Page 107

Anuario TPI 2015

0pinión 107 Javier Garat Secretario general de CEPESCA y presidente de Europêche El futuro de la pesca, una cuestión de equilibrio ontrariamente a los agoreros, seducidos por el catastrofismo, nunca antes la pesca había estado más controlada como en la actualidad y nunca antes la concienciación medioambiental del sector pesquero había estado más alineada con las políticas que, al menos en la Unión Europea (UE), persiguen una actividad pesquera sostenible. Por sostenibilidad entendemos, no solo el cuidado de mares y océanos -sin lugar a dudas, una prioridad en tanto que recursos sin los que la pesca es inconcebible-, sino también la sostenibilidad económica y social de un sector clave para la alimentación de una población global que ya supera los 7.000 millones de habitantes. Desde una perspectiva económica, el sector pesquero es claramente estratégico. Solo en la Unión Europea, con 65.000 buques -48.000 artesanales- y 149.195 pescadores, esta actividad genera unos ingresos de 6.860 millones de euros y es determinante para satisfacer las necesidades alimentarias dentro y fuera de las fronteras del Viejo Continente. Desde una perspectiva alimentaria, el consumo de pescado fue determinante para la evolución humana y sigue siendo básico para una nutrición saludable. De hecho, el porcentaje de la producción pesquera y acuícola destinado a la alimentación ha crecido desde el 70% que representaba en los años 80 hasta un récord del 85%, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Sin embargo, y como se recoge en el informe “El estado mundial de la pesca y la acuicultura” de la FAO, la producción del sector se ha caracterizado por la estabilidad en las capturas durante los últimos años. Así, desde 2011 la producción pesquera mundial se mantiene en una banda entre las 90 y las 100 MTm. El consumo de productos pesqueros sigue una línea ascendente. En la década de1960 se situaba en un promedio global de 9,9 Kg per cápita, en 2012 alcanzó los 19,2 Kg y en la actualidad esta cifra se mueve en una horquilla de entre 19 y 21 Kg, con importantes variaciones dependiendo de la zona geográfica con Japón, Estados Unidos y Europa en las tres primeras posiciones del ranking. Tendencias de futuro De cara al futuro, y con el riesgo que entrañan las predicciones, hay tendencias constatables que están adquiriendo una dimensión global y frente a las cuales el sector ha de reflexionar, tales como la interdependencia entre la demanda de pescado y la oferta de otros productos alimenticios no de tan alto valor nutricional. Ante esta situación, desde el sector continuamos poniendo el valor de los productos pesqueros con una visión globalizada y reclamando el reconocimiento a una labor que, en demasiadas ocasiones, solo es objeto de atención con motivo de acontecimientos negativos. Asimismo y con la colaboración de la comunidad científica y las últimas tecnologías, continuamos innovando para mitigar al máximo cualquier efecto adverso en las poblaciones y el medio marino. Lógicamente, los primeros interesados en asegurar biomasas de poblaciones de peces saludables y capaces de satisfacer la demanda de pescado por parte de los consumidores, son los propios pescadores. Y los esfuerzos están dando resultados. De acuerdo con los últimos datos presentados en el seminario sobre el estado de las poblaciones de peces, recientemente organizado por la Comisión Europea, en el Atlántico, el Mar del Norte y el Báltico se ha reducido la mortalidad pesquera y las biomasas crecen hacia el Rendimiento Máximo Sostenible (RMS). Por ello, resulta paradójico que algunos grupos conservacionistas carguen contra la actividad de un colectivo que se esfuerza permanente por asegurar una pesca sostenible, labor que continuaremos haciéndolo en el futuro. �� C


Anuario TPI 2015
To see the actual publication please follow the link above