Las microalgas y su beneficio para las plantas y el medio ambiente

Entre las jornadas celebradas en el marco de Fruit Attraction, una de las que ha atraído más atención ha sido “La bioestimulación, una la herramienta clave para una agricultura rentable y sostenible”, organizada por la compañía biotecnológica AlgaEnergy. Durante su intervención, el director comercial de Iberia, Felipe Posada Segura, y su técnico de proyectos, Gabriel Serrano Beltejar, han puesto de manifiesto cómo AlgaEnergy puede ser una apuesta para revalorizar las producciones y mejorar la calidad de los productos gracias a la aplicación de los correctos bioestimulantes.

La compañía, que tiene presencia en más de veinte países, se encuentra en continua investigación, por ello colabora con más de 150 socios científicos en todo el mundo. Se trata de la única empresa, apoyada por la Unión Europea, que emplea todas las tecnologías disponibles para el cultivo de numerosas especies de microalgas.

El valor que tienen las microalgas es prácticamente desconocido para la mayoría de la población, pero estos microorganismos “son los responsables de más del 50% de oxígeno que se produce en el planeta, por lo que su potencial es enorme”, ha detallado Felipe Posada, quien no ha dudado en recalcar los numerosos premios que ha obtenido AlgaEnergy en sus catorce años de vida. “Uno de los más importantes fue el Premio BluInvest People Choice, por citar uno. Nuestro trabajo nos ha aportado reconocimientos en todo el mundo –desde China a Italia pasando por Estados Unidos–. Esto me hace sentir orgulloso de la labor que estamos realizando hoy en día y de todo lo que aportamos a los agricultores”, ha añadido.

Gabriel Serrano Beltejar (izda) y Felipe Posada Segura (dcha).

El valor diferencial que aporta AlgaEnergy a la agricultura es la de responder a los problemas que hoy en día tienen los trabajadores en el campo. “La demanda del mercado está totalmente alineada al From Farm To Fork, el pacto verde europeo, y por ello esta compañía es necesaria, ya que ayuda a mantener las producciones con menos fertilizante líquido, a reducir los fitosanitarios, a mejorar las calidades de los cultivos, a reducir las pérdidas ocasionadas por el cambio climático… Y todo ello, por supuesto, contribuye también a un aumento de la producción y, en definitiva, a un incremento de ingresos para el agricultor”.

Para entender mejor cómo las microalgas son tan importantes para el campo, Gabriel Serrano lo ha explicado en la ponencia: “Son muy importantes porque tienen una composición única. Una sola célula de este microorganismo es proteína (que supone una enorme fuente de aminoácidos), y otras se componen de hormonas vegetales, vitaminas y ácidos grasos. Y nosotros tenemos el conocimiento y la capacidad para producirlo desde la primera célula hasta la extracción de las moléculas vegetales”.

“En AlgaEnergy conseguimos un cosechado de una biomasa de alto valor añadido. Y de ahí obtenemos diferentes compuestos, como ácidos grasos o pigmentos, que son tremendamente importantes para el sector agrícola pero también para otros, como el de la cosmética”, ha apuntado el técnico.

Todo ello va enfocado a aumentar las producciones, incrementando a su vez su calidad: “Lo diferencial es que a las microalgas les damos las herramientas que necesitan en el momento concreto, así la planta no tiene que sintetizarlas”.

Cabe señalar que las microalgas no tienen nada en común con los extractos de algas. De hecho, la proteína que tienen las primeras es de un 55-70%, mientras que en las segundas es de tan solo un 5-9%. Asimismo, estos microorganismos tampoco son similares a los aminoácidos, siendo superiores, una vez más, los primeros.

“Hemos demostrado que aplicar estos compuestos en el campo, en el momento concreto, genera una rentabilidad económica al agricultor”, ha señalado Gabriel Serrano, quien ha puesto de ejemplo una producción de limón de Axarfruit, en Málaga: “Vimos que nuestro sistema mejoraba un 21,7% la producción. Y los limones, además, tenían más vida útil, pasando de 6 a 15 días. Todo esto revalorizada el producto en un +54%”.

Lo mismo han constatado con el mango. Con su sistema, los agricultores han aumentado un 28% la producción, un 37% el peso medio del fruto y un 70% los calibres superiores. “Además, conseguimos adelantar la maduración siete días. Esto es brutal. Todo ello supuso un retorno final de más de 4.000 euros a los agricultores”, ha matizado Serrano, quien ha puesto ejemplos similares con el tomate de industria, el melocotón amarillo y el lúpulo.

“A pesar de estos buenos resultados, seguimos investigando. Actualmente, estamos desempeñando investigaciones en transcriptómica, fenotipado, regeneración de suelos, fisiología vegetal, perfil nutricional y beneficios para la salud, entre muchos otros”, ha finalizado Posada.

Para dar fe de todo ello, AlgaEnergy ha contado con la presencia de uno de sus principales clientes en Portugal, Campotec, productora de hortícolas y frutales. Joao, un técnico de la empresa, ha demostrado que todo lo que han apuntado los primeros ya le ha sucedido a él.