Consejos para que las poinsettias luzcan perfectas en los establecimientos

Muchos viveristas de toda Europa dependen en gran medida de las poinsettias. No solo se trata de las ventas en grandes cantidades, sino del hecho de que estas producciones también permiten a los productores comerciales seguir en pleno funcionamiento durante todo el año, ya que las poinsettias comienzan a crecer cuando la mayoría de los demás cultivos y plantas de alto valor comercial han dejado de florecer.

Dado que es un adorno festivo de referencia y uno de los regalos tradicionales más populares de la temporada, durante el período previo a la Navidad se venden cientos de millones de poinsettias. Si bien son famosas por su potencial para la elaboración de preciosas composiciones, tienen una reputación igualmente justificada de ser un poco caprichosas y difíciles de cuidar. Diferénciate de los vendedores de los supermercados con un cuidadoso trato a tus clientes y la atención en la zona de caja, que debe incluir un asesoramiento adecuado sobre el mantenimiento de la planta que les permita aprovechar al máximo sus compras de plantas.

Temperatura

La regla de oro para las poinsettias es no exponerlas demasiado al frío. Informa a los clientes de que deben disfrutar de una temperatura de entre 15 y 22 grados y no estar expuestas a las corrientes de aire frío. Así, estas plantas deben estar preferentemente en un lugar cálido, protegido y con suficiente luminosidad. Estas sensibles plantas pueden dañarse fácilmente durante el transporte desde el centro de jardinería o la floristería hasta casa, por lo que debes indicar al personal que envuelva correctamente todas las poinsettias en papel sin dejar nada de follaje expuesto. Lo ideal sería ponerla dentro de una bolsa como medida de seguridad. Avisa a los clientes de que incluso unos pocos minutos de exposición al aire frío, especialmente a una ola de frío en pleno invierno, pueden dañar de forma fatal las hojas, que deben mantenerse bien protegidas en todo momento.

Puesto que la temperatura óptima para esta planta es de entre 15 y 22 grados, la temperatura de la tienda debería encontrarse en esa horquilla, manteniendo al menos los 14 grados, teniendo especial cuidado durante el traslado y el almacenamiento antes de que se expongan las plantas. Coloca las poinsettias en un lugar aireado y con mucha luz natural. Evita que si las cambias de lugar experimenten cambios drásticos de luz o temperatura. Lo último que necesitas es criarte la fama de que vendes poinsettias estropeadas o moribundas para las Navidades.

Dada la importancia de la temperatura del invernadero para la producción de poinsettia, también es fundamental que los productores tengan el seguro adecuado para subsanar rápidamente los daños provocados por condiciones climáticas adversas - especialmente vientos fuertes, nieve y granizo- incendios o inundaciones. Los productores comerciales también deben invertir en seguros que protejan las plantas durante el transporte desde los invernaderos hasta que lleguen a los puntos de venta. Los comerciantes deberían confirmar que los proveedores cuentan con todas garantías financieras para que nadie sufra un trastorno económico importante en el período previo a la Navidad.

Riego y nutrición

Las poinsettias necesitan suelos con un pH de entre 5,8 y 6,2, incluyendo tres partes de sustrato por una parte de arena para que llegue suficiente oxígeno a las raíces. Avisa a los clientes de que las poinsettias no deben regarse en exceso y de que tampoco deben dejar el sustrato encharcado. Explícales de que deben esperar a que la tierra comience a secarse antes de volver a regarlas ligeramente, evitando empaparlas. El exceso de agua puede hacer que las poinsettias se estropeen con el moho gris y las hace vulnerables al ataque de plagas comunes como las cochinillas.

Las poinsettias prefieren la humedad, así que debes aconsejar a tus clientes que las pulvericen con agua si existe el riesgo de que se “estresen” debido a la falta de la misma provocada por la calefacción.

Las poinsettias recién compradas no suelen requerir fertilización durante el período de floración, porque generalmente se venden en sustrato prefertilizado. En el caso de que sea necesario abonarlas, por ejemplo, en trasplantes o para alargar su vida, lo adecuado es una fertilización mensual con un producto alto en potasio y bajo en nitrógeno.

NOTA: La fertilización regular se llevará a cabo durante el cultivo para ayudar a que las plantas arraiguen y para fomentar el rápido desarrollo de las ramas después del pinzado de los brotes. La fertilización regular debe continuar hasta 2, 3 semanas antes de la venta, momento en el que debe detenerse. Reducir la fertilización en este momento ayuda a extender la vida postcosecha de las plantas y previene el daño a las brácteas causado por el exceso de sales solubles.

Consejo: Puedes colocar cerca de las plantas cartelería con imágenes y texto que expliquen sus cuidados para así ahorrar tiempo en la caja en hora punta. Incluso puedes ofrecer folletos informativos para que los clientes los lean o se los lleven.

Fuente: Stars for Europe