Nueva legislación sobre agricultura ecológica para una competencia leal

La nueva legislación sobre agricultura ecológica, que ha entrado en vigor el 1 de enero de 2022, pretende reflejar la evolución del sector a su rápido crecimiento, garantizando una competencia leal para operadores y operadoras y, al mismo tiempo, evitar el fraude y mantener la confianza de los consumidores.

Entre sus principales novedades, el nuevo Reglamento 2018/848 pretende simplificar las normas de producción gracias a la supresión progresiva de una serie de excepciones y exclusiones, y reforzar el sistema de control mediante medidas preventivas más estrictas y controles rigurosos a lo largo de toda la cadena de suministro.

El nuevo Reglamento contempla que la certificación sea más fácil para los pequeños agricultores gracias a un nuevo sistema de certificación de grupo. Además, se adopta un enfoque más uniforme para reducir el riesgo de contaminación accidental por plaguicidas y se eliminarán progresivamente las exenciones aplicables a la producción en lechos demarcados en los invernaderos.

Los productores de países no pertenecientes a la UE tendrán que cumplir las mismas normas que los productores de la UE.

La nueva legislación sobre agricultura ecológica pretende reflejar la evolución del sector a su rápido crecimiento y mantener la confianza de los consumidores

Plan de acción

En marzo de 2021, la Comisión puso en marcha un plan de acción para la agricultura ecológica en la Unión Europea. El plan de acción pretende alcanzar el objetivo del Pacto Verde Europeo de destinar el 25 % de las tierras agrícolas de la UE a la agricultura ecológica de aquí a 2030. El plan consta de 23 medidas repartidas en tres ejes: estimular la demanda y garantizar la confianza de los consumidores; estimular la reconversión y consolidar todos los eslabones de la cadena de valor; predicar con el ejemplo, aumentando la contribución de la agricultura ecológica a la sostenibilidad ambiental.

Valoración de los ciudadanos

Los ciudadanos de la UE valoran cada vez más los productos orgánicos. Según la encuesta del Eurobarómetro de 2020 sobre la agricultura de la UE y la PAC, los ciudadanos creen que es más probable que los productos orgánicos cumplan con las normas específicas sobre pesticidas, fertilizantes y antibióticos (el 82 % está de acuerdo), son más respetuosos con el medio ambiente (el 81 %) y son producido con mayor respeto por el bienestar animal (80%). Según la encuesta, el 56 % de los ciudadanos reconoce el logotipo orgánico, frente al 27 % en 2017.

Las ventas minoristas de productos orgánicos han aumentado más del 128 % en los últimos 10 años, de aproximadamente 18 000 millones de euros en 2009 a 41 000 millones de euros en 2019. De media, cada europeo gasta alrededor de 84 euros al año en productos orgánicos.

Aumentar el consumo de productos orgánicos y fortalecer la confianza de los consumidores en ellos es vital para alentar a los agricultores a convertirse a los orgánicos. Para apoyar el crecimiento continuo y mantener un mercado rentable para los operadores orgánicos, la Comisión emprende acciones para promover la agricultura ecológica y el logotipo de la UE; promover comedores orgánicos y aumentar el uso de compras públicas verdes; reforzar los esquemas de escuelas orgánicas; prevenir el fraude alimentario y fortalecer la confianza del consumidor; mejorar la trazabilidad; facilitar la contribución del sector privado.

Desarrollo etapas de la cadena de suministro

Para aumentar la proporción de tierra cultivada con prácticas orgánicas, se necesita un mayor desarrollo en todas las etapas de la cadena de suministro. Deben establecerse estructuras adecuadas para fomentar la producción local y canales de distribución cortos, lo que permitiría a los agricultores beneficiarse plenamente del valor añadido de los productos orgánicos.

La superficie dedicada a la agricultura ecológica ha aumentado casi un 66 % en los últimos 10 años, de 8,3 millones de hectáreas en 2010 a 13,8 millones de hectáreas en 2019. Actualmente representa el 8,5 % de la superficie agrícola utilizada total de la UE.