BYG

Blumaq

Portada / AA Más Noticias / Allison Transmission celebra la Semana de la Construcción

Allison Transmission celebra la Semana de la Construcción

Allison Transmission ha celebrado la Semana de la Construcción en el centro de demostraciones que tiene en la localidad húngara de Szentgotthárd. Siete días en los que fabricantes de maquinaria, clientes y prensa especializada han podido ponerse al volante de vehículos equipados con transmisiones del fabricante norteamericano y visitar el centro de producción ubicado junto a las instalaciones del Centro de Atención al Cliente.

Szentgotthárd es una pequeña localidad de Hungría, situada a orillas del río Rába y muy cercana a la frontera del país magiar con Austria y Eslovenia. Este enclave de tan difícil pronunciación es además desde 2012 el lugar de acogida del Centro de Atención al Cliente de Allison Transmission.
En este emplazamiento, el fabricante norteamericano de transmisiones automáticas para vehículos comerciales y autobuses ha celebrado la Semana de la Construcción, en la que fabricantes de maquinaria, jefes y propietarios de flotas y prensa especializada ha podido probar distintos vehículos y asistir a varias demostraciones.

Sergio Camolese, director de desarrollo de mercado en Europa de Allison Transmission, ha destacado que “organizamos este evento en nuestro centro de atención al cliente para que fabricantes, clientes y prensa especializada puedan vivir una experiencia total de conducción en condiciones exigentes. Pueden ponerse al volante de distintos vehículos de construcción con caja de cambios Allison y así poner a prueba su maniobrabilidad, aceleración, potencia y control. Sin duda, la experiencia total de conducción ha convencido a muchos asistentes anteriores de utilizar transmisiones Allison. La tecnología Allison es muy sofisticada y los resultados son evidentes. Todo aquel que usa una Allison siente y entiende las ventajas que atesora».

Una de las grandes atracciones de esta Semana de la Construcción fue la oportunidad de conocer al equipo que compite en el Rally Dakar de Gerard De Rooy y experimentar las sensaciones como copiloto en uno de los camiones Iveco que compiten en la prestigiosa prueba. De Rooy, ganador en dos ocasiones de la prestigiosa prueba, es hijo de Jan de Rooy también ganador de la prueba (en 1987). En la actualidad pilota un camión Iveco equipado con una transmisión Allison 4000 Series, vehículo con el que alcanzó la tercera posición en la edición de este 2019 de la carrera.

“Las transmisiones completamente automáticas tienen muchas e importantes ventajas –explica el piloto holandés-. Una de ellas es contar con potencia constante y no perder ni impulso ni tiempo al cambiar de marcha, por lo que se puede hacer un buen progreso sin que haya interrupciones. Otra de las ventajas es que el retardador mejora el frenado y protege el freno de pie, y la cabina tiene mucho menos ruido. No tienes que despegar las manos del volante ni hace falta preocuparse del cambio de marchas, así que puedes centrarte en la conducción. Es de gran ayuda”.

Además del gran atractivo (y vértigo) que suponía experimentar en primera persona las sensaciones de un vehículo de rallys, los asistentes a esta Semana de la Construcción pudieron ponerse al volante de vehículos y camiones equipados con cajas automáticas Allison: Iveco Trakker 8X4, Astra HHD9, Renault K, Tatra Phoenix 10X10, Volvo FL 4X4, Dúmper articulado Bell, Scania 6×4 y Mercedes Zetros 4X4. Como puede comprobarse en la relación de vehículos, su variedad permitió testar su capacidad de aceleración y a suavidad de las cajas de cambio en distintos terrenos, ya sea asfalto, tierra, barro o pronunciados desniveles.

Un poco de historia

Antes de que los asistentes se pusiesen a los mandos de los diferentes vehículos hubo tiempo para repasar un poco de historia. Allison fue fundada por James A. Allison en 1915 en Indianápolis, Estados Unidos, donde aún reside la sede de la compañía. De hecho, sus orígenes están íntimamente ligados a la carrera de las 500 millas de Indianápolis. En 1909, el propio James participó en la construcción del emblemático circuito; algunos de los ladrillos que formaban parte del trazado original pueden verse hoy en el centro de demostraciones de Szentgotthárd.

Equipo Petronas De Rooy Iveco, que quedó en tercer lugar en la última edición del Rally Dakar con su camión con transmisión Allison.

En 1915, Allison estableció su propio equipo de carreras, y de la mano de la carrera de Indianápolis fue creciendo en popularidad hasta que, en 1919 y tras el paréntesis que supuso la I Guerra Mundial, comenzó a especializarse en la ingeniería aeronáutica.

Uno de los hechos que marcaría la historia de Allison y que derivaría de manera definitiva en su especialización en transmisiones y sistemas de propulsión para vehículos comerciales y aplicaciones especiales fue su compra por parte de General Motors en 1929, situación que perduraría casi 80 años, hasta su venta en 2007.

Abasteciendo a Europa

Las actividades de la Semana de la Construcción celebrada por Allison se completaron con la visita al centro de producción que la compañía tiene operativa en Szentgotthárd desde el año 2011. Próximo al Centro de Atención al Cliente y al área de demostraciones, la planta tiene una superficie de 13.200 m2 y en ella se ensamblan las transmisiones de la serie 3000 y 4000, para camiones pesados, y las de la serie Torqmatic, para autobuses urbanos.

Las nuevas instalaciones sustituyen a las que ya estaban en funcionamiento desde octubre del 2000, en las que comenzó el ensamblaje de las series 3000 y Torqmatic, para incorporar la fabricación de las transmisiones 4000 en el año 2005. Este inicio de la producción en Hungría se produjo como respuesta a las necesidades de Allison de disponer de una planta de producción en Europa; testigo de su vieja y duradera pertenencia a General Motors es su proximidad a la antigua planta de motores Opel que el gigante de la automoción tenía en la zona.

En abril de 2008 la planta ensambló su transmisión número 100.000, y poco más tarde y para hacer frente a las nuevas necesidades de producción, se comenzaron a construir las nuevas instalaciones. Estas quedarían completadas en apenas nueves meses, para ser inauguradas finalmente en octubre de 2011.

Acompañados por Péter Rezsnyák, responsable de la planta de Szentgotthárd, visitamos las instalaciones. La línea de ensamblaje de la fábrica de Allison en Hungría cuenta con una longitud de 110 metros, distribuida en 16 estaciones: ocho para el ensamblaje de la transmisión en sí y ocho en el denominado “centro de modificación”, donde se llevan a cabo las modificaciones y personalizaciones requeridas por el cliente (aproximadamente el 75% de la transmisión es customizada por el cliente) y se realizan los test finales.

Sergio Camolese director de desarrollo de mercado en Europa de Allison Transmission.

En dos turnos de ocho horas, los operarios ensamblan las piezas de cada transmisión en un proceso que dura algo menos de tres horas desde su inicio hasta que sale de la línea de montaje. “Allison tiene una política de calidad muy fuerte”, explicaba Rezsnyák. “Cada día, un operario cualificado chequea durante una hora y media que todas las estaciones están en perfecto estado”.

La producción actual es de entre 70 y 80 transmisiones al día, que se ensamblan prácticamente bajo demanda: la capacidad de stock de la planta apenas alcanza las 480 transmisiones.

Pincha sobre las imágenes para ampliarlas

Suscrbete

Acerca de Lucas Manuel Varas Vilachán

Responsable del Área de Infraestructuras de Grupo TPI.

Te puede interesar

El Salón Internacional de la Minería bate récords y prevé más de 800 congresistas

Además, unas 6.000 personas se han inscrito como visitantes a esta cita, en la que se celebrarán 63 encuentros empresariales (B2B), 50 reuniones y 12 ponencias comerciales.

Publicidad

Cemento-Broke
BYG
La-Parrilla
Northgate

Actualidad del sector energético

Actualidad del sector del reciclaje y la clasificación

Actualidad del sector del alquiler de equipamientos