Madrid persigue convertirse en una urbe más verde y sostenible

Desde la nueva planta de materia orgánica en el Parque Tecnológico hasta una remodelación del Nudo Norte, Madrid quiere perfilar la imagen futura de la ciudad. Un claro ejemplo del cambio que está llevando a cabo Madrid es el nuevo proyecto urbanístico que transformará toda la zona de Madrid Río. Dentro de este macro proyecto, el pasado mes de noviembre se llevó a cabo la colocación de la primera piedra de una promoción dentro del ámbito Ribera de Calderón, un nuevo entorno que ejemplifica a la perfección el Madrid sostenible del futuro. Arrancaba así la construcción de una de las promociones que configurarán este nuevo ámbito urbanístico, en un terreno que ha sido transformado por completo para culminar el Plan de Recuperación de Espacio Verde a Gran Escala del plan de revitalización urbana de Madrid Río.

El proyecto urbanístico de Ribera del Calderón, que comenzó en 2019 con la demolición del estadio Vicente Calderón y de la antigua fábrica de la cervecera Mahou, creará un nuevo pulmón verde en la ciudad de Madrid con más de 73.000 metros cuadrados de zonas verdes, y albergará más de 1.300 viviendas de uso residencial y numerosas zonas de equipamiento público. Con una inversión de más de 220 millones de euros en conceptos de obra de urbanización y edificación, supondrá una generación de empleo de más de 5.000 puestos de trabajo.

Entorno sostenible en el centro de Madrid

Ubicado en el distrito de Arganzuela, a diez minutos andando del centro histórico de Madrid, la Ribera del Calderón consta de una superficie total edificable de 147.050 m², en la que se van a construir 1.312 viviendas y se podrá disfrutar de más de 73.000 metros cuadrados de nuevos parques y jardines. Estos contarán con zonas estanciales caracterizadas por la existencia de bancos perimetrales y pavimento blando, zonas de juegos infantiles y juveniles con diferente mobiliario similar a las ya existentes en Madrid Río. También se creará una zona de ejercicios y diversas actividades para la tercera edad, una zona con pavimento duro para el patinaje y una zona dedicada al arte urbano.

El diseño de las promociones se ha llevado a cabo en base a criterios de máxima eficiencia energética, disminuyendo los consumos energéticos tradicionales con el uso de energías sostenibles como la geotermia o la aerotermia.

Especies adaptadas al clima y suelo

En cuanto a la planificación de las zonas verdes se han empleado distintas variedades de especies procurando en todos los casos una correcta adaptación al clima y al suelo, de forma que las necesidades hídricas se minimicen y se ajusten a los estándares habituales utilizados por la Administración. Además, para el alumbrado de las calles se han instalado luminarias de bajo consumo y se dispondrá de estaciones de carga de vehículos eléctricos.

Al mismo tiempo, la zona cuenta con más de 14.000 metros cuadrados para uso terciario, que garantizan la dotación comercial necesaria para que los vecinos de la Ribera del Calderón puedan disfrutar de todos los servicios que necesitan sin salir del barrio.

Accesibilidad y movilidad

El proyecto ha sido concebido teniendo en cuenta el actual marco de obligado cumplimiento en materia de accesibilidad universal y supresión de barreras. Por este motivo, se han aplicado los criterios de diseño establecidos en la normativa, así como las buenas prácticas aplicadas a medidas potenciadoras de la accesibilidad que, al margen de las especificaciones obligatorias, favorecen el uso de los espacios urbanos de titularidad pública a cualquier ciudadano. Los recorridos principales de las zonas verdes están diseñados para ser itinerarios peatonales accesibles, con una banda libre de paso de al menos 1,80 m de ancho, pendiente no superior a la máxima permitida del 6% y sin resaltes o peldaños en su recorrido.

Asimismo, la Ribera del Calderón está perfectamente comunicado con todos los puntos de la ciudad, al estar está integrado en la red de autobuses urbanos (EMT), la red de metro y la red de trenes de cercanías de Renfe, así como el anillo verde ciclista.

El Alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha afirmado que este proyecto nos acercamos al “Madrid del futuro, el que todos queremos, un Madrid sostenible, habitable y que mejora la calidad de vida de todos los madrileños". En ese sentido, "tenemos que agradecer la iniciativa privada para que salga hacia delante el proyecto en estos momentos tan duros". Además ha añadido que “Ribera del Calderón ejemplifica el desarrollo urbano de nuestra ciudad. Es un enclave privilegiado y emblemático, que culmina toda la operación de Madrid Río y que continuará con el plan de cubrimiento que se va a acometer a lo largo del año por parte del Ayuntamiento de Madrid, en colaboración con el Atlético de Madrid".

Para el Presidente del club rojiblanco, Enrique Cerezo, el nuevo proyecto "supone un sentimiento encontrado. Por un lado, nostalgia, recuerdos, sensaciones, emociones y pasión. Por otro lado, futuro, desarrollo de la ciudad, zonas verdes y equipamientos".

Por su parte, según el presidente de la Junta de Compensación, Javier Rodríguez Heredia, “estamos aquí para dar una buena noticia. Hay un grupo de entidades que estamos apostando fuerte por seguir desarrollando Madrid a pesar de las circunstancias”. El enclave "recupera, en pleno corazón de Madrid, una zona para hacer una infraestructura social y esencial básica de manera equilibrada".