«Hemos visto un cambio generacional en los gardens»

Después de haber capeado una fuerte tormenta, provocada por la disrupción de una crisis que ha arrastrado bajo su pérfido mando a muchas empresas, el sector de las flores y plantas logró estabilizarse, dando paso a una etapa de crecimiento y optimismo. “La pandemia ha revitalizado tanto el consumo privado como el público. Las empresas lo han notado. La gente ha invertido en macetas, plantas, tierra… El sector verde y el bricojardín se han sin duda visto beneficiados”. Así lo reconoce Miguel Bixquert, director de Iberflora en esta entrevista, en la que analiza la situación pasada, el momento presente y las perspectivas de futuro.

¿Con qué novedades cuenta Iberflora este año?

Lo primero remarcar que a nivel organizativo es un certamen que se va a celebrar con toda la normalidad, reforzando especialmente las actividades paralelas. Por ejemplo, volverán las jornadas del ágora verde, relacionadas con jardinería y paisajismo o las del sector de la floristería, divididas en la Ronda de Floristas y el Arte de la flor y su gente.
También aprovechamos esta edición para potenciar la imagen Iberflora como punto de encuentro de todo el sector verde, ya que durante los últimos dos años ningún colectivo ha tenido la oportunidad de reunirse. Queremos reforzar la idea de que Iberflora es la casa común de todos. Y pensamos que recuperará todo el protagonismo inicial, ya que el periodo de pandemia ha significado la paralización de las acciones comerciales. Recuperará ese papel funcional de punto de encuentro y de reactivador de la actividad económica.

“Iberflora es la casa común de todos y recuperará ese papel funcional de punto de encuentro y de reactivador de la actividad económica”

¿Qué expectativas hay para esta edición?

Las expectativas son francamente buenas. Creo que el sector de la jardinería y el paisajismo han tenido los mejores ejercicios de los últimos treinta años. Como la gente ha visto restringida su actividad, se ha volcado con todo lo relacionado con la casa. Y me refiero a la casa como espacio físico, tanto fuera en el jardín, como en los balcones o en el interior. Le hemos dedicado muchas horas. La terraza y el jardín han sido un alivio y una cura para muchas cosas. La feria será un reflejo del buen momento que está pasando el sector.

La internacionalización es uno de los principales objetivos de Iberflora, ¿qué peso tiene en esta cita 2021 y qué países son los de mayor importancia para la feria?

La internacionalización ira ligada al buen momento del sector. No hay planta en ningún país de Europa. De hecho, debido al interés internacional, Iberflora ha tenido que ampliar en dos ocasiones el presupuesto en la campaña de visitantes extranjeros.

Lo que estamos viendo es que en el último medio año permanentemente hay visitas de extranjeros buscando producto. Hay una cierta carencia de planta de temporada con periodos de cultivo corto, pero no queda nada de plantas o árboles de tres, cuatro años. El cliente extranjero necesita venir. Estamos potenciando en feria esa eficacia comercial. Es cierto que queremos vernos, pero lo que necesitamos es trabajar, planificar, cerrar acuerdos que están en el aire…

Una feria como Iberflora ¿en qué medida consideras que constituye una herramienta de futuro para encontrar soluciones innovadoras en un momento de crisis como el actual?

Durante la pandemia, las nuevas tecnologías nos han demostrado lo importantes y útiles que son. No obstante, la gente está empezando a cansarse de este tipo de contacto. Creo que nada va a sustituir el contacto directo. Es cierto que conviviremos y haremos uso de las nuevas tecnologías como herramientas necesarias, pero la presencialidad seguirá siendo la protagonista.

El jardín, la terraza, nuestras plantas han recuperado protagonismo tras los meses de confinamiento. Ahora más que nunca necesitamos de los parques, jardines, zonas verdes. ¿Realmente cree que el sector verde que ha salido revitalizado? ¿Lo han notado las empresas?

Sin ninguna duda. La pandemia ha revitalizado tanto el consumo privado como el público. A nivel privado, cada persona en su casa dedicaba tiempo a la terraza, al jardín, pero a nivel público ha sido espectacular el uso que hemos hecho de parques y jardines en cuanto nos dejaron salir. Eran una liberación. Las empresas esto lo ha notado. La gente ha invertido en macetas, plantas, tierra… El sector verde y el bricojardín se han sin duda visto beneficiados.

¿Cómo se ha visto reflejada esta situación que describe en la anterior pregunta en la comercialización de espacios para Iberflora?

La feria es el reflejo del sector. Cuando una empresa está en un buen momento comercial no le importa invertir tiempo y dinero en feria. Eso se ha notado. Es cierto que han sido dos años muy difíciles, los flujos comerciales no funcionaban bien, ha habido rupturas de stock, no ha habido fluidez en la comunicación entre proveedores. La feria lo que pretende es devolver transparencia al sector.

Actualmente, la evolución exponencial de los avances tecnológicos en entornos globales genera disrupción y cambios de paradigma continuos. Las tecnologías han demostrado su utilidad cuando aparecen nuevas realidades, pero ¿también sus limitaciones? ¿cuáles serían estas?

Evidentemente, las tecnologías han demostrado su utilidad en los momentos en los que no se ha podido hacer otra cosa. Pero es cierto que la gente, si puede y, por supuesto, guardando cualquier medida de seguridad, prefiere verse. Lo que sí es cierto es que los cambios que podían haberse producido en tres, cuatro o cinco años se han precipitado en uno. Aun así, creo que las nuevas tecnologías seguirán siendo un complemento, pero nunca una alternativa.

¿Cómo caminan Iberflora y las empresas del sector ante el avance tecnológico? ¿Cómo valoraría el impacto que estos cambios generan en las ferias?

La feria y el sector verde no están al margen del avance tecnológico. Caminan de la mano de la sociedad y mejoran tecnológicamente, tanto empresas como consumidores. Ha habido sobre todo un avance de la tienda online, pero en cuanto la gente ha podido ir, por ejemplo, a los gardens, ha ido. Diré más, hemos visto un cambio generacional en los gardens, ahora se ve gente más joven durante toda la semana.

¿Qué nota le daría a España en la creación de la cultura verde, tan consolidada en otros países europeos?

Estamos todavía muy por detrás. Es cierto que es un tema cultural, pero también es un tema geográfico porque el verde lo tenemos todo el año. En una zona normal de España todo el año puedes salir al campo. Es diferente vivir, por ejemplo, en Suecia, que no sales durante muchos meses del año y es para ellos una necesidad.

¿Qué haría para mejorar el sector de las flores y plantas, si pudiese manejar los hilos desde arriba?

Creo que es más importante que en el mundo de la educación se conciencie y se eduque de la importancia del verde, así como el valor que tiene ser autosuficiente alimentariamente con temas de huertos urbanos. De hecho, este año tendremos un programa que girará precisamente entorno a esto. Confío poco en la política y mucho en la formación y en la gente joven.

¿Qué debilidades y fortalezas cree que ha puesto de relieve la grave crisis sufrida por el sector durante el año 2020?

Tenemos un sector productivo muy potente, que superados las dos primeras semanas de marzo siguió trabajando y abasteciendo a los mercados. Creo que la sociedad ha valorado más al sector. Los gardens han estado abiertos dando servicio y han sido importantes para la gente, que ha podido tener un respiro cuidando su casa, su jardín.

¿Qué le pide el sector verde a la Administración Pública?

Comprensión y libertad, ya que cumplimos una función primordial. Aportamos calidad de vida. Nuestro sector está perfectamente regulado tanto en oferta como en demanda por asociaciones y la administración lo mejor que puede hacer es dejar que trabajen los profesionales.

¿Cuál es su visión del sector del garden a medio y largo plazo?

Es cierto que va a tener competencia y que aparecen nuevos canales, nuevos actores, pero hay una cosa que no cambia: el garden es el especialista del producto en verde.