La UE destina recursos para proyectos verdes

Europa ha aprobado un paquete de ayudas por un valor de 750.000 millones de euros destinadas a apoyar a los estados miembros en la superación de la crisis provocada por la COVID-19. La lucha contra el cambio climático, con el 30 % de los fondos de la UE, es el de mayor porcentaje en la historia del presupuesto europeo.

 Este paquete de recuperación y presupuesto, aprobado por el Consejo Europeo el pasado mes de julio, apoyará la inversión en transición ecológica y digital. Estos fondos europeos abarcan el nuevo Marco Financiero Plurianual (MFP), el fondo de garantía del BEI y medidas extraordinarias agrupadas en el Plan Europeo de Recuperación, conocido con el nombre de Next Generation EU. Su finalidad es financiar proyectos de utilidad pública que beneficien al conjunto de la población, y pueden acceder a ellos tanto empresas públicas como privadas u organizaciones sin ánimo de lucro.

 A España le corresponden 140.000 millones repartidos entre subvenciones (72.700 millones), que son prácticamente a fondo perdido, y préstamos (67.300). Estos fondos se tramitarán a través de los Presupuestos Generales del Estado y podrán recibirse entre este año y 2026.

 En los próximos años España podrá recibir transferencias del programa Next Generation por una cantidad máxima de 71.604 millones de euros mediante dos instrumentos de inversión: El Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) que aglutinará hasta 59.168 millones, y el React-EU, que llegará hasta los 12.463 millones.

 Quién puede optar y cómo

Los fondos Next Generation EU están destinados a la recuperación sostenible de la sociedad europea, por lo que pueden acceder a ellos tanto empresas como particulares, si bien estos últimos tienen más restricciones. Hay tres formas de optar a estos fondos:

 1. Mediante convocatorias de ayudas o subvenciones directas por parte de las autoridades competentes, fundamentalmente los ministerios. Esto puede ser por concurrencia simple (se seleccionan los proyectos por estricto orden de presentación de solicitudes hasta el agotamiento de fondos) o por concurrencia competitiva (al mejor proyecto). Los beneficiarios son ayuntamientos y empresas. Recientemente se ha publicado una interesante subvención de la Fundación Biodiversidad a través de Soluciones Basadas en la Naturaleza.

 2. A través de las convocatorias lanzadas por las distintas comunidades autónomas, a las que el Gobierno transfiere competencias en la materia. Y ellas transfieren los fondos a los destinatarios finales, que pueden ser empresas públicas o privadas, entidades locales, entes públicos, pero también personas jurídicas o comunidades de vecinos. La adjudicación de fondos en este caso puede ser vía licitación, o ayuda o subvención, y a su vez se puede adjudicar por convocatoria simple o por asignación directa (de los ayuntamientos). También puede darse el caso de que dentro de las actuaciones de competencia autonómica los fondos se destinen a financiar proyectos propios.

 3. Con inversión indirecta. Es decir, a través de empresas públicas o direcciones generales, o mediante licitaciones de contratos de obra a empresas privadas. 

En resumen, existen por un lado subvenciones para la financiación de activos privados, a través de convocatorias de concurrencia competitiva lanzadas por las diferentes administraciones y otros organismos públicos como Red.es o el CDTI. Y, por otro lado, contratos para la financiación de activos públicos a través de licitaciones. La financiación puede ser 100% pública o servirse de concesiones. Serán proyectos que saldrán a licitaciones, convocadas por las diferentes administraciones públicas. Fuente: Amja