangueras y aspersores de forma sencilla.

Uso eficiente del agua

Afortunadamente, el crecimiento del paisajismo y la jardinería ha continuado durante esta crisis por los claros beneficios que ofrecen a la sociedad, dotando a las ciudades de zonas verdes al aire libre que tanto valor han tenido para todos nosotros. Así lo manifiesta Javier Juárez, director de Agronegocio de Azud. Y añade que “el futuro de este sector depende del uso eficiente del agua y su integración sostenible con el ecosistema. Construir de forma sostenible y eficiente es uno de los objetivos que marcan certificados como Verde, Leed y Breeam. Como solución de riego por goteo subterráneo con la precisión necesaria para conseguir los objetivos a futuro, Juárez destaca Azud Premier. “Con una eficiencia superior al 95%, el riego por goteo subterráneo es el mejor aliado de las ciudades sostenibles. La experiencia de Azud junto el adecuado manejo del riego con sensores, permite llevar a cabo las labores de riego con una eficiencia máxima del uso del agua, asegurando un caudal siempre uniforme y seguro”.

Telegestión de los programadores

Las tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) hacen posible una programación óptima del riego para ahorrar agua, estableciendo el momento, la frecuencia y el tiempo de riego adecuados según las características del suelo, la configuración de la red y el clima. En este sentido, Manuel M. Marti, European Marketing Coordinator en Hunter, considera que desde la marca, siempre se ha perseguido la mejora de la eficiencia del riego para disminuir el consumo de agua, cualquiera que sea su origen (potable o no), “para ello se han desarrollado toberas de chorros giratorios con gran resistencia al viento, toberas de aspersor con diferentes ángulos de salida del chorro de agua y adaptables a diferentes diseños de la zona a regar, programadores conectados mediante wifi a estaciones meteorológicas que adaptan el riego a las condiciones climáticas reales del emplazamiento, etc.”, detalla el experto. “Hay un claro y constante aumento de la demanda de programadores tanto controlados por wifi como por Bluetooth. La ventaja de poder seguir y modificar el funcionamiento, desde una app fácilmente descargable en el móvil, hace que sea muy atractivo, tanto para usuarios como para mantenedores de jardines. A nivel usuario final y mantenimiento de zonas verdes pequeñas y medianas, tanto control a través de wifi y Bluetooth son los sistemas más innovadores actualmente”.

Tanto los programadores por wifi, como por bluetooth permiten controlar y modificar los programas de riego sin la necesidad de desplazarse físicamente al lugar donde esté instalado. La diferencia entre ambos es que los primeros pueden hacer esto independientemente de la distancia a la que se esté del programador, siempre y cuando se tenga acceso a internet. Por el contrario, aquellos basados en la tecnología del bluetooth, limitan a una distancia máxima a unos cien metros.

Desde Leroy Merlin, indican que el funcionamiento de este tipo de programadores es bastante sencillo. “Normalmente, el propio fabricante del programador indica dónde descargar la aplicación para nuestro teléfono Android/iPhone. Una vez tengamos la aplicación, tanto el uso como el funcionamiento del mismo es igual que si configuráramos un programador in situ. Es decir, la aplicación nos solicitará que le indiquemos tanto la frecuencia como la duración del riego que deseamos”.  Asimismo, explican que lo novedoso de este tipo de programadores es que “podemos estar de vacaciones o en el trabajo y, al mismo tiempo, modificar y revisar el riego desde un teléfono móvil. La capacidad de hacer este trabajo es gracias a que el programador de riego está conectado de forma inalámbrica al reuter de nuestro domicilio, y gracias a ello, nos da la posibilidad de poder acceder a él desde cualquier punto con nuestro teléfono móvil, con el ordenador conectado a internet”.

Precio frente a prestaciones

Josep María Torres, responsable comercial de Progrés, considera que el usuario de programadores para jardinería está acostumbrado a utilizar las nuevas tecnologías, y requiere poder gestionar el programador desde su móvil, sea de forma local o remota. “Le gusta la usabilidad de los productos, y necesita que sean intuitivos, amigables y fáciles de utilizar. Además, no solo tiene en cuenta el precio en su decisión de compra, sino que cada vez va cobrando más importancia las ventajas y prestaciones que ofrece la solución”.

La tendencia más destacada del riego estos últimos años —explica Torres— es la incorporación de sensores al sistema, no solo para poder conocer el estado de la planta, el suelo y del clima, sino también para condicionar la aplicación del agua y fertilizante a la lectura de estos sensores. Con esto se consigue un riego cada vez más autónomo, sin tanta dependencia del factor manual.

Para el experto, otro punto que suma valor a la hora de escoger un programador es que ofrezca una buena herramienta de gestión: “Es importante poder recibir avisos al móvil en caso de cualquier incidencia o irregularidad en el funcionamiento del sistema, y así poder actuar en consecuencia. O también que permita realizar la gestión con varios usuarios y diferentes niveles entre los mismos”.

Anna Castejon Travieso, de Samcla, también coincide en la idea de que este segmento de producto está directamente relacionado con las nuevas tecnologías de la comunicación y la información y que prioriza cada vez más la gestión eficiente de los recursos: “Un riego automatizado vía internet ya no es una opción, sino una prestación obligada del sector. La mayor innovación que aporta nuestra firma es la capacidad de integrar otros ámbitos de gestión como el control de contadores de agua, iluminación, automatismos, etc. Sin lugar a dudas, la tendencia del mercado, y de la sociedad en general, es la de tener el control en las manos a través de dispositivos móviles”.

La crisis generada por la pandemia de la Covid-19 ha provocado que la sociedad utilice en mayor medida los términos `teletrabajo´ o `telegestión´, y así se ha reflejado también en el sector. Una realidad que desde Samcla también confirman: “La telegestión de los programadores de riego está permitiendo a los profesionales del sector seguir con su actividad sin necesidad de desplazamientos y contacto directo con los clientes”.

El precio en tiempos de pandemia

La experiencia de vivir en un entorno amenazado por un virus no deja indiferente a nadie. Muchos son los estudios llevados a cabo durante los últimos meses en los que se pone de manifiesto un cambio en el comportamiento y hábitos de compra del consumidor. Los efectos son diversos, pero existe un amplio consenso en que el precio ha adquirido un mayor protagonismo a la hora de decidir nuestras compras. Es algo que se aprecia en todos los sectores, incluido el del universo del riego y, cómo no, de los programadores. David Fernández, responsable de Servicio Post Venta de Toro, indica que “la necesidad de la población de pasar más tiempo en casa ha afectado de forma positiva a la venta de material de jardinería, siendo una oportunidad para este tipo de producto. Sin embargo, como ante cualquier crisis, la escasez de recursos económicos hace que el cliente elija opciones más económicas”. En cuanto al comportamiento del consumidor en este segmento, destaca que este busca que, además del precio competitivo, sea un producto atractivo y fiable, destacando las tendencias hacia productos con conectividad wifi, opciones básicas y avanzadas, así como modularidad”.

GARDENA

El programador de riego Smart Sensor Control Set de Gardena controla automáticamente el riego del jardín y garantiza un riego flexible adaptado a las necesidades de las plantas, con la ayuda de la aplicación Gardena Smartsystem App. Este Set incluye el programador Smart, el sensor Smart para medir la humedad del suelo, así como la temperatura de la superficie y el Router Smart.

Además, con la extensión de control de riego Smart tendrás se puede controlar hasta seis zonas diferentes de riego. Para su funcionamiento es necesario que la aplicación Gardena SmartSystem App, gratuita para iOS, Android y Web, esté descargada en un Smartphone o Tablet y conectada con wifi o cable LAN.

Los dispositivos conectados a esta aplicación permanecen enlazados a la nube, pudiendo acceder en cualquier momento y lugar para programar sus funciones.

RAIN BIRD

El nuevo Sistema de dos cables ESP-LXIVM de Rain Bird tiene numerosas funciones potentes y flexibles, comenzando con el revolucionario Módulo de Válvula Integrado (IVM). Este “solenoide inteligente” se comunica constantemente con el programador para proporcionar un riego eficiente y un diagnóstico avanzado. Este sistema requiere la mitad de empalmes de cables, y mejora la fiabilidad al mismo tiempo que reduce los costes de instalación. La interfaz simplificada y el diagnóstico mejorado convierten al LX-IVM en el mejor programador del mercado. Hay dos modelos disponibles: el ESP-LXIVM para instalaciones de tamaño medio y el LX-IVM Pro para instalaciones comerciales a gran escala.

TORO

El programador Toro Tempus permite realizar las tareas de automatización de una instalación de riego de forma sencilla y adaptada a las necesidades actuales. Posee un interfaz de usuario amigable, con opciones de manejo adecuadas para el usuario que no requiere complicaciones y, al mismo tiempo, opciones más avanzadas para aquel usuario que quiera sacar más provecho de las opciones de control que posee; ya sea a través de las múltiples opciones de temporización que permite el programador, como al uso de sensores y conectividad wifi.

Por otro lado, la imagen del programador Tempus ha sido diseñada pensando tanto en la facilidad de uso como en una adecuada propuesta visual, alejándolo del programador tradicional y apostando por el futuro.

HOZELOCK

Cloud Controller de Hozelock es un programador conectado y controlado por Smartphone. El sistema Hozelock Cloud Controller se compone de un programador, conectado al suministro de agua exterior, y un concentrador, conectado al router de internet de la casa. Fácil de instalar, este sistema seguro no requiere un complejo proceso de emparejamiento.
El concentrador establece un enlace wifi con el programador, hasta 50 m de distancia, y puede gestionar hasta cuatro programadores colocados en diferentes zonas o para regar de forma diferente según las necesidades de las plantas (microrriego para el huerto, aspersión para el césped...). En caso de que se interrumpa la comunicación, el programador mantiene los ajustes en la memoria.
Para que el hub se comunique con el programador, el usuario se descarga la aplicación móvil gratuita Hozelock (en Apple Store o Google Play).
Dispone de un botón en el panel frontal que permite iniciar el riego inmediatamente para utilizarlo fuera del programa automático.

HUNTER

BTT es un programador acoplable al grifo para mantener las zonas más pequeñas adecuadamente regadas. Alimentado por pilas y controlable por Bluetooth con un Smartphone, con sistema operativo iOS o Android. Solución inalámbrica adecuada para el cuidado de jardines, invernaderos, terrazas, plantas en macetas, parterres, viveros y pequeñas áreas de césped.
Incluye pilas alcalinas de larga duración, y el temporizador se instala en cuestión de segundos en cualquier grifo con toma roscada. Fácil de usar desde la aplicación, proporciona una variedad de funciones especializadas. Los usuarios también pueden activar el riego manual presionando el botón integrado en el programador.
Número de estaciones 1 o 2. Tiempo de riego desde 1 segundo a 24 horas, con 4 horas de arranque. Funcionamiento manual pulsando un botón. Para accionamiento rápido sin Smartphone. El apagado automático del riego después de 1 hora evita el desperdicio de agua.

PROGRÉS

Sistemes Electrònics Progrés cuenta con una experiencia de 36 años en el sector de la automatización del riego, sobre todo agrícola. La gama de programadores para jardinería, en la que encontramos el Agrónic Smart y el Agrónic Bit Cab, ofrece una gran versatilidad y múltiples prestaciones: programación secuencial y alterna, agrupación de sectores, posibilidad de indicar varias horas de inicio, condicionantes de inicio y paro, control hidráulico de la instalación, fertilización, contadores de riego, control de sensores analógicos, posibilidad de configurar el equipo sin tener conexión (off line) y actualizarla online, recepción de avisos al móvil, y gestión a través del Agrónic app y el Agrónic web.

SAMCLA

Samcla Infinite es un sistema de telegestión que permite el control, vía internet, de todos los programadores de riego del jardín y la lectura remota de los contadores de agua con corte automático de una electroválvula de seguridad en caso de sobreconsumos, fugas o roturas. También permite el control de automatismos diversos como una piscina, iluminación exterior, etc. La Instalación es inmediata, sin obras ni cableados y sin costes añadidos de comunicaciones.

Permite controlar los equipos desde un dispositivo móvil o desde un ordenador en cualquier parte del mundo, evitando desplazamientos. Supone un importante ahorro de agua y gastos imprevistos por fugas.

Entre sus características principales cabe destacar la gestión mediante APP y WAPP, programadores autónomos a 9V y 24V, muy robustos y estancos, antenas de los equipos integradas, comunicación bidireccional vía Bluetooth o radio, fácil instalación y envío de notificaciones y avisos

AZUD

Azud Premier es una tubería de alta precisión, certificada por la ISO 9261, que garantiza el crecimiento uniforme en cualquier terreno, con menos recursos y más respeto medioambiental.

Su tecnología autocompensante y antisucción lo convierte en una óptima solución para el riego por goteo subterráneo de parques y jardines. Entre las ventajas de este sistema cabe destacar: Protección H.E.X (exclusivo triple sistema de filtración en 3D), uniformidad Silitec (tecnología farmacéutica en el corazón del emisor, la membrana), durabilidad Elipsis (un gran aliado para el corazón del emisor), antiobturaciones DS Technology (seguridad patentada), antiraíces PIR frente a la intrusión radicular.