UE estudia cómo abaratar los fertilizantes y facilitar la innovación agrícola

Praga, 16 sep (EFE).- Los ministros de Agricultura de la UE estudiaron este viernes en Praga distintas medidas para reducir el precio de los fertilizantes, así como el empleo de nuevas técnicas para garantizar la seguridad alimentaria, en medio de los problemas causados por la invasión rusa de Ucrania y el cambio climático.

Hasta el inicio de la guerra en febrero, Rusia era el mayor exportador global de fertilizantes, con ventas por valor de casi 8.000 millones de dólares anuales en 2020, pero ahora han quedado casi paralizadas por las sanciones internacionales.

La interrupción del suministro ha provocado que los precios de los fertilizantes sintéticos -a base de nitrógeno, fósforo o potasio- se hayan triplicado en el último año. También el gas, necesario para su producción, ha elevado los costos.

"La falta de fertilizantes y los altos precios de la energía preocupan a los agricultores", ha advertido el comisario europeo de Agricultura, Janusz Wojciechowski, tras concluir una reunión ministerial informal en la capital checa.

"Hay que apoyar a esas empresas (de fertilizantes) para reducir el precio para los agricultores", ha defendido el eurocomisario polaco en rueda de prensa.

La Comisión Europea propone levantar los aranceles a la importación de amoníaco, una medida que, según Wojciechowski, es necesaria para ayudar a los productores de fertilizantes y que se votará el próximo 26 de septiembre en Bruselas.

"Tenemos instrumentos para transferir dinero de las compañías energéticas a los productores de fertilizantes", según el comisario.

Wojciechowski recordaba así que el plan de medidas energéticas de emergencia presentado por la Comisión ya propone que los Estados puedan utilizar las tasas a los beneficios de las empresas de energía para apoyar a los fabricantes de fertilizantes.

ABRIR LA UE A LA INNOVACIÓN

Otro aspecto de la reunión se ha centrado en cómo la ciencia y la innovación en la agricultura pueden ayudar a garantizar la seguridad alimentaria, no sólo en el marco de la guerra de Ucrania sino también del cambio climático.

"Tenemos un gran desafío en la Unión Europea (UE) para aumentar de forma sostenible la producción agrícola", ha reconocido el ministro de Agricultura checo, Zdenek Nekula.

"Puede que sea el momento de repensar algunos enfoques tradicionales de la producción de alimentos a favor de nuevas técnicas modernas", ha planteado.

Estas técnicas permitirían a la UE reducir el uso de pesticidas y fertilizantes, mejorar la gestión del agua y obtener nuevas variedades de plantas más resistentes a climas extremos, a las plagas y las enfermedades.

La presidencia checa de la UE ha insistido en la urgencia de cambiar el marco legislativo "obsoleto" de la Unión sobre biotecnologías aplicadas a la agricultura, teniendo en cuenta técnicas surgidas en los últimos años que podrían aunar productividad y sostenibilidad.

Para Nekula, esa legislación no solo afecta a los agricultores si no que hace que se vayan de la UE expertos brillantes.

El comisario Wojciechowski ha indicado que la nueva propuesta comunitaria sobre edición genética de alimentos se dará a conocer en el segundo trimestre del 2023.

Y será sólo después de un concienzudo análisis sobre peligros para la salud humana, el medio ambiente, y tras tener en consideración, los intereses del sector, ha asegurado el polaco.

ACEITE DE GIRASOL UCRANIANO

En la reunión participó de forma telemática el ministro de Agricultura de Ucrania, Mykola Solskyi, quien agradeció la ayuda de la UE para exportar cereales del país tras la ocupación de importantes puertos ucranianos por parte de Rusia.

Ucrania logró exportar en agosto 4,5 millones de toneladas de grano, 3 millones a través de rutas terrestres hacia la UE y 1,5 millones por el Mar Negro, ha recordado Wojciechowskie.

Por ello, Solskyi ha pedido a sus homólogos comunitarios ampliar y fortalecer esos corredores terrestres.

Además, ha puesto sobre la mesa un proyecto de tubería para transportar el aceite de girasol de Ucrania al puerto polaco de Gdansk, en el Mar Báltico, una iniciativa calificada por el eurocomisario polaco como "interesante" y "muy importante para seguridad en el suministro global de alimentos".

Gustavo Monje

Acerca de ProfesionalesHoy 5345 Articles
Equipo editorial de ProfesionalesHoy