Gramoflor apuesta por la I+D+i para la elaboración de sustratos más sostenibles

Con el objetivo de ofrecer sustratos más sostenibles, desde sus inicios, Gramoflor ha apostado por el método de extracción-renaturalización de pantanos desarrollado por Josef Gramann. Un método que apuesta por la sostenibilidad y regeneración de las zonas de extracción de turba, a través de la renaturalización de los pantanos, una vez terminada la cosecha.

Partiendo de esta base, y apostando por la búsqueda de materias primas alternativas a la turba, Gramoflor desarrolló entre 2017-18 LIGNOFIBRE, una fibra de madera de elaboración propia.

En 2020, se incorporó a la gama de materias primas el gramoCOCOPLUS, una forma de acondicionar el coco de manera diferente al resto, garantizando un producto más estable y homogéneo.

Recientemente, en 2021, desde la nueva planta de producción de Gramoflor Ibérica en Valencia, se dispone y se produce el nuevo gramoFLAKES, una nueva materia prima desarrollada en gran parte por el equipo de I+D+i de España, que proporciona mayor versatilidad a la hora de producir sustratos más sostenibles, con mayor porcentaje de reemplazo de turba y con una disminución considerable de las emisiones de CO2.