Tendencias en mobiliario de jardín

En épocas que requieren flexibilidad y adaptabilidad a nuevas situaciones, surge la tendencia hacia espacios armoniosos y acogedores que permitan momentos de relajación. Aunque se suele perseguir la comodidad y la funcionalidad, también se buscan espacios visualmente atractivos. Las tendencias de diseño apuntan hacia todo aquello que ayude a dejar de lado la preocupación y al estrés a los que hemos estado sometidos en tiempos de crisis, abriendo las puertas a alternativas alegres y coloridas, y a técnicas decorativas innovadoras que prometen marcar la pauta.

La continuidad estética entre espacios interiores y exteriores evita la disrupción en las nociones de confort, elegancia y carácter del interior del hogar. Se buscan rincones al aire libre acogedores y bien diseñados, por pequeño que sea su tamaño.

Sillón fabricado en metal pintado en polvo, con cuerda de poliéster tejida a mano. Fundas de cojines también de poliéster en una combinación de colores verde suave y arena. PortobelloStreet.es.

En aras de acentuar esa continuidad estilística, las firmas de diseño vienen presentando colecciones que abarcan versiones para interior y exterior donde el lenguaje estético, la libertad compositiva y la calidad pueden ser intercambiables. En los ambientes outdoor, la diferencia radica en la utilización de materiales y tejidos técnicos especialmente aptos para hacer frente a las inclemencias de la intemperie.

Minimalismo y vuelta a la naturaleza

Aunque nació en 1960 y fueron los 70 la época dorada del minimalismo, este estilo que se centra en aprovechar el espacio en sí, sin saturarlo de objetos y apostando por lo básico y necesario, sigue siendo tendencia. Sencillez, sostenibilidad y ecología nunca han ido tanto de la mano ni han sido temas tan candentes como ahora. Lo vemos tano en la forma de diseñar los espacios exteriores como en la elección de los materiales.

La naturalidad, así como los materiales eco y sostenibles, llenan los espacios exteriores, una tendencia muy del estilo nórdico, con diseños minimalistas y líneas rectas, a veces envueltas en cálidos aires retro. La madera, el bambú, el ratán y la piedra nunca han sido tan populares. Según destaca Alberto Torres, interiorista y gerente del estudio de diseño PortobelloStreet.es, las tendencias para el 2022 son muy claras: “formas vanguardistas de diseño minimalista por un lado, y, por otro, una vuelta a la naturaleza con un estilo más rústico pegado a la tierra, con la esencia de lo auténtico en su acabado más original. La tendencia `raw´ está de moda”. En cuanto a los materiales, “hay una cierta preferencia por la madera natural, las fibras vegetales, la piedra y los materiales reciclados. También las alfombras de exterior aportan mayor calidez a esta zona, creando la sensación de un salón al aire libre. Todo ello permite una mayor comunicación entre el interior y el exterior en cuanto a diseño y gama cromática”.

PortobelloStreet.es.

Armonía con el ambiente e integración de elementos

La decoración y el interiorismo ya no son algo exclusivo del hogar ni terminan en la puerta que se abre al exterior, sino que se proyectan hacia afuera, haciendo que ambos espacios se integren y conecten sin fracturas. En este sentido, Alberto Torres coincide en señalar que, para que nos sintamos bien, tiene que haber siempre una perfecta armonía entre texturas, colores y formas. Una fusión de elementos de interior/exterior con la naturaleza y un equilibrio al que también puede contribuir la colocación estratégica de macetas con plantas en el interior, que nos conectan con la zona exterior. De la misma forma, los tejidos y colores en el jardín logran comunicar con la zona interior de la vivienda”.

Colores y textiles

Además del diseño y la elección de los materiales, estas tendencias también prestan atención al uso del color, con tonos naturales, que se extienden del interior al exterior y viceversa. Junto a esto, los colores vivos también adquieren gran protagonismo. Esta tendencia se mantiene vigente a pesar de haber estado de moda en los últimos años. Así, las piezas de mobiliario se complementan con plantas de colores vivos, verdes brillantes, amarillos y rojos, con telas estampadas. A estos dos conceptos se refieren desde PortobelloStreet.es: “uno de ellos arranca con la tendencia raw en tonos blancos y tierra, y otro con colores vivos, estampados y con mucho diseño, pero incluyendo mayor resistencia al sol, calidez en el tacto, respeto por la naturaleza y durabilidad”.

Calidad de los materiales

La decoración de jardines, terrazas y, en definitiva, cualquier espacio al exterior, necesita una atención extra. En este caso, la calidad de los materiales adquiere una gran relevancia, ya que deben resistir los cambios de temperatura, humedad, lluvias, sol, etc. Materiales como la madera de teca impermeable, el Polywood—material de impresión que imita a la madera—, rattan, textileno, aluminio anodizado, poliéster, contrachapado marino, acero inoxidable o galvanizado, fibras de polietileno o polipropileno con tratamiento de repelencia al agua, etc. siguen siendo tendencia. En definitiva, se valora la resistencia y durabilidad, además del confort y el diseño.

Muebles de ratán en patio de madera.

Las maderas aportan una gran calidez a los espacios exteriores. Una de las más utilizadas en todo tipo de mobiliario de exterior es la de teca, ideal para mesas, tresillos, sillas y tumbonas; un clásico de la terraza o jardín. Esta madera tropical es una de las más duras y codiciadas; sobre todo, por su óptima esistencia y durabilidad.

El estilo rústico se reinventa

Lo que se conoce como estilo rústico se reinventa para dar paso a la tendencia raw, que consiste en la utilización de madera en bruto, o raw wood, con todas sus irregularidades, para dar un toque natural y original a los espacios exteriores, que se acercan así a la naturaleza del jardín.

El raw ha sido fruto de la paulatina aspiración de añadir elementos ecológicos a todos los aspectos de la vida o al deseo de vivir entre la naturaleza sin abandonar la ciudad. Por este motivo, este estilo empieza también a verse en catálogos de decoración de interiores. “Los materiales en estado natural son una tendencia imparable, y por supuesto, la madera es el más importante de todos, pero con un matiz: deben mostrar los nudos, las grietas, las pequeñas malformaciones y detalles que muestran la verdad que hay detrás. La esencia de la madera”, detalla Alberto Torres.

Búsqueda de nuevos materiales

El área de I+D+i, de las empresas fabricantes parece caminar impenitentemente hacia la búsqueda de nuevos materiales resistentes a las inclemencias del tiempo.

Como alternativa al uso intensivo de maderas naturales, ha surgido la madera técnica o Wood Plastic Composite, un compuesto de serrín de madera y plástico con un aspecto visual e incluso olor de madera, pero con la resistencia a la humedad y al exterior de los materiales más duraderos.

Se trata de mezclas físicas hechas a temperaturas en las cuales el polímero está reblandecido por encima de la temperatura de transición vítrea (Tg) y de la temperatura de fusión (Tm). Los polímeros utilizados para este tipo de compuestos son polietileno, polipropileno, poliuretano y policloruro de vinilo. Normalmente suele fabricarse con polietileno virgen junto a madera recuperada de serrerías, pero muchos proveedores ya han desarrollado compuestos de plástico totalmente reciclados junto a residuos agrícolas como las cáscaras de arroz, lo que incrementa el nivel ecológico del material.

El país con mayor producción de este material es Estados Unidos, aunque en Europa su investigación y desarrollo ha aumentado en los últimos años, debido a que el uso de este tipo de materiales puede disminuir costos, al aprovecharse todo el desperdicio de madera, así como maderas recicladas. La densidad del material se puede controlar por medio de espumantes o por el tipo de proceso.

Tejidos mejorados

Diseñados para resistir la humedad, el moho o el desgaste que provoca la luz del sol, los tejidos de exterior responden a estas exigencias y así ofrecer un look luminoso y vibrante. En este sentido, es importante elegir materiales de calidad, tanto por lo que se refiere a su composición, como a colores, diseños y acabados.

Los tejidos mejorados para exterior abarcan desde polímeros hilados hasta acrílicos teñidos en masa. Estas telas para exterior sostienen la mayor cantidad de luces con dos mil horas de solidez de color. Esto significa que estos tejidos mantendrán sus colores por más tiempo y no se desvanecerán tan rápidamente como otros.

Resultan ideales para sillones, cojines o toldos que están permanentemente expuestos a la intemperie y al sol. “Las últimas tendencias apuntan hacia tejidos acrílicos mejorados que permiten que los colores vivos no pierdan intensidad con el sol, realizados con pigmentos altamente estables a los rayos ultravioleta, que se puedan realizar estampados válidos tanto en interior como en el exterior, y una textura agradable al tacto, sin olvidar que sean repelentes al agua, resistente al moho y al cloro. En esencia, que sean iguales que en tu salón pero que soporten perfectamente la intemperie”, explica Alberto Torres.

PortobelloStreet.es.