Page 128

Anuario TPI 2015

128 n medio de un escenario bastante más convulso de lo que hubiéramos esperado hace un año, el cual, como mínimo, nos está dejando temores (véanse el terremoto migratorio y su efecto en la cohesión europea, lasdudas acerca de la evolución de la economía global, y, en concreto de la de las dos mayores potencias económicas del mundo, el incierto panorama político en algunos países del euro), las empresas continúan aparentemente con los planes en los que se habían empeñado para tratar de arañar avances en la recuperación de sus negocios después de la recesión ¿qué hacer con las TIC para volver a competir, y en mejores condiciones? Ya lo apuntábamos en esta misma tribuna el año pasado: las empresas debían inexorablemente avanzar en la digitalización efectiva de sus procesos de negocio. Y no sólo las más grandes, o tal vez más avanzadas en lo que respecta al uso intensivo de la tecnología para relacionarse con sus clientes, de las aplicaciones móviles o del marketing basado en las redes sociales. La asignatura pendiente era – sigue siendo – la incorporación de tecnología digital en todos los procesos internos y recursos de sus negocios (diseño, fabricación, logística, expediciones, pedidos, planificación, inteligencia de negocio, recursos humanos, formación…). En ese terreno de la digitalización (menos visible que el escaparate de las apps móviles y los portales de cliente) es donde creemos que va a estar la diferenciación de las organizaciones en los próximos años, en lo que respecta al aprovechamiento de la tecnología para ser más eficientes y efectivas. Pero la digitalización de las empresas no va a tener sólo condicionantes tecnológicos, sino que va a requerir roles diferentes, que excederán sin duda las competencias de los actuales departamentos de sistemas de información. La imbricación del paradigma digital dentro del propio diseño de los procesos de negocio requerirá de figuras en la empresa que piloten el camino con una amplia visión, mucho más práctica y flexible que hasta ahora, capaces José María López Director de Análisis de Penteo de modelar flujos de trabajo en sus organizaciones con una perspectiva puramente tecnológica, de identificar gaps analógicos (y, por tanto, ineficiencias) en las actividades de múltiples departamentos, de rastrear soluciones en el mercado para cubrirlos, de evangelizar a los usuarios y, por fin, de identificar el talento y los equipos multidisciplinares para llevar todo ello a la práctica, en mucho menos tiempo a lo que estamos acostumbrados. Pensar, diseñar, implantar y hacer funcionar. Subyacentemente, hay pocos cambios en el horizonte con respecto a lo que apuntábamos hace un año. De todas las tendencias que identificamos al final de 2015, hagamos un apunte sobre una de ellas, que habla – una vez más - de movilidad. Los dispositivos móviles que forman parte de nuestra vida diaria (smartphones y tablets), a pesar de su crecimiento en número (que ya va dando signos de estabilizarse, al menos en los mercados más desarrollados), van suponiendo una proporción cada vez más pequeña dentro de todas los artilugios - autónomos o no - que se pueden conectar y entenderse entre ellos, y cuya población sí se ha disparado en los últimos años, y lo seguirá haciendo en los próximos doce meses. El internet de las cosas va a ser, sin duda, uno de los grandes retos tecnológicos del futuro cercano, en lo que respecta a sus necesidades de comunicación y sus condicionantes de seguridad, disponibilidad, el consumo de energía… En este contexto, no sería extraño que acabásemos siendo testigos de cómo los fabricantes de dispositivos móviles más conocidos - la mayoría de ellos centrados sobre todos en el mercado de consumo, otros más asentados en la empresa - acaban siendo sobrepasados por la realidad del internet of things. Wearables, biosensores, sistemas de conducción autónoma, telemedida, drones, etc., suponen un mercado tan apasionante por sus perspectivas de negocio y digitalización real – también por sus limitaciones y preocupaciones, como apuntábamos – como aún poco comprendido y explorado por los grandes jugadores del sector tecnológico. �� 0pinión La digitalización marcará la diferencia E


Anuario TPI 2015
To see the actual publication please follow the link above