¿Cómo dar una segunda vida a los adornos naturales de Navidad?

Como dice el refranero popular, “Hasta San Antón, pascuas son”, y es que son muchos los que se niegan a dejar atrás el espíritu navideño que tanto nos gusta, retrasando el prescindir de sus adornos navideños y manteniéndolos lo máximo posible en sus hogares. Y más aún si somos de los que cada año destinamos un presupuesto a la decoración navideña y apostamos por elementos decorativos naturales.

Cuando no podemos alargar más el momento de quitar la decoración, muchos de estos elementos acaban en los contenedores de basura. Por este motivo, el paisajista Fernando Pozuelo nos da algunos consejos para reutilizar estos adornos naturales y darles una segunda vida, amortizando así el dinero invertido en ellos y potenciando su uso:

● El árbol de navidad. Aunque en el mercado existen diferentes tipos de árboles, en los viveros y tiendas especializadas solemos encontrar una especie que se conoce como Abies Excelsa, y se puede comercializar o bien con ramas cortadas, que en este caso no tendría opciones de aprovechamiento, o bien con la planta con su cepellón, en cuyo caso podríamos plantarla en un lugar exterior, soleado, con un terreno fresco y que drene bien. Pero sobre todo debería plantarse en un entorno de coníferas, no entre árboles frondosos, porque si no luego las copas van a chocar y estéticamente no quedará bonito. Si nuestro árbol no cuenta con cepellón, y es cortado, podemos reutilizarlo y convertirlo en compost. Existen numerosas empresas que se dedican a ello, o incluso campañas organizadas desde Ayuntamientos para la recogida de árboles naturales.

● Las flores de pascua. En realidad, se trata de una especie llamada Euphorbia Pulcherrima, que pertenece a la familia de las suculentas, un tipo de planta que se acerca al mundo de las cactáceas y que contiene mucha humedad dentro de los tallos, por lo que requiere y necesita muy poca cantidad de agua. Una vez pasada la época de navidad, podemos plantarla en una zona exterior como parte de nuestro jardín. En zonas costeras y mediterráneas esta planta puede estar al aire libre, además de en zonas más continentales, siempre y cuando la temperatura no descienda por debajo de los cero grados centígrados. Si tiene una exposición con sol de mañana o semisombra, la planta va a vivir bien de un año para el otro y volverá a florecer.

● ¿También se puede reciclar el belén? Son muchas las personas que optan por el belén o nacimiento como elemento decorativo navideño preferido. En este caso, los belenes tienen determinados complementos que nos permitirían reconvertirlos, por ejemplo, en un terrario. Para ello necesitaríamos un recipiente metálico en el que colocar los diferentes elementos del belén: los áridos, las gravillas, las astillas, el serrín, el musgo, o incluso el muérdago. Todos estos elementos dispuestos de una forma minimalista y sencilla nos pueden permitir reconvertir el belén en un bonito terrario que puede lucir todo el año. Como consejo para el cuidado y mantenimiento del musgo, bastaría con regarlo una vez por semana. 

“Apostar por la introducción de elementos naturales en la decoración navideña siempre es un acierto, ya no solo porque con ellos conseguimos un ambiente más cálido y acogedor, si no que ayudamos a contribuir a cuidar el medio ambiente, reduciendo el impacto que supone la fabricación y los residuos derivados de los árboles artificiales. Para elegir un árbol natural, si no viene en su macetero, tenemos que asegurarnos de que proviene de un cultivo controlado y certificado, asegurándonos así de que la empresa cumple con los criterios del Consejo de Administración Forestal.” declara Fernando Pozuelo.