Las especies exóticas se multiplican en Europa

La globalización conduce a que el número de especies animales y vegetales exóticas; es decir, no autóctonas, que aumentan considerablemente en muchas regiones del mundo. Los recién llegados a menudo causan daños, no solo en términos ecológicos, sino también económicos. Investigadores de la Universidad de Viena están trabajando en modelos de predicción para estimar la cantidad de futuros bioinvasores con la mayor precisión posible y proporcionar escenarios de futuros impactos.

La mayoría de las mariquitas de Europa Central son inmigrantes, ya que la mariquita asiática es ahora la especie más común que se encuentra en nuestras latitudes y las especies autóctonas originales se han desplazado cada vez más. Otra especie introducida por los humanos es el gusano de la raíz del maíz occidental (Diabrotica virgifera). Esta plaga, que alguna vez fue originaria solo de América Central, ahora se ha extendido ya no solo dentro del continente de América del Norte, sino también a Europa, causando daños considerables a la agricultura en todas estas regiones. La polilla del boj (Cydalima perspectalis), una pequeña polilla del este de Asia, ahora también se ve en muchos jardines europeos. Las orugas de esta especie exótica tienen la desagradable costumbre de comerse todas las hojas de los bojes del mismo nombre.

Un aspecto común de estos tres bioinvasores es el hecho de que son bastante nuevos en Europa. Pero, aunque se detectaron en mayor número solo a partir de la década de 2000, ya han causado un impacto considerable. Franz Essl, del Departamento de Investigación de Botánica y Biodiversidad de la Universidad de Viena, los considera solo la punta del iceberg: “En los últimos veinte años, hemos visto un rápido aumento de especies exóticas introducidas por la actividad humana en Europa Central, pero también en la mayoría de las otras partes del mundo”, señala el ecologista. En el proyecto FWF “AlienScenarios”, Essl está trabajando con un equipo internacional para desarrollar modelos de predicción que nos permitan estimar en qué medida aumentará la cantidad de especies invasoras en todo el mundo en el transcurso del siglo XXI. Los escenarios resultantes están destinados a servir como base para futuros objetivos de la ONU en el área de la biodiversidad, el llamado "Marco de Biodiversidad Post-2020".

El transporte de mercancías y el cambio climático

Hay una serie de razones que explican el rápido aumento de los bioinvasores en las últimas décadas. “El tráfico de carga ha aumentado enormemente, incluidos los viajes aéreos, lo que permite que muchas más especies sobrevivan al viaje; el gusano de la raíz del maíz es un ejemplo. Luego está el cambio climático, que está afectando a los ecosistemas. La propagación de muchas especies nuevas también se ve favorecida por los cambios en el uso de la tierra”, dice Essl, enumerando los factores de influencia.

En 2017, el ecologista Essl fue miembro de un equipo internacional de investigadores y, en un estudio publicado en la revista Nature Communications, pudo demostrar que la cantidad de especies exóticas documentadas en todo el mundo ha aumentado constantemente desde 1970, con un promedio de hasta 1,5 nuevos avistamientos por día.

Si bien existen pronósticos detallados para otros factores de cambio ambiental con consecuencias potencialmente de gran alcance, todavía faltan los cálculos de modelos correspondientes en lo que respecta al desarrollo del número de especies exóticas. “Existen escenarios científicamente sólidos para la conservación de la biodiversidad, el uso de la tierra y, por supuesto, el cambio climático. Gracias a los informes del IPCC sobre el calentamiento global, sabemos muy bien que podemos limitar el calentamiento a 1,5 grados si tomamos medidas ambiciosas, y que superará los 4,5 grados centígrados en el peor de los casos”, explica Essl. “Para las especies exóticas aún no tenemos tales escenarios, aunque la situación de los datos ha mejorado mucho en los últimos años”.

Análisis de las especies introducidas

¿Cómo se puede extrapolar el aumento de especies exóticas “hacia el futuro”? Essl explica que para crear modelos apropiados, los investigadores comienzan analizando en detalle las relaciones existentes en un paso llamado parametrización. El conocimiento experto y los datos existentes sobre el tráfico y los flujos de mercancías, las estructuras económicas o los cambios climáticos, así como el número de bioinvasores observado anteriormente, se combinan para describir el status quo en un modelo. “Para crear pronósticos, los parámetros que influyen en la cantidad de especies exóticas se reemplazan en el modelo por valores futuros estimados”, señala Essl. “Esto sirve para calcular la cantidad de bioinvasores que es el resultado de futuros cambios en el clima o en las actividades económicas y de viaje”.

Como base de estos cálculos, los investigadores están utilizando la "Base de datos del primer registro de especies exóticas", una base de datos mundial de avistamientos de especies exóticas con más de 50.000 entradas hasta la fecha, que el mismo Essl también ayudó a compilar. Los modelos están destinados a proporcionar estimaciones plausibles de cómo se desarrollará la cantidad de bioinvasores para 2050 o incluso para 2100. En un estudio inicial publicado en 2020 en la revista Global Change Biology, Essl y sus colegas pudieron demostrar que la cantidad de Se espera que las especies exóticas aumenten a nivel mundial en un 36 por ciento dentro de cuatro décadas y media (2005 a 2050). Los datos para la creación y validación del modelo abarcan los años 1950 a 2005.

Europa, el primer lugar en la lista de especies exóticas

El estudio también proporciona información sobre la forma diferente en que los continentes se verán afectados por especies exóticas: con un aumento del 64 por ciento en bioinvasores entre 2005 y 2050, o un total de 2.543 especies, Europa es el favorito, seguido de las zonas templadas.