Page 102

Anuario TPI 2015

espués de unos años en los que el sector marítimo se ha visto muy afectado por la crisis económica internacional –como en general ha ocurrido en toda la industria y la logística–, parece que el cambio de tendencia que ya se observa en el crecimiento económico empieza a extenderse al sector marítimo. Así, en el ámbito internacional, el Baltic Dry Index –indicador que mide los fletes promedio de transporte de graneles sólidos en las principales rutas marítimas– se ha recuperado un 80% desde que el pasado mes de febrero alcanzara su mínimo histórico de los últimos 30 años, y oscila actualmente entre 1000 y 1200 puntos, incluso a pesar de la desaceleración de la economía china. Se trata de unos niveles aún muy bajos, pero que ya cubren los costes operativos en la mayoría de los casos. Al mismo tiempo, el mantenimiento de los precios relativamente bajos del petróleo durante lo que va de este año ha beneficiado al sector, ya que por un lado se ha producido un aumento de la demanda, y en consecuencia de los fletes de petroleros, y por el otro, un descenso de los costes operativos de los buques para los armadores. Crecimiento En el ámbito nacional, la última actualización, en julio, del informe del FMI, Perspectivas de la economía mundial, prevé para España un crecimiento del 3,1% del PIB en 2015, cifra que mejora en un 0,6% la previsión avanzada para nuestro país por este organismo internacional el pasado mes de abril y que supone el mayor crecimiento entre las economías avanzadas. Esta mayor actividad económica también se empieza a reflejar en el tráfico marítimo: los últimos datos de Puertos del Estado sobre tráfico de mercancías los puertos españoles corroboran esta tendencia, ya que en el primer semestre movieron 245 millones de toneladas un 3,6% más que en el mismo periodo de 2014, y este año podría superarse el listón de 500 millones de toneladas. Por otra parte, el reciente encargo de cuatro petroleros Suezmax por la naviera española Ondimar a los astilleros de Navantia también ha sido una buena noticia y un claro botón de muestra de la reactivación del sector marítimo nacional. Novedades Por otra parte, desde el 1 de enero de este año están en vigor nuevas normas más exigentes, contenidas en el Anexo VI del Convenio MARPOL, sobre contenido máximo de azufre en los combustibles marinos en los buques que navegan en las llamadas zonas de control de emisiones. Al mismo tiempo, la Manuel Carlier Director general de ANAVE UE ha aprobado un nuevo reglamento sobre seguimiento y verificación de las emisiones de CO2 de los buques. Ambas novedades han impulsado un creciente interés por el uso del gas natural licuado (GNL) como combustible marino. Como consecuencia, varios puertos, armadores y suministradores de equipos y de GNL españoles están ya participando en proyectos piloto con financiación de la UE, con vistas a aprovechar el gran potencial que existe para España en este terreno. Por desgracia, también se han producido novedades negativas en el sector marítimo español. Tras 10 años figurando en la “Lista Blanca” del Memorándum de París sobre control por el Estado del puerto, el pabellón español se ha visto relegado a la Lista Gris. El sector naviero comparte con la DGMM la necesidad de devolver cuanto antes la bandera española a la Lista Blanca, pero no tanto a través de medidas coercitivas e inspecciones adicionales. ANAVE propone más bien una colaboración más proactiva entre las empresas armadoras y la Administración, así como de una mayor delegación de las inspecciones en organizaciones reconocidas –las Sociedades de Clasificación– como ocurre en la gran mayoría de los países que figuran en la Lista Blanca. Descenso de la flota mercante Tampoco cabe olvidar el nuevo descenso que ha sufrido en 2014 la flota mercante inscrita en el Registro Especial de Canarias (REC) que, unido al ya experimentado en 2013 y al que ha seguido sufriendo en los primeros meses de 2015, hace que en los últimos dos años y medio la flota mercante de bandera española haya perdido el 13% de sus buques y el 27% de sus toneladas de peso muerto. ANAVE ha propuesto al ministerio de Fomento un conjunto de medidas, tanto en el ámbito laboral como técnico, con vistas a restablecer la competitividad que el REC ha perdido frente a otros registros europeos. En su informe, ANAVE argumenta que los principales beneficiarios de estas medidas, que no tendrían coste presupuestario alguno, serían por una parte la propia Administración y, por otra los marinos españoles que disfrutarían de mayores y mejores oportunidades de empleo. En resumen, a pesar de que hay perspectivas de una paulatina recuperación del sector marítimo, tanto internacional como nacional, la flota mercante de pabellón español atraviesa por una coyuntura complicada. Sería fundamental un esfuerzo conjunto del sector naviero y la Administración para, aprovechando al máximo el escenario de crecimiento y desarrollo que se aprecia en el sector, invertir la negativa tendencia de la flota nacional y potenciar así al mismo tiem- 0pinión Un momento de cambio D 102


Anuario TPI 2015
To see the actual publication please follow the link above