“Los gardens que sean especialistas y puedan ofrecer un punto de venta experiencial triunfarán”

Paula Orozco es una de las personalidades más destacadas del sector verde en la actualidad. Gerente de Viveros La Mezquita desde hace veinte años, un negocio que ha heredado de su padre y abuelo, pero que ha sabido implementar con creatividad, convirtiendo siempre las amenazas en fortalezas. En 2018 fue elegida presidenta de la Asociación Española de Centros de Jardinería AECJ, aunque forma parte de su junta directiva desde 2012. Desde hace una década también forma parte del Comité de Iberflora con una gran implicación, que ha ayudado a dar resultados. Hablamos con ella para tomar el pulso al sector.

¿Cuáles son los logros que se han producido dentro de la AECJ desde que en 2018 se la nombró presidenta? 

La verdad es que, con la pandemia por medio, se ha hecho lo que se ha podido. Se han incorporado varios servicios nuevos y reforzado los que más hemos considerado importantes para los socios. Lo que más me preocupaba al llegar a la presidencia, era la Formación. Con la anterior crisis habíamos perdido los ciclos de cursos presenciales que hacíamos con gran éxito, así que ahora hemos creado un sistema de webinars muy útiles sobre muchísimas categorías, para sacarles el máximo partido todos los miembros de los gardens.

También hemos adaptado nuestra Boutique de productos para que los socios tengan elementos más sostenibles de embalaje, estamos negociando el Convenio Colectivo, hemos fomentado la afición a las plantas a través de la campaña “Europa Florece”, estamos creando cientos de posts digitales para uso en redes sociales de los socios. Hemos incorporado el servicio del Cliente Misterioso. Pero lo más destacado es que hemos conseguido que las plantas y flores sean productos esenciales cara a la Administración y los centros de jardinería, establecimientos donde poder comprarlos.

No quisiera dejar de citar, aunque sea dentro de una revista, que tenemos la mejor revista cara al aficionado español de plantas: Verde es Vida que supera los 115.000 cada temporada.

“La mayor debilidad del sector es la fragmentación del sector en pequeñas empresas familiares”

¿Cuál sería la radiografía actual de la asociación y sus prioridades para 2022?

Tenemos una entidad muy consolidada y fuerte que avanza de la mano de las centrales y grupos de gardens más importantes en España con los que estamos muy vinculados y haciendo acciones muy beneficiosas para el sector. La AECJ está creciendo en número de socios y empresas, muestra ineludible de que es una organización muy valorada.

¿Qué previsiones hay en cuanto a Expogarden: expositores y conferencias…?

Teníamos muchísimas ganas de encontrarnos todos de nuevo y “abrazarnos”, más después de este buen ejercicio 2021. La cancelación supone no conseguir los objetivos del encuentro profesional más importante para nuestros socios, pero suponía un riesgo importante el mantener el congreso en plena sexta ola de la pandemia, y creo que ha sido un acierto postponerlo. Pero tenemos un equipo muy importante en nuestra oficina de la AECJ, que no pierde el contacto con nuestros socios, y entre nosotros mismos nos seguimos pidiendo ayuda unos a otros, viajamos juntos (en la medida de lo posible) a visitar proveedores, lo que demuestra las sinergias que consigue nuestro congreso y el trabajo de tantos años de esta Asociación.

¿Cuáles son las ventajas que ofrece el pertenecer a la AECJ hoy en día y en qué medida el asociacionismo está ayudando a los miembros de la AECJ a desafiar la crisis por esta pandemia?

Muchísimas ventajas. Tenemos un amplio portafolio de casi veinticinco servicios, de los cuales los socios utilizan los que quieren por menos de sesenta euros al mes.
Hay que estar unidos para todo, frente a la administración, frente a los problemas y oportunidades.
Si no hubiéramos tenido una asociación representativa, no hubiéramos podido abrir los centros tan pronto como lo hicimos y comenzar a salir de esta crisis. Es imprescindible que cada empresa de un sector se una al colectivo que le representa, apoya y promociona.

Eres dueña de una empresa familiar que destaca por su innovación y capacidad de aportar un valor añadido al cliente, ¿cuál es el sello de identidad de este negocio a día de hoy?

Somos un centro de jardinería en una población pequeña y muy rural como es Cuenca, por lo que la cercanía con nuestros clientes, la atención preferente al cliente y una oferta muy variada, de calidad y precio justo, son nuestros puntos fuertes

¿Cómo se transforma una amenaza en una oportunidad?

Con mucho trabajo añadido

¿Cuál es su opinión sobre la promoción de las plantas y su consumo en nuestro país?

Cambiar los hábitos de consumo de una población es cuestión de mucho tiempo. Además de las campañas publicitarias puntuales, requiere explicar los beneficios a nuestro modo de vivir que nos pueden aportar las plantas y las actividades relacionada con la naturaleza.

España no es de los países de la CE con más consumo de plantas por eso necesita profesionalizar los establecimientos, fortalecer sus equipos de expertos, promover el uso de plantas en todos los hogares y puestos de trabajo. Esta última es la misión más importante de nuestra publicación Verde es Vida y que solo los gardens asociados y sus clientes pueden disfrutarla.

¿Cuáles son las debilidades del colectivo de centros de jardinería en España?

Quizá la mayor debilidad sea la fragmentación del sector en pequeñas empresas familiares por eso está más que justificada la existencia de nuestra asociación, como representante del sector. En el plano comercial, las numerosas centrales de compras que han surgido de un tiempo a esta parte.

¿Y las fortalezas?

La profesionalidad y conocimientos que las empresas transmiten a sus clientes.

“España no es de los países de la CE con más consumo de plantas por eso necesita profesionalizar los establecimientos, fortalecer sus equipos de expertos, promover el uso de plantas en todos los hogares y puestos de trabajo”

¿Qué deberían hacer los centros de jardinería para ganar terreno frente a las grandes superficies y mejorar su oferta y resultados?

Estar en la AECJ lo primero. Mantener una oferta de productos de calidad que se diferencien de los que ofrecen las grandes superficies, y que vean la posibilidad de asociarse a centrales de compra que los harán más competitivos. Estar al día de todo lo que pasa en el sector, normativas, conocer empresa de éxito, tener el mejor personal posible, una excelente imagen. En definitiva, ser más competitivos en los aspectos que pueden ser más relevantes.

¿Qué recomendaciones haría al centro de jardinería para seguir capeando las dificultades que nos podamos encontrar a corto medio plazo?

No hay fórmulas milagrosas, pero con trabajo y amor a nuestra bonita profesión seguro que se supera. Decía mi abuelo que no hay oficio que no le dé de comer al amo. 

¿Qué tipo de previsiones se esperan para los próximos meses en el sector de los centros de jardinería?

Los centros de jardinería están a la expectativa de cómo va a ser el 2022. La tendencia es positiva. La inercia de incremento e interés por la población a tener más plantas en casa y terrazas seguirá creciendo no por moda, sino porque los nuevos aficionados se han dado cuenta de todas las ventajas y disfrute del cuidar plantas. Pienso que ha crecido la sensibilidad por las plantas y lo natural. Los gardens que sean especialistas y puedan ofrecer un punto de venta experiencial, triunfarán. No es suficiente colocar plantas y complementos, sino que ha de resultar realmente una experiencia cada vez que entra un cliente. Hay muchísimo trabajo para que eso se produzca.