Flores para el cementerio: precios más altos y menos producto nacional

Madrid, 30 oct (EFE).- Las floristerías y puestos junto a los cementerios ya están preparados para hacer frente al aumento de la demanda de flores esperado por el Día de Todos los Santos, en una campaña en la que hay menos oferta nacional y un alza generalizada de precios, que viene marcada desde Holanda, el epicentro mundial del negocio.

Las floristerías prevén igualar la cifra de ventas que consiguieron en la campaña de 2019 pese a que hay una menor producción, consecuencia de la incertidumbre producida por la crisis sanitaria de la covid-19, que el año pasado jugó una mala pasada al sector por las restricciones de última hora para acceder a los cementerios.

Según la Asociación Española de Floristas (Aefi), las más vendidas están siendo las flores clásicas para esta festividad, en tonos neutros y suaves, con el blanco como color principal.

Fuentes de Interflora han añadido a Efe que en los pedidos en línea que están sirviendo a domicilio se ve una clara apuesta por las flores de color blanco y rosa, frente al rojo y los naranjas, más demandados en otras fechas claves de venta.

Entre esos clásicos de temporada destacan los crisantemos monoflor, gladiolos, margaritas ramificadas, claveles y miniclaveles, gerberas, lilium, lirios, paniculatas y los verdes de acompañamiento que se cultivan en España, con Andalucía a la cabeza (951 hectáreas en 2020), así como los claveles y verdes de Ecuador y las rosas de Colombia.

Uno de los principales mayoristas de flor cortada de España, Verdnatura, que se provee de producto nacional y, sobre todo, del que se vende en Holanda y del que importa directamente desde Latinoamérica, ha constatado un fuerte aumento de pedidos, que se han situado un 30 % por encima de los de 2020 y un 20 % por encima de los de 2019.

"La buena programación de las compras nos ha permitido incrementar el volumen", ha explicado el responsable de "marketing" y comunicación de esta firma, Francisco Rico, en una campaña con "precios más altos en Holanda" debido sobre todo a la "reducción de la oferta encadenada" procedente de países como Colombia y Ecuador.

"Estamos muy contentos con esta campaña", ha afirmado después de apuntar que Verdnatura "ha movido 10.000 metros cúbicos de mercancía, equivalente a una fila de seis kilómetros de camiones, desde el pasado 11 de octubre".

Este gran volumen ha permitido a la firma poder absorber parte del aumento de los costes generados a causa de la pandemia, en un contexto con menos vuelos comerciales y con la subida de los fletes marítimos, la energía, los plásticos y el cartón que, según Rico, se han traducido en un alza de entre el 5 % y el 6 % en el tramo mayorista.

EL VOLUMEN DE FLOR ESPAÑOLA SE RESIENTE CON LA PANDEMIA

El presidente del Comité de Flor y Planta de la organización Fepex, Juan Daniel de Marichalar, calcula que la campaña de Todos los Santos supone entre un 15 % y un 20 % de las ventas del sector productor español de todo el año.

Desde Chipiona (Cádiz), el gerente de Flores Los Rizos, Fermín Blanco, se ha mostrado "muy optimista" con la campaña, ya que, aunque en la zona se ha recortado el cultivo -"ha habido entre un 30 % y un 40 % menos de crisantemo, por ejemplo"-, se han conseguido "precios con más margen", hasta un 30 % superiores a los de 2020.

Blanco, asociado a Asaja-Cádiz y que lleva cultivando flores desde hace cuatro décadas, ha recordado con tristeza que el pasado año los floricultores tuvieron que destruir la producción y los pedidos fallidos de invernaderos enteros por la cancelación de fiestas como Las Fallas.

Ahora -ha considerado-, es importante recuperar los niveles de prepandemia y asegurar el relevo generacional de una actividad muy tecnificada que, a su juicio, "tiene un potencial grande" y que además genera mucha mano de obra.

El responsable de flor cortada de COAG-Andalucía, Luis Manuel Rivera, ha calculado que en la zona de la costa noroeste de Cádiz y del bajo Guadalquivir se ha plantado el 50 % de superficie respecto a la del año pasado para la actual campaña de Todos los Santos.

"Entre marzo y abril de 2020 tuvimos que triturar flores y tallos por valor de 23 millones de euros, y los productores se quedaron sin financiación para poder plantar de nuevo y muchos decidieron sembrar hortalizas", ha comentado.

Rivera ha reclamado que el Gobierno reduzca los módulos del IRPF para el sector de la flor, fijados hace 30 años, para poder continuar en una actividad que quiere volver a la normalidad pero que se enfrenta en la actualidad con los "desorbitados" repuntes de los costes de luz, gas, combustible o de fertilizantes.

Desde Extremadura, el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, que cuenta con un invernadero que provee a floristerías y mercadillos ambulantes de la región, ha mostrado su rechazo a que este sector no tenga ayudas de la Política Agrícola Común (PAC) y que las extraordinarias por la pandemia, "que vinieron bien", no terminaran de compensar las pérdidas de 2020.

Josep Serra, uno de los mayores productores de crisantemo de Barcelona, ha reconocido desde el Mercat de la Flor de Vilassar de Mar que esta campaña "ha faltado flor en Holanda, que es la que manda, y también en Cataluña, donde han aumentado los encargos", pero finalmente todo el que quiera llevar un ramo lo va a poder hacer.

En Murcia, el gerente de Canaraflor Sociedad Cooperativa, Juan Maravillas, ha asegurado que esta es "la primera campaña que alcanza los niveles prepandemia", y ha mostrado su satisfacción por que "la zona de Canara es la única de España en la que la superficie dedicada al cultivo de flor crece" año tras año.

Acerca de ProfesionalesHoy 5227 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy